Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
30 ESPAÑA SÁBADO 9 s 6 s 2007 ABC RELIGIÓN Religiosas asesinadas Las 296 religiosas asesinadas durante la Guerra Civil española pertenecieron, según el estudio de Gregorio Rodríguez (que actualiza y hace definitivas las cifras apuntadas por monseñor Antonio Montero, dejando a un lado las que fallecieron por muerte natural durante este período- -21- -y las víctimas dudosas- -5- a un total de 57 congregaciones religiosas. Las Hijas de la Caridad de San Vicente de Paúl fueron las más afectadas por la persecución religiosa, que acabó con la vida de 30 hermanas de esta congregación. Las Adoratrices (27 mártires) las Carmelitas Descalzas (25) las Doctrineras (17) las Concepcionistas Franciscanas (12) las Capuchinas (11) las Clarisas (10) y las Mínimas de San Francisco de Paula (10) las siguen en el macabro ránking de órdenes religiosas femeninas masacradas por la persecución y el odio a la fe durante la contienda bélica que sacudió España entre 1936 y 1939. Un grupo de milicianos custodia a unas religiosas en Alcalá de Henares, durante los primeros días de la Guerra Civil ABC Las mártires de la Guerra Civil 296 religiosas españolas fueron asesinadas durante la Guerra Civil, según muestra el último estudio elaborado por la Iglesia, y cuyas conclusiones se revelan como definitivas s El hábito y la cruz (Edibesa) repasa su martirio POR JESÚS BASTANTE MADRID. Corría el mediodía del 20 de julio de 1936 cuando un grupo de hombres armados comenzó a disparar sobre el colegio de Santa Susana, que gestionaban en el madrileño barrio de Ventas las Hermanas de la Caridad del Sagrado Corazón de Jesús. Dentro se encontraban las hermanas Rita Dolores Pujalte y Francisca Aldea, las primeras religiosas asesinadas por odio a la fe durante la Guerra Civil, según el último estudio elaborado por Gregorio Rodíguez. Su martirio, al que hoy se rinde homenaje, tuvo lugar, paradójicamente, en las inmediaciones de la actual sede de ABC. En El hábito y la cruz (Edibesa) se relatan los martirios de las 296 religiosas que fueron muertas entre 1936 y 1939. Un estudio que corrige investigaciones anteriores y cuyas conclusiones han sido calificadas de definitivas. Muchas de ellas- -como estas dos hermanas de la Caridad- -ya han sido beatificadas. Otras muchas lo serán el próximo 28 de octubre, dentro de la celebración por los 498 nuevos beatos de la persecución religiosa que se llevará a cabo en Roma. Para otras muchas, todavía no ha llegado el tiempo. El relato del martirio de las madres Francisca y Rita es el siguiente: Las balas penetraron por ventanas y puertas o rebotaban sobre las paredes de todo el perímetro colegial. Dentro del edificio había en aquella hora 40 religiosas y unas 80 niñas de cinco a 17 años Los asaltantes penetraron por la casa, enarbolando una bandera comunista, mientras que las monjas y niñas salían en desbandada a la calle En la portería del colegio permanecían la Madre Rita Dolores Pujalte Sánchez, de 83 años, enferma y casi ciega; y la madre Francisca Aldea Araujo, de 54 años, y que se ocupaba personalmente del cuidado de la madre Rita Dolores Salieron del colegio y escoltadas por dos milicianos siguieron hasta la inmediata calle de Alcalá Dos horas más tarde, se presentaron en el piso cinco hombres armados y dos mujeres del radio comunista de Ventas en busca de las religiosas. Las hicieron levantarse de la cama, descender hasta la calle, y en un coche de una ocho plazas las llevaron rápido a la plaza de toros Tomaron la carretera de Aragón, hacia el inmediato pueblo de Canillejas. Al llegar a esta población, un control allí instalado detuvo el coche, por lo que los milicianos mandaron bajar a las dos religiosas y las hicieron caminar unos metros adelante por la carretera de Barajas. En el lugar que cortó luego la autopista al aeropuerto, les dieron muerte con varios disparos de fusil en la cabeza y en otras partes del cuerpo. En total, nueve disparos El de estas dos hermanas es uno más de los cientos de ejemplos de mujeres consagradas a Dios- -religiosas, novicias, postulantes e hijas de la casa -y que, como resalta en su introducción el autor de la investigación, murieron en el marco de una persecución religiosa y su muerte fue debida a lo que representaban como integrantes de la Iglesia El estudio completa el histórico informe elaborado en la década de los años sesenta por el arzobispo emérito de MéridaBadajoz, Antonio Montero, quien cifró en 285 el número de religiosas asesinadas durante la contienda. Sin embargo, la dificultad para encontrar testimonios verídicos hizo que esa cifra bailase. Ochenta ya son beatas Relato del martirio La sangre de mil testigos de la fe y de la reconciliación en España Junto a estos cuatro libros, y a la espera de la publicación del volumen oficial sobre los 498 nuevos beatos, la editorial de la Conferencia Episcopal (Edice) ha editado El martirio cristiano un completo trabajo que analiza la conciencia del hecho martirial en la vida de la Iglesia. En su presentación, el secretario general del Episcopado, Juan Antonio Martínez Camino, destaca el testimonio de la sangre de mil testigos de la fe y de la reconciliación en España como un don inmenso para la Iglesia y para toda la sociedad Con la futura beatificación, serán 977 los beatificados o canonizados como mártirse de la persecución religiosa de España. 11 de ellos son santos: los nueve mártires de Turón (Asturias) durante la revolución de 1934, otro de Tarragona en 1937, y San Pedro Poveda, martirizado en Madrid en 1936 y cuya canonización presidió Juan Pablo II en la plaza de Colón en mayo de 2003. En la investigación final, se han restado aquellas religiosas cuyo asesinato no pudo ser probado, así como las que se ha comprobado fallecieron por causas naturales, y se han incluido otros casos desconocidos. En total, y hasta 2005, habían alcanzado los altares de las iglesias diocesanas, como beatas, un total de 80 religiosas. Otro medio centenar serán beatificadas el próximo mes de octubre. Produce tristeza- -añade Gregorio Rodríguez- -ver que dentro de un mismo grupo de religiosas, unas hayan sido ya proclamadas beatas y otras no puedan llegar a serlo, porque ni siquiera se han hecho gestiones para iniciar el proceso La falta de información y de recursos de algunas congregaciones han impedido, hasta la fecha, que todas las religiosas víctimas del odio a la fe durante aquellos años hayan alcanzado ya los altares. Más información: http: www. edibesa. com