Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
20 ESPAÑA SÁBADO 9 s 6 s 2007 ABC Zapatero tiene una herida familiar de la que no quiere curarse Carlos Seco Serrano s Historiador Luchando contra el dolor y la miseria a sus 12 años, Carlos Seco Serrano se hizo hombre para sustentar a su familia, sumida por la incivil guerra en la indigencia. Desterró el rencor y desde su indiscutible autoridad ética y moral analiza la España de hoy al hilo de la de Alfonso XII (Ariel) su nueva e imprescindible obra POR ANTONIO ASTORGA FOTO: SIGEFREDO ria histórica. Lo que no puedo es aceptar una memoria histórica totalmente parcial. Un historiador no puede concebir la Historia como un enfrentamiento entre buenos y malos. La misión del historiador está precisamente en buscar o entender la razón de unos y de otros. Cada uno tiene su razón, y el historiador no puede inclinarse por una o por la otra, simplemente tiene que reflejar lo que es la razón de las fuerzas enfrentadas. patero. El presidente del Gobierno tiene una herida familiar de la que no quiere curarse. Siempre he visto la Guerra Civil como una guerra en la que la culpa la tuvieron unos y otros. No salvo ni a los de la derecha ni a los de la izquierda, y hay que evitar poder llegar otra vez a una situación como esa. ¿El rencor debe estar excluido en quien gobierna una nación? -Por supuesto. -Hace más de un siglo Cánovas abrió un prolongado paréntesis al cainismo. ¿Cree que los exaltados se convencerán de que la verdadera democracia descansa sobre la prudencia? -Esperemos que sí, pero la verdad es que no me fío mucho. ¿Por qué se sigue cultivando el odio tras una ejemplar Transición que puso fin a la Guerra Civil reconciliando a los españoles? ¿La sombra de Caín se alarga sobre esta España actual? -Ese odio es lo que me parece absolutamente negativo. La Transición fue uno de los capítulos de nuestra Historia que más nos pueden enorgullecer, o el que más. Y lo que tenemos que agradecer al Rey y al presidente Suárez- -que ahora está muy olvidado, pero que realmente fue esencial- -es una cosa que no se debe borrar. Me parece lamentable el intento de revisar lo que fue la Transición, porque la Transición fue ejemplar. -Puede que me equivoque, pero tengo esa sensación de que la sombra de Caín siempre está presente entre nosotros. ¿La sombra de Caín se proyecta directamente sobre Zapatero? -La viví de lleno porque incluso yo vi declarar el estado de guerra debajo de los balcones de mi casa. Vivíamos en unos pabellones militares, calle por medio de la Comandancia General, y allí bajo nuestros balcones se leyó el documento en el que se declaraba el estado de guerra. Recuerdo que lo hizo don Julio Latorre, que era entonces teniente de la Legión, -La guerra incivil (como llamó a la tragedia Unamuno) le estalló a usted cuando tenía doce años, en Melilla. -Creo que Rodríguez Zapatero es buena persona, de modo que no quiero decir una cosa como esa con respecto a él. ELECCIONES MUNICIPALES -Una de las cosas de las que estoy más orgulloso es haber podido tratar como amigo y admirador a Emilio García Gómez. Y tenía toda la razón en eso. ¿El gran problema de los españoles es que no hemos sabido digerir nuestra historia Esta consulta general preludia un cambio de situación en el Gobierno VIVIR EN EL RENCOR -Mi padre era un militar absolutamente ajeno a la política, pero con una gran lealtad a su jefe, el general Romerales, al que yo conocí muy bien, era una persona excelente, pero tenía una desgracia: era amigo de Azaña con quien coincidió en el colegio de los agustinos de El Escorial. Azaña confiaba en él, y el general era leal a Azaña, y claro cuando se produjo el 17 de julio el gran enemigo era Romerales. Mi padre, que no entraba ni salía en juegos políticos, era un hombre leal a su general, y cuando los conjurados entraron en el despacho de Romerales en la Comandancia de Melilla, el general se rodeó de los militares amigos en los que creía y podía confiar cuando tuvo noticia de que se preparaba un golpe. Los que entraron en el despacho destituyeron al general, que a la semana fue fusilado. Y a los que estaban allí les preguntaron: ¿están con nosotros o con el general? Mi padre se limitó a decir que estaba a las órdenes del general, y le costó la vida. -Eso es inevitable, depende de las urnas. Y afortunadamente ahora ya estamos en una época en que las urnas son sinceras y el sufragio es sincero, y por consiguiente estamos en una democracia auténtica, y cuando no nos gusta una orientación política que esté en el poder es cuestión de esperar la ocasión para desterrarla de -El alzamiento supuso la pérdida de un padre ejemplar para usted, cuyo único delito fue mantenerse fiel a su superior. luego llegó a ser general y hasta Capitán General de Madrid, y que era muy amigo de mi casa. La guerra civil la he vivido muy duramente, y como pocos. donde está, sin más algaradas. ¿Como en las municipales? ¿Incluso entre los que están en el poder que se afanan en remover la memoria del terror? -Yo soy historiador, de modo que no puedo rechazar la memo- -Por supuesto que en eso no puedo estar de acuerdo. Y mire usted que por mis condiciones personales podía definirme de una manera parecida a la de Za- -Para Zapatero la Transición debió consistir, por parte de la España vencedora, en el contrito reconocimiento de que la razón estaba con la España vencida; y de que sólo en aquella- -la vencedora- -hubo crímenes y represión... Me parece que ese es el error del presidente del Gobierno MEMORIA HISTÓRICA ¿Sería conveniente un turno de Gobierno en la España actual? No se puede concebir la Historia como un enfrentamiento entre buenos y malos -El resultado de las elecciones municipales, sobre todo en Madrid, ha sido muy significativo. Soy un admirador de Ruiz- Gallardón, si no fuera que a veces se empecina demasiado. Y soy muy admirador y amigo de Esperanza Aguirre, que me parece una mujer extraordinaria, con equilibrio y serenidad de criterio. -Yo creo que sí porque es un caso que ha impactado mucho ¿El caso De Juana le ha podido pasar factura al PSOE el 27- M?