Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
6 OPINIÓN SÁBADO 9 s 6 s 2007 ABC AD LIBITUM INNECESARIO EL CONSENSO POR OTRA PARTE ECONOMÍA DE BAJO COSTE mos siendo: a punto de estrenar la temporada turística, en ON cansina monotonía mensual se desgranan las cualquier zona de la costa se registran excesivas vacantes estadísticas laborales... El protocolo de presentade cocineros y camareros. Los españoles no quierencubrirción de los datos también resulta, mes tras mes, las, los emigrantes no pueden y los empresarios trampean. idéntico a sí mismo: el Ministerio de Trabajo emite una noEl desfase entre oferta y demanda de puestos de trabajo ta inevitablemente triunfalista que es matizada por los llaen la hostelería turismo se debe a que las condiciones no mados agentes sociales. El último ejemplo se vivió a coson buenas: mucho curro y poca pasta. Una vez más, la ecomienzos desemana: el lunes seanunció que en el recién ternomía española deja lucir sus vergüenzas: el turismo, la minado mes de mayo el número de parados había bajado en primera industria nacional, es de bajo costo, de 50.000 personas respecto a mayo de 2006, y la matizamucha gentequesegasta pocodinero. Como los hoción de Comisiones Obreras y de la CEOE no se hiteles están llenos se necesita personal, pero como zo esperar: desde 2002, en los meses de mayo la resus tarifas son muy bajas, el personal no puede coducción del paro siempre había sido mayor; o sea brar mucho... Y el que quiera añadir valor al cirque bien porque el paro se redujo, pero mal porque cuito construyendo un campo de golf, ya sabe que la reducción era menor que en cualquiera de los debe pringar al ayuntamiento correspondiente o a cinco años anteriores. una descabellada asociación de ecologistas locaEl segundo pilar del protocolo estadístico- laboles... Demasiado caro. ral es el de los contratos fijos versus contratos temJOSÉ MARÍA La militarizada vida política no impide el norporales. Sólo doce de cada cien contratos firmados GARCÍA- HOZ mal desenvolvimiento de la vida económica- -salen mayo tienen carácter de indefinidos, y el resto vo excepciones graves y sonrojantes, como Endesa- pero son temporales, que trimestralmente exigen renovación o sí profundizar en aquellas cuestiones que deben de mejodespido. Antes, cuando los gobiernos de Aznar, a esos conrar, por ejemplo, el mercado de trabajo. Las sistemáticas retratos no se les calificaba como temporales, sino que se les comendaciones a España por parte del FMI, la UE y la OCdescalificaba llamándoles contratos- basura. En cualquier DE sobre la necesidad de reformas que mejoren el mercado caso, con calificativos o descalificativos, la economía espade trabajo nacional parecen cuestiones menores frente a ñola crea empleo. Paradójicamente, esedescenso continualas pistolas de ETA o, incluso, frente al crecimiento de la do del número de personas desempleadas impide plantear economía. Si esto crece ¿para qué enredar? una política, ni siquiera un debate, de más alcance. Este planteamiento yavalista y ramplón no lo arrincoPorque dentro de unas semanas saldrán las estadístinará una crisis simultánea, profunda y repentina en la cas económicas que advertirán que esos empleos, los nueconstrucción y el turismo, pues así como la implantación vos y los más antiguos, son de baja remuneración porque del euro ha permitido días de bienestar, la integraciónen la son de baja cualificación. Todo el trabajo humano tiene la moneda común impedirá depresiones graves, al viejo estimisma dignidad, pero una hora de peón albañil tiene mulo. Hasta las crisis económicas serán cutres: la pérdida de cho menos valor económico que la de un programador inun empleo estable será paliada por insuficientes prestacioformático o un analista financiero. Y en España la propornes sociales, complementadas con chapuzas realizadas a ción de albañiles es muy superior a la de los países econósalto de mata y cobradas en billetes; y para el caso de que almicamente más avanzados. guna caja o banco llegara a tener problemas de solvencia Ese análisis del modelo económico español es ya viejo; por haberse pasado en la concesión de hipotecas, siempre de hecho, en sus tiempos de oposición Miguel Sebastián no habrá una entidad extranjera, ansiosa de desplegar su red dejaba de denunciarlo: ¡a la economía española le falta proen España, dispuesta a comprar. Eso sí, todo dentro del baductividad! La diferencia es queahora ya nadie seescandajo coste. liza, parece como si se hubiera aceptado que el Reino de Esjosemaria garcia- hoz. com paña es un país de albañiles y camareros. Y que lo seguire- EL mismo modo que, ante una grave infección, los antibióticos pueden salvar vidas, el consenso entre las fuerzas políticas, llegado el caso, puede resultar imprescindible para la buena marcha de una Nación. La Transición, por ejemplo, no hubiera sido posible sin el asentimiento, más o menos feliz, de todos los partidos; pero, culminados sus efectos con un texto constitucional teóricamente capaz de ordenar la confrontación entre las distintas fuerzas en presencia- -la esencia de las democracias que consagran la libertad individual- quedó sin sentido y vigencia. La anunciada visita M. MARTÍN de Mariano Rajoy a José FERRAND Luis Rodríguez Zapatero, pasado mañana en La Moncloa, polariza la atención de los observadores políticos. ¿Es para tanto? Se supone, según predican quienes no gustan de enriquecerse con sus propias dudas, que los dos grandes líderes- -mejor, dirigentes- -deben llegar a un consenso en cuanto se refiere a la lucha contra ETA y, además, según expresan algunos con gran cinismo, el del PP ha de renunciar, electoral y políticamente, a la crítica de la acción que, en este concreto territorio, ha desarrollado el del PSOE. Si arrancamos de la idea inequívoca de que tanto Zapatero como Rajoy desean fervientemente el final de ETA, sus discrepancias han de sostenerse en los matices diagnósticos del mal y en las modalidades a emplear para su tratamiento. En ello puede haber distancias, incluso éticas, que, aunque con una meta compartida, generen las diferencias y la confrontación. Por otra parte, renunciar a la crítica a la política terrorista en la gestión del presidente del Gobierno es tanto como hacerlo a la crítica misma. Zapatero, ahora retratado por su propio fracaso, ha consagrado la acción principal de su tiempo de poder al proceso de paz que, lejos de curar, ha complicado la enfermedad. Incluso sus destrozos constitucionales y su complacencia en absurdas modificaciones estatutarias se relacionan inevitablemente con su afán de entenderse con unos asesinos. El consenso, ahora, no es necesario. Es en todo caso, una infusión de tila para la ciudadanía. También hay que considerar, desde el gusto por el estilismo político, que si se espera algún fruto del encuentro entre Zapatero y Rajoy- -algo que no parece estar en la voluntad del socialista si atendemos a las últimas tarascadas dialécticas que le ha dirigido al PP- éste debiera celebrarse en el Congreso, no en La Moncloa. La liturgia no es algo accesorio y, desde que Alfonso Guerra y Fernando Abril acercaban sus distancias en un comedor de José Luis han sido demasiadas las veces que, en pasión oscurantista, las grandes decisiones se han tomado de espaldas a las Cámaras en las que se supone, con la imperfección y vaguedad que impone el sistema electoral, están, trabajan y piensan nuestros representantes. D C -Necesitamos un himno con letra, para cantarla en el caso de que se diera la casualidad y ocurriese que alguna vez ganáramos un mundial.