Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC VIERNES 8 s 6 s 2007 VIERNES deESTRENO 91 25 años después de E. T. El 11 de junio se cumple un cuarto de siglo del estreno en Cannes de E. T. el extraterrestre la película familiar por antonomasia POR FEDERICO MARÍN BELLÓN MADRID. Mientras nuestros genios locales buscaban un hueco en las pesadillas de los españoles con la forma rechoncha de un Naranjito recién arrancado de la mata del mal gusto, un director de 35 años, que ya había causado asombro en la pequeña pantalla con el capítulo piloto de Colombo y con el telefilme El diablo sobre ruedas que ya había arrasado en su hermana mayor con Tiburón Encuentros en la tercera fase y En busca del arca perdida acertaba de lleno con el protagonista más feo y entrañable, con perdón, de la historia del cine familiar. Estos días se cumple un cuarto de siglo del estreno en Cannes de E. T. el extraterrestre acontecimiento cinematográfico con tantas lecturas como espectadores. Para algunos es el mejor anuncio jamás concebido por una compañía telefónica, otros pretenden ver una versión laica de la vida de Jesucristo- -el protagonista llega al mundo, muere a causa de la incomprensión general de los hombres, resucita y vuelve a los cielos- los más críticos no le perdonan a Spielberg que sea capaz de enriquecerse, como todo gran demagogo, con una idea y su contraria. Es cuanto menos chocante que ese mismo año el chico de Cincinnati produjera Poltergeist idea que se le ocurrió cuando empezó a vislumbrar el negocio de lavarle la cara y las intenciones al pequeño E. T. concebido en un principio para alterar la paz en el seno de una familia media americana. El mal rollo que había previsto para ellos lo mudó de golpe a casa de los Freeling, cuyo idílico hogar había sido construido sobre un cementerio a medio trasladar. Del entusiasmo telefónico se pasó, además, a la aversión hacia el televisor, puerta abierta a nuestros terrores favoritos. El oportunismo registrado con lecturas de amplio espectro llevó a Spielberg dos décadas después a cambiar al visitante perfecto por los deshumanizados invasores de La guerra de los mundos observados desde el extravagante pero A VUELTAS CON LA CAJA TONTA To be continued Toni García El rostro de E. T. se diseñó a partir de las caras de Albert Einstein y del poeta Carl Sandburg, cruzados con un dogo rentable punto de vista de otra familia estándar, de nuevo convenientemente desguazada, a tono con los tiempos y con el pasado del propio director. Pero centrar el 25 aniversario de esta obra maestra en una crítica a los tics del mago del marketing sería tan injusto como olvidar su inmenso talento para encontrar durante tres décadas seguidas la guarnición perfecta para las palomitas de sus compatriotas y, por extensión, de las de los aldeanos globales. Steven Spielberg no sólo domina la caligrafía ci- ABC nematográfica como nadie, sino que es capaz de saquear las obras maestras de los clásicos sin ofender a nadie. El cineasta siempre juega a su antojo con el espectador, al que hace reír, llorar y emocionarse cómo y cuándo quiere. Si sirviera a sus propósitos, conseguiría que la platea entera estornudara al unísono. El argumento de E. T. germinó en su febril imaginación durante el rodaje en Túnez de En busca del arca perdida En lugar de esperar a concluir aquel desbordante éxito, sin duda absorbente, aprovechó la presencia de la guionista Melissa Mathison, por aquel entonces mujer de Harrison Ford, para dictarle entre toma y toma las líneas maestras de la historia. Tan sólo un año después, aquel sueño terminó con un lustro de supremacía billeteril de la Guerra de las galaxias y se convirtió en la película más taquillera de la historia. En España fue vista por casi ocho millones de espectadores, que sin duda se habrán multiplicado en sus sucesivos pases televisivos. Si no la ha visto, monte un club, porque tiene mérito. sta semana me ha llegado Kidnapped la nueva serie de Jeremy Sisto (uno de los actores de A dos metros bajo tierra y que explica el secuestro de un niño. Fantástica propuesta que ya ha sido cancelada porque la audiencia no ha sido la esperada. También he visto Comeback (la nueva serie de Lisa Kudrow de Friends que es simplemente simpática, y Over there lo último de Stephen Bochco sobre la historia de una unidad del ejercito en Irak, que no está del todo mal (aunque algunos diálogos sean de juzgado de guardia) Pero lo que he visto esta semana y que me ha dejado profundamente tocado han sido los episodios finales de Héroes y Perdidos El de Héroes me ha parecido estupendo, en la línea ascendente de la serie (naturalmente no voy a explicar ni una palabra, que en esas cosas soy muy conservador) pero el de Perdidos se merece un punto y aparte. El capítulo final de la serie creada por J. J. Abrams y que, en realidad, es un capítulo doble, es lo mejor (con permiso de The wire y de la quinta- -y gloriosa- -temporada de The shield que he visto en la tele E en muchos años. Muchos creían, especialmente viendo los titubeos iniciales de la tercera temporada, que Perdidos iba camino del desastre. Lo cierto es que ya se puede decir que la tercera entrega de la serie es la mejor hasta la fecha y lo del último episodio es memorable. Después de su visionado lo único que se puede decir es: ¡la madre que los parió! Tampoco en este caso voy a contar nada, pero lo que sí quiero hacer es recomendar a todo el mundo (a aquellos que hayan seguido la serie, naturalmente, los otros no entenderán absolutamente nada) que si tiene la oportunidad le eche un vistazo a estos capítulos. Hace años hubiera sido imposible que menos de una semana después de que una serie concluyera en Estados Unidos la pudiéramos ver en casa con sus subtítulos y todo; por lo menos el progreso sirve para algo. Dicho esto, aun con el asombro que me ha provocado este impresionante final de temporada, voy a añadir que hace pocos días el New York Times dedicó su editorial a la serie antes mencionada, The wire afirmando que estamos sin duda ante la mejor serie de la historia de la televisión. Lo peor del caso es que en España no podamos verla mientras que cada día se emiten tonterías por doquier. El otro día le dije a esa leyenda mediática que es Boyero (que se acaba de tragar la primera temporada) que a ver si se lo curra y nos la trae. Seguiremos informando... Un poco de historia Memorias de Queens EE. UU. 2006 98 minutos Género- -Drama Director- -Dito Montiel Actores- -Robert Downey Jr. Shia LaBeouf, Chazz Palminteri Anecdotario Harrison Ford hizo un breve papel, pero Spielberg lo eliminó porque no quería a un actor tan conocido y para no distraer a la guionista, casada con el actor. El muñeco de E. T. (en realidad eran tres distintos) medía 106 centímetros y albergaba a tres actores: dos enanos y un niño. En el XX aniversario, Spielberg gastó 100.000 dólares en suprimir digitalmente las pistolas que aparecían en una escena. Fue la película más taquillera al superar a La guerra de las galaxias que en su reestreno de 1997 volvió a adelantar a E. T. Guía para reconocer santos ANTONIO WEINRICHTER A Guide to Recognizing Your Saints que tal es el hermoso título original de esta película, representa la penúltima historia de éxito del cine indie cuyo espíritu algunos se apresuraron a enterrar. Con ella barrió el debutante Dito Montiel en Sundance y luego, tras ser premiada en nuestro Sundance nacional de Gijón, llega a las pantallas comerciales. Cuenta una historia aproximadamente autobiográfica, si bien transformada por el recuerdo, por un procesamiento literario (Dito la publicó primero en forma Más información sobre la película: http: www. et 20. com de libro) y, ahora, por el trabajo de un puñado de actores que se han apropiado de los personajes que marcaron al autor antes de que abandonara su barrio natal de Queens en 1986. Lo que cuenta, a doble banda temporal, es su traumática adolescencia y su retorno al barrio, convertido ya en escritor, y el proceso por el que acaba reconciliándose con los santos propios que en su momento no supo reconocer: sus sufridos padres y un amigo matón de pocas luces al que significativamente va dedicada la película. El viaje de Dito lleva también a uno de los lugares de obligada visita en la geografía indie las malas calles neoyorquinas inmortalizadas por Scorsese y Spike Lee, de los que retiene respectivamente el sentido de la violencia y la ecuación racial, si bien su mirada es más poética y su escritura, en ocasiones autoconsciente, es más contenida.