Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC VIERNES 8- -6- -2007 James Goold arma en Madrid la estrategia española de reclamación contra Odyssey 81 Modelos, actores, yates y sesenta jet privados al día Entre las obras más comentadas de esta 52 Bienal del Arte abundan las de denuncia social, desde las favelas de Renato Dias en el Morriño Project brasileño hasta el estremecedor crucifijo del argentino León Ferrari, donde la Cruz ha sido sustituida por un cazabombardero americano. Pero la Bienal de los superlativos- -la mayor de la historia y la de mayor volumen de negocios, con unos 100 millones de euros- es también la más sobrecargada de multimillonarios, con el aterrizaje de 60 jet privados cada día y con los muelles de Venecia llenos de superyates que apenas permiten ver las aguas de la laguna. Naomi Campbell vive estos días a bordo del Amazonia Express que supera así en glamour al Octopus de Paul Allen, superado a su vez por el superyate de Alberto Ferreti, en dura competencia con el palacio flotante del multimillonario ruso Roman Abramovich o el Virginian de Lord y Lady Bamford, por citar sólo algunos. Desde Elton John a Salma Hayek, y desde Robert de Niro a Inés Sastre, pasando por Jeanne Moreau o los príncipes de Kent, Venecia es un hervidero de famosos y multimillonarios. En esta Bienal, el mundo de la alta costura y la alta joyería invade descaradamente el terreno artístico, atraído por la presencia de 3.500 periodistas internacionales. En la mayor Bienal de la historia no es fácil competir con setenta y siete pabellones nacionales Paraíso fragmentado es, según Ruiz de Samaniego, la pieza más sinestésica del pabellón español gún Ruiz de Samaniego, la pieza más sinestésica del pabellón Según el autor, es una referencia a los pájaros del paraíso, en un fondo de doce especies como el pimentón o el cacao, que representan la vida, dando color y sabor a las imágenes El trabajo y el tiempo necesarios para ultimar esta obra de gran intensidad cromática y simbólica no se cuenta por días, sino por meses, pues el autor ha fotografiado una y otra vez la serpiente central y los pájaros a medida que cambiaba la textura y el color de las especies. Vilariño explica que el pimentón, por ejemplo, cambia de aspecto según la humedad, pasando de un polvillo disperso a concentrarse en forma de grumos. Otras especies cambian de color a medida que se oxidan Pero lo más interesante del políptico es su simbolismo, cuyas claves sólo se entienden estudiando en detalle cada una de las fotografías. Parte de la inspiración ha sido un poema de Jose Ángel Valente sobre Naturaleza muerta y pajaro solitario Rafael Lamata y Jaime Vallaure- -Los Torreznos- estaban, a su vez, entusiasmados con la reacción del público a vídeos como 35 minutos o La noche electoral que permiten descubrir un nuevo sentido del tiempo y un complejo de superioridad sobre la política. No es fácil provocar la reflexión contando desde uno hasta 2.100 (los segundos que componen 35 minutos de video) o repitiendo de diversos modos los nombres de grandes políticos del siglo XX, pero estos dos artistas lo han conseguido. Sus diversos modos de entonar Mao suenan como una bofetada satírica a un mito que sólo trajo disgustos. Robert Storr, ayer en la Bienal de Venecia, que dirige en esta edición AFP La Bienal es democrática Robert Storr- -Director de la 52 Bienal de Venecia El primer director norteamericano de la gran cita de Venecia apuesta por pensar con los sentidos y sentir con la mente ÍÑIGO DOMÍNGUEZ ENVIADO ESPECIAL VENECIA. Robert Storr es uno de los hombres más importantes del mundo del arte: ocupa el número 13 en la lista de personalidades influyentes de ArtReview Pero es muy accesible y tiene los pies en el suelo. Crítico de arte, se ha pateado el mundo buscando lo mejor para traerlo a Venecia. Es el primero en dar protagonismo a África, con un pabellón y el León de Oro a toda una carrera al fotógrafo Malick Sibidé. ¿La Bienal es un concepto anti- -Sí, desde luego. La Bienal es una estructura, y si la usas bien hay muchas cosas que decir. Lo más complicado es dejar atrás los significados previos. ¿Qué ha querido decir con esta aproximación al arte y a cómo pensamos sobre él. Que las categorías, las divisiones, los términos críticos, académicos, son un impedimento para entender y experimentar. Que las divisiones entre lo conceptual y lo perceptivo son un malentendido. No existe una buena pintura sin una idea ni una buena idea sin una forma. -Usted es el primer norteameri- -No. Cuando Rauschenberg fue el primer americano en ganar el gran premio en 1964 sí significó algo, abrió el mundo a las vanguardias americanas. Yo aporto dos cosas, creo yo. Una, que he vivido y trabajado en México y Holanda; no soy un americano provinciano. La otra cosa es que mi definición de América no es la que suele tener la gente. Es más Ginsbgerg, Whitman o Cage que John Wayne. ¿Por qué su interés por África? -Es muy simple, por ser americano: la cultura americana viene de los conquistadores, inmigrantes europeos, los indígenas y... los esclavos. Nuestra cultura es una mezcla de culturas y yo crecí en Chicago al lado del gueto, tenía muchos amigos allí. Es decir, la diáspora de África está en mi vida, por tanto me interesa el arte africano. En los últimos años ha habido muchas cosas interesantes en África, y la Bienal es la oportunidad de darlo a conocer. -Hay críticas al pabellón africa- no por el origen dudoso de la fortuna del coleccionista. Un políptico simbólico cano que dirige la Bienal. ¿Le produce alguna presión? -Yo no quería decidir qué galeristas africanos participarían y quise dar una oportuniad a todos. Hicimos una selección y un jurado eligió. La colección es el vehículo para mostrar unos artistas y la polémica es por el cuñado del cuñado del coleccionista, no sobre él. Nadie pregunta por los recursos financieros de Pinault o de muchos otros. ¿Qué le parece el arte en Espa- Según Ruiz de Samaniego, es imposible volver al paraíso original, pero podemos disfrutarlo en momentos fugaces como los que presenta esta exposición, articulada intelectualmente en torno a Ezra Pound, Nietzsche y Marcel Proust En medio de una Bienal marcada por la denuncia y los ataques guerrilleros contra el optimismo, el pabellón español resulta estimulante y alegre. La primera visión fugaz del paraíso perdido aflora en las fotografías del coruñés Manuel Vilariño, poeta y viajero antes que fotógrafo, capaz de robar en un clic el alma de un lugar, de un pájaro o de un niño. Su espectacular políptico Paraíso fragmentado es, se- -Ignasi Aballí está porque lo que hace me resulta muy interesante. Estoy muy interesado en la escena española, y la sigo, pero había que elegir. -Hay obras con carga política. -Sí, pero no con un determinado mensaje, no trabajan como ideología. No dicen qué pensar, sino que dan una ocasión para pensar. La política es importante, es la mala política la que hace arte malo. ¿Cuál es el descubrimiento- -El grupo Morrinho, de Río de Janeiro. Trabajan en las favelas y sobre el universo de las favelas. Tienen un puesto central en la muestra, y han montado entre los pabellones minúsculos barrios de favelas. ¿Qué es más importante hoy, -La Bienal es una fórmula democrática; el público puede entrar y tener una gran experiencia directa del arte. ña? Sólo ha seleccionado a un artista. más interesante que ha hecho? cuado o aún tiene algo que decir? una Bienal o una feria de arte? Más información en: http: www. labiennale. org Bienal? -He intentado presentar una