Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC VIERNES 8 s 6 s 2007 ETA rompe la tregua s Los resistentes ESPAÑA 15 No podíamos dejar a Lizarza en una dictadura pura y dura Portavoz del PP en las Juntas Generales de Guipúzcoa, Regina Otaola se convertirá en alcaldesa de Lizarza, reducto batasuno BLANCA TORQUEMADA MADRID. No le tiemblan ni la voz ni el ánimo, pues ya está sobradamente curtida en la ardua y arriesgada tarea de defender el constitucionalismo en las instituciones del País Vasco. Concejala durante tres legislaturas en Éibar, su pueblo, y juntera veterana en la Diputación Foral, donde es la portavoz del Partido Popular, Regina Otaola se enfrenta al mayor reto de su carrera política: asumir la alcaldía de Lizarza, bucólica localidad de poco más de quinientos habitantes, a dos pasos de Tolosa, en la que ni siquiera el PNV se ha atrevido a presentar candidatura. Es un correoso feudo batasuno en el que el pasado 27- M sólo concurrió la lista del PP porque la de ANV fue anulada. Así, gracias a 23 votos de anónimos vecinos (15,83 por ciento, frente a 186 nulos y 142 en blanco) Otaola se dispone a tomar el bastón de mando, después de renunciar a su acta de edil en Éibar. Hasta donde pueda, intentará devolver la normalidad a un municipio sometido, como muchos otros, a una dictadura pura y dura, a estas alturas del siglo XXI Lo primero que quiere hacer es limpiar las calles de pasquines y pintadas etarras: Haré todo lo posible Es consciente de que se lo van a poner muy difícil, en línea con lo que le ocurrió a su antecesor en el cargo, Joseba Egibar, presidente del PNV en Guipúzcoa, quien se vio atrapado hace cuatro años en una situación similar: la lista proetarra fue prohibida y a la candidatura nacionalista le correspondió formar equipo de gobierno. Prácticamente inédito en toda la legislatura, después de que se le desautorizara en su intento de pastelear con los batasunos cediéndoles parte de sus ediles, Egibar ha salido escaldado del empeño, hasta el extremo de que su partido ha desistido esta vez de presentarse a los comicios en el pueblo. Pero el PP no tira la toalla- -argumenta Otaola- No podemos decirles a ciudadanos que viven amordazados ahí os quedáis Tal ha sido su compromiso con esta apuesta que, en vista de que sólo el PP se presentaba en Lizarza, Otaola decidió hacer campaña sobre el terreno y darse a conocer a los vecinos. Se topó con el vacío, claro, y sólo logró hacer declaraciones a algún medio de comunicación, mientras intuía ojos escrutadores detrás de algunas ventanas. Después de aquello- -comenta- recibimos una llamada en la sede del partido. Era de una persona que nos explicó que no había podido hacerse notar cuando estuvimos allí, pero nos dio ánimos y nos anunció que ha- Otaola pasará del Ayuntamiento de Éibar al de Lizarza bía gente que nos iba a apoyar. Así ha sido. En 2003 tuvimos 10 votos y ahora 23 En otra visita a Lizarza, ya después de las elecciones, dos mujeres la abordaron, eso sí, guardando las formas. Me dijeron no sé a qué vas a venir aquí, esto es territorio conquistado Otaola está, más que nunca, J. CALLEJA Sucesora de Egibar bajo los focos, en el momento convulso de la ruptura de tregua etarra: No soy una inconsciente, tengo sentido común. Algunos hemos dado un paso al frente para defender la libertad en los pueblos y si esta responsabilidad implica un mayor nivel de riesgo, francamente, me importa un bledo