Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
80 CULTURAyESPECTÁCULOS www. abc. es culturayespectaculos JUEVES 7- -6- -2007 ABC Los barcos de Odyssey, popa con popa, ayer en el muelle militar del puerto de Gibraltar, rodeados de utillaje EFE Odyssey no extrajo el tesoro del Atlántico, sino del Mar de Alborán, según la Fiscalía La investigación confirma las informaciones de ABC y demuestra que el pecio excavado está en aguas españolas, frente a Estepona JESÚS GARCÍA CALERO MADRID. Primeros claros en medio de la bruma que rodea la polémica de Odyssey Marine Exploration. Según se desprende de la investigación de la Unidad Central Operativa de la Guardia Civil, que ha inspirado la denuncia de la Fiscalía de Patrimonio de Cádiz, el Odyssey Explorer no extrajo su tesoro del Atlántico, sino de aguas españolas en el Mediterráneo, tesis que ha venido denunciando ABC. La hipótesis del Atlántico, afirman, es absolutamente falsa Con el informe del fiscal en la mano, la juez de La Línea de la Conceptión ordenaba anteayer el apresamiento de los barcos de Odyssey en cuanto abandonen el puerto de Gibraltar. Las pruebas que acompañan la denuncia del fiscal indican que los cazatesoros quisieron revelar el lugar del Atlántico donde capturaron las piezas de plata porque han estado desde diciembre de 2006 en el Mediterráneo, a 20 millas de Estepona (Málaga) por lo que en este tiempo (de diciembre a marzo) es imposible sacar de otro sitio 500.000 monedas según informa Ep. Expertos arqueólogos consultados por ABC afirmaron ayer que sería necesario trabajar entre dos y cuatro meses para lograr la extracción de tal cantidad de monedas a gran profundidad. El proceso, según estos arqueólogos que han participado en la excavación de numerosos pecios, es lento, porque el robot Zeus rescata las monedas muy poco a poco con su brazo mecánico. Al cuidado necesario para no estropear la plata ennegrecida por los siglos de inmersión se suma el largo proceso de limpieza. Nos han enseñado casi 2.800 cajas contenedoras de monedas y eso significa que ni siquiera en febrero y marzo habrían tenido tiempo de sacar tanta plata. Debieron sacar algo antes, entre junio y noviembre de 2006, cuando también trabajaron en esas aguas dice uno de los más experimentados arqueólogos subacuáticos españoles, bajo condición de anonimato. La cantidad de plata no le parece exagerada a otro historiador. Hablamos de medio millón de monedas, que se podrían valorar en unos 700 millones de euros. Eso es poco para un galeón español. La media está en 1.800 millones de euros, aunque ha habido casos de rescates de 12.000 millones Un pingüe beneficio para el cazatesoros. Ahora falta comprobar si no han dicho dónde está precisamente por eso, porque queda mucho pecio por excavar. Historiadores y arqueólogos coinciden en lamentar que el Gobierno español no haya reaccionado antes cuando tantos indicios había de las desleales prácticas de Odyssey, y aún así le seguían dando permisos. En este lamento coinciden con los llanitos. Según pudo saber ABC, los funcionarios del Ministerio de Defensa británico están irritados porque España emprenda ahora acciones legales, pero tampoco saben justificar el sigilo con el que han despachado en la aduana gibraltareña una mercancía de procedencia tan dudosa. Entre uno y otro extremos, las investigaciones de la Fiscalía gaditana concluyen que los barcos jamás han salido de las aguas españolas del Mediterráneo frente a Estepona y Gibraltar, donde han trabajado y rastreado el fondo marino durante los últimos cinco años Cabe recordar que en varias ocasiones les fueron concedidos permisos de prospección por el Gobierno español, y que en todas las ocasiones les fueron revocados por sus prácticas desleales. Cuando no se salían de la zona demarcada (2001, permiso de Exteriores) era que hacían caja con exclusivos viajes turísticos a bordo de sus barcos para asistir a las extracciones (2002, permiso del Ministerio de Cultura al que se renuncia) Después de un par de años controlados muy de cerca por Pilar del Castillo volvieron a las andadas tras un enfrentamiento verbal con la Guardia Civil y la incomparecencia del capitán del Odyssey Explorer en el juzgado, por las diligencias abiertas en 2006 por desacato a la autoridad. Se le puso en busca y captura. Con estos antecedentes, además, durante los últimos meses se dedicaron a buscar algo más que el Sussex como se ha demostrado ahora, y les ha sido revocado el permiso de Exteriores de marzo de 2007, justo cuando acababan de llevarse el tesoro de la Roca. Ahora la Fiscalía acredita que a partir de febrero Odyssey siempre jugó sucio Tres o cuatro meses de trabajos Los galeones llevan más tesoros Entre Gibraltar y Estepona