Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC JUEVES 7 s 6 s 2007 INTERNACIONAL 39 Al Gore celebra el Príncipe de Asturias como un apoyo a la causa planetaria El ex vicepresidente de EE. UU. fue distinguido por su decisiva contribución al progreso en la solución de los graves problemas del cambio climático ABC OVIEDO WASHINGTON. El ex vicepresidente de Estados Unidos Al Gore aseguró ayer que se siente profundamente honrado con la concesión del Premio Príncipe de Asturias de Cooperación Internacional 2007, fallado en Oviedo. Gore aprovechó al recibir la noticia para destacar que la crisis climática es una auténtica urgencia planetaria y un reto generacional que requiere soluciones internacionales inmediatas y coordinadas El ex vicepresidente de Estados Unidos fue distinguido con el Premio Príncipe de Asturias por su decisiva contribución al progreso en la solución de los graves problemas del cambio climático que amenazan el planeta. El acta del jurado subraya que estos problemas hacen estrictamente necesaria la cooperación internacional para su solución y destaca los grandes méritos de Al Gore, un hombre público que, con su liderazgo, ha contribuido a sensibilizar a sociedades y gobiernos de todo el mundo en defensa de esta noble y trascendental causa El jurado subraya, además, que al premiar a un ciudadano tan destacado se pretende reconocer también la labor de todas aquellas personas e instituciones que están trabajando en la misma línea Diversas organizaciones ecologistas mostraron su alegría por la concesión del premio a Gore y destacaron la importancia de que se haya concedido a un estadounidense. El vicepresidente de Estados Unidos, cuya candidatura fue propuesta por varias personalidades e instituciones culturales de todo el mundo, entre ellas varias universidades, se impuso en las rondas finales a la organización Intermon, al Instituto Universitario Europeo, a la Organización Meteorológica Mundial y al economista británico Nicholas Stern. Gore, nacido en Washington (Estados Unidos) en 1948, ocupó la vicepresidencia de Estados Unidos durante los dos mandatos de Bill Clinton y fue el candidato demócrata en las elecciones del año 2000, en las que fue derrotado por el republicano George W. Bush. Tras su ajustada y polémica derrota ante Bush, Gore se centró en sus tareas de divulgación y concienciación sobre las consecuencias del cambio climático. En 2006 presentó el documental Una verdad incómoda que él mismo protagonizaba, y que fue galardonado en 2007 con el Oscar de Hollywood al mejor documental. Los aspirantes republicanos a la Casa Blanca se distancian del presidente Bush P. RODRÍGUEZ WASHINGTON. Temerosos de que la impopularidad del presidente Bush pueda resultar contagiosa, la decena de aspirantes del Partido Republicano a la Casa Blanca utilizó su primer debate en New Hampshire para marcar diferencias con vistas a las elecciones de 2008. Con críticas sucesivas no sólo contra los demócratas o la teocracia de Irán sino también contra la Administración Bush, en cuestiones decisivas como la guerra de Irak, Katrina, inmigración o un reprochado alejamiento de posiciones conservadoras empezando por el disparado gasto público. Sin recordar la regla cardinal de Ronald Reagan de no criticar en público a correligionarios de partido, el ex gobernador de Wisconsin Tommy Thompson se permitió incluso bromear que si llega a presidente nunca se le ocurriría utilizar las habilidades diplomáticas de George W. Bush en la ONU. En contraste con las promesas compartidas por los demócratas de utilizar en el futuro los servicios de Bill Clinton para restaurar la imagen internacional de Estados Unidos. Dentro de este llamativo memorial de agravios contra Bush, dos días después de una cita similar de los demócratas en New Hampshire, la Casa Blanca fue especialmente criticada por su improvisada actuación durante la posguerra de Irak. Mientras los aspirantes más conservadores cuestionaron la sabiduría de respaldar un compromiso legislativo para intentar legalizar a doce millones de sin papeles Pese a su falta de cariño por la gestión de Bush, los republicanos con aspiraciones presidenciales sí realizaron un esfuerzo por declarar su amor hacia valores patrióticos e incluso religiosos. Compitiendo entre sí por presentarse como la alternativa genuinamente conservadora de un plantel que por ahora no está generando enorme entusiasmo entre las bases del Partido Republicano. Con todo, el momento más comentado de este foro se produjo cuando el ex alcalde de Nueva York intentaba explicar su posición a favor del aborto. Uso de la palabra que coincidió con una espectacular descarga de rayos, truenos y centellas. Para salvar la situación, Giuliani bromeó sobre el significado de lo ocurrido para alguien educado en colegios católicos. ABC. es Video sobre Al Gore en www. abc. es internacional Gore presenta su vídeo Una verdad incómoda el pasado enero AP UN PÉSIMO CANDIDATO PERO UN GRAN ACTIVISTA Tras su amargo fracaso en las elecciones del 2000, Al Gore ha sabido transformarse en una especie de apóstol internacional contra el cambio climático PEDRO RODRÍGUEZ CORRESPONSAL WASHINGTON. Al Gore, una de las figuras más dolientes en la política de Estados Unidos desde que literalmente un puñado de votos en Florida le impidió hace siete años llegar a la Casa Blanca, ha conseguido transformarse de candidato fracasado, amargado y resentido con Bill Clinton a gran activista de relumbrón internacional contra el cambio climático, gracias a la inestimable ayuda de Hollywood. Una nueva faceta en la que ha desplegado unos niveles de pasión y credibilidad que no supo demostrar durante las inolvidables elecciones presidenciales del 2000 en las que, al final, fue incapaz de capitalizar toda la paz y prosperidad de la era clintoniana. Por mucho beso de tornillo que propinase a su mujer Tipper durante la convención demócrata de Los Ángeles. Hijo de un importante senador, criado en Washington pero con raíces en Tennessee, graduado de Harvard, veterano de Vietnam, autor de libros más citados que leídos... La biografía de Gore ha sido un guión perfecto de calculada y gradual ascendencia política pero entorpecida al final por sí mismo. Con un incómodo despliegue de altanería intelectual, suspiros condescendientes durante debates electorales, percepción popular de personalidad robótica e hipérboles inolvidables como declararse ni más ni menos que inventor de internet. Con todo, Al Gore ha confir- Ciudadano destacado Su biografía es un guión perfecto de gradual ascendencia política entorpecida al final por sí mismo mado la tremenda equivocación de F. Scott Fitzgerald al sentenciar que no hay segundos actos en las vidas de los estadounidenses A partir de lo que empezó como una pedagógica conferencia digitalmente ilustrada, el ex vicepresidente más informatizado enla historia de Estados Unidos ha terminado por impulsar una notoria cruzada ecológica, amplificada por el libro y el documental titulados An inconvenient truth (Una verdad incómoda) Sin importar detalles también incómodos como el oneroso consumo de electricidad de su lujosa mansión en Nashville, estimado veinte veces superior al de una casa media. Estos días, además de aprovechar su ímpetu y notoriedad para lanzar periódicas cargas de profundidad contra la Casa Blanca, Al Gore se deja querer bastante ante las presidenciales del 2008. Repitiendo una y otra vez desmentidos de resurrección política tan repletos de agujeros como un queso suizo, el señor contra el calentamiento global se cultiva como una especie de tapado entre los aspirantes del Partido Demócrata a la Casa Blanca. Un grupo encabezado por Hillary Clinton pero donde nadie puede presumir de haber ganado un par de Oscars y, desde ayer, un Príncipe de Asturias. Conservadurismo divino