Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
34 INTERNACIONAL www. abc. es internacional JUEVES 7- -6- -2007 ABC La Policía alemana utilizó ayer cañones de agua para dispersar a los manifestantes que intentaban acercarse a Heiligendamm, donde se celebra la reunión anual del G- 8 El pulso entre Merkel y Bush sobre el cambio climático marca el inicio de la cumbre del G- 8 EE. UU. rechaza el compromiso firme de reducción de emisiones a la atmósfera que exigen los países de la Unión Europea MARIBEL NÚÑEZ ENVIADA ESPECIAL KÜHLUNGSBORN. La canciller alemana Angela Merkel se las prometía muy felices y creía que iba a conseguir arrancar al presidente de Estados Unidos, George W. Bush, un compromiso serio en materia de lucha contra elambio climático. No fue así. Alemania había insistido durante las reuniones preparatorias de la cumbre de los siete países más ricos del mundo más Rusia, el G- 8, que comenzó ayer en la localidad germana de Kühlungsborn, a orillas del Báltico, en que había que lograr un compromiso para reducir un 50 por ciento las emisiones de gases de efecto invernadero (CO 2) en 20150 respecto a los valores de 1990. Los expertos consideran que ésta es la única forma de conseguir que la subida de la temperatura del planeta se limite sólo a un máximo de 2 grados centígrados en los próximos años. Sin embargo, Bush se negó en redondo a comprometerse a un objetivo de reducción concreto, aunque aseguró que se habían realizado progresos y que habrá conversaciones durante los próximos 18 meses con los países más contaminantes, entre los que están, además de los del G- 8 (Alemania, Francia, Reino Unido, Italia, Japón, Estados Unidos, Canadá y Rusia) China, India, Brasil y África del Sur. Merkel había conseguido convencer a los otros seis países del G- 8 de que se comprometieran a la reducción de emisiones pero, a la vista de la postura de las autoridades de Washington, Canadá y Japón se inclinaban a última hora de ayer por que cada país debía tener libertad para fijar sus propias reducciones. En este contexto, la organización ecologista Greenpeace se apresuró ayer a instar a Merkel a que ignore a Bush y convenza a los otros siete países a llegar a un compromiso sobre la materia, para lograr que el G- 8 se cierre con un éxito en materia de cambio climático. Cabe recordar que Estados Unidos, que ni siquiera ha firmado el Protocolo de Kyoto, es el país que más emisiones de CO 2 emite a la atmósfera, por lo que su participación en cualquier acuerdo global en esta materia es fundamental. El presidente francés, Nicolas Sarkozy, que ayer asistió a su primera cumbre internacional, apoyó a Merkel en que EE. UU. debe comprometerse a un cifra de reducción de emisiones. En cuanto a las ayudas al desarrollo, otro de los grandes temas de la agenda del G- 8, la organización británica Save The Children denunció ayer que el incumplimiento de los compromisos de 2005 por parte del G- 8 ha provocado de manera indirecta la muerte de 600.000 niños en África. Los países del G- 8 se comprometieron en 2005 a duplicar la ayuda al desarrollo hasta 2010, lo que supondría 50.000 millones de dólares anuales, de los que la mitad se destinarían a ayudas al continente. En símbolo de apoyo a los países más necesitados, a las seis de la tarde de ayer todas las campanas de las iglesias alemanas tañeron durante unos minutos para recor- Las potencias han incumplido el compromiso de 2005 de duplicar la ayuda al desarrollo cada año El presidente de la Comisión Europea, José Manuel Durao Barroso, que asiste a las reuniones del G- 8 en representación de toda la UE, aseguró que podrá haber un acuerdo global en 2009 en el marco de una negociación global en la ONU, en aras de conseguir un acuerdo de reducción de emisiones que sustituiría al Protocolo de Kyoto, que expira en 2012. La Unión Europea se comprometió en la pasada Cumbre de Primavera a reducir un 20 %l as emisiones de CO 2 de aquí al 2020, ampliable al 30 si se sumaban los países en vías de desarrollo. Sin acuerdo hasta 2009