Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
32 ESPAÑA JUEVES 7 s 6 s 2007 ABC COMUNICACIÓN Ángel Riesgo Los periódicos tienen un gran futuro, sólo tienen que creérselo Robert Cauthorn Vicepresidente de la División Digital en San Francisco Chronicle Gurú de los diarios electrónicos, le augura un mañana excitante a los medios impresos, que tendrán que ofrecer otro producto en internet. Para Cauthorn, creador de uno de los cinco primeros periódicos online, no es viable cobrar por las versiones de los rotativos en la web POR SARA CAMPELO FOTO ÁNGEL DE ANTONIO cionales: éstos tienen un gran y excitante futuro, sólo tienen que creérselo, dejar de tener miedo al futuro y adaptarse a las nuevas tendencias y tecnologías. LOS NIÑOS DE LA BOMBA os americanos nos llaman Baby Boomers. Somos los niños que nacimos entre 1950 y 1964, los años de la explosión de la natalidad previa a las técnicas de control de la natalidad; somos las generaciones más grandes de la historia de la humanidad en el mundo desarrollado y nos estamos haciendo viejos. El marketing se interesa especialmente por nosotros, los cuarentones y cincuentones urbanos representan un segmento de consumo fundamental, hemos sido hijos de la televisión y padres del desarrollo económico, los primeros consumistas de la historia. El mundo empieza ya a ser dominado por otros más jóvenes, menos alineados con los medios de masas y mucho más individualistas. Unos nuevos jóvenes bien preparados, pero que no han tenido que conseguirlo, que el país ya era rico cuando llegaron, que todo fue más fácil para ellos; igual que para nosotros fue más fácil que para nuestros padres. Ya nuestras generaciones vivieron con un punto de optimismo y esperanza de mejora futura, algunos ni siquiera saben lo que es una crisis o lo que es la falta de libertad, por eso simplemente consideran que todo irá bien. Para los publicitarios este cambio de poderes y de valores es fundamental, los mensajes aspiracionales que funcionaron para los niños del progreso no sirven para sus hijos que ya vienen convencidos del éxito, ahora los mensajes publicitarios deben persuadir por la complicidad, por el vínculo conseguido entre consumidor y marca, las cosas se complican y encima de todos esos cambios la capacidad adquisitiva va a ir cediendo a favor de esa nueva generación, donde los medios digitales son ya habituales y los medios de masas no tanto. Las televisiones, los periódicos y las radios miran con preocupación a una nueva generación que tiene dos herramientas de comunicación prioritarias: el móvil y el ordenador. Habrá que cambiar muchas cosas cuando tomen el rumbo del futuro. Observen si no a Coca Cola, a Dove y a tantos otros buscando con su publicidad a los nuevos maduros. L -Ofreciendo productos distintos. El hecho de que sean complementarias no significa que sean la misma cosa: uno de los mayores errores es pensar que lo que tenemos en papel hay que pasarlo a la web y que todo va a funcionar igual, de la misma forma. Es un reto maravilloso para los medios que tienen ambas versiones: les permite cargar el papel de esa profundidad y grandiosidad que les es propia y complementarla con una página que sea rápida, eléctrica, dinámica y cambiante. La forma de acceder, las pretensiones del lector y los contenidos han de ser distintos. ¿Cómo han de complementarse la prensa escrita y la online para optimizar la convivencia de ambas? ¿Diferencia usted entonces entre lector online y lector de papel? -No exactamente, pero está claro que cuanto más distintos sean los productos, más posibilidad habrá de que un mismo ciudadano se interese por ambos. La web, los móviles y las nuevas tecnologías no son un rival para los periódicos tradi- -El periodismo participativo es la última moda en los medios electrónicos. ¿No es peligrosa esa interacción sin control alguno de veracidad? -La gente habla, tiene que comunicarse... algunos abusarán y otros no lo harán. No creo en controles externos, de la -Más que ser menos fiel, es un ciudadano que busca sin demora lo que le es útil; si una cabecera se lo ofrece, será fiel, si no es así, se irá a otro sitio que se lo brinde. Además, la peculiaridad de la red le permite acceder de forma simultánea a varios sitios a la vez y establecer comparaciones. Para el lector tradicional de prensa, comprar el diario es un acto ritual: se deja guiar más por su ideología, por la costumbre y hasta por la tradición familiar; en internet, por contra, nos tenemos que ganar el amor del ciudadano todos los días. -El usuario de los rotativos electrónicos es menos fiel a una cabecera que el comprador de quioscos, ¿no le parece? Cauthorn aboga por el autocontrol de los usuarios de la web misma forma que dejamos que la gente aporte sus ideas e informaciones al periódico hay que dejarles también que sean ellos los que controlen los contenidos, que decidan si les gusta o no lo que leen. Si pensamos que nuestros lectores son tan peligrosos o tan malvados, estamos en el negocio equivocado. -Con tal libertad, ¿no se corre el peligro de convertir el periódico online en un foro, donde la gente no entre a informarse si no a expresar sus ideas? -No creo que pase eso, siempre tenemos la fuente de la información objetiva. Llevamos 150 años en los periódicos tradicionales descartando las cartas de los lectores y eligiendo sólo unas pocas de ellas; ahora existe la oportunidad de ofrecer al usuario todas esas sugerencias y opiniones. La difusión mundial de diarios de pago se mantiene al alza R. PÉREZ- MAURA ENVIADO ESPECIAL CIUDAD DEL CABO. Un año más los datos globales de la venta de periódicos en el mundo y de los ingresos por publicidad invitan al optimismo. Al menos según las estadísticas ofrecidas por la Asociación Mundial de Periódicos (WAN) reunida en Ciudad del Cabo en su 60 congreso anual. Algunas de las cifras más significativas son que las ventas mundiales se han incrementado un 2,3 por ciento en el último año y un 9,48 por ciento en el último lustro. Y los ingresos por publicidad en los diarios de pago han crecido 3,77 por ciento el año pasado y un 15,77 por ciento en los últimos cinco años. Los principales crecimientos se producen en China, India y Japón. El congreso, que se celebra en paralelo al decimocuarto Foro Mundial de Directores, contó con una asistencia acumulada entre ambos encuentros de 1.600 participantes. Un año más, sorprendió la escasa presencia de representantes japoneses y chinos, que están entre los más favorecidos por la boyante marcha de la industria periodística que describe la WAN. Una de las constantes de las intervenciones del congreso ha sido la de insistir en la necesidad de integrar las ediciones electrónicas e impresas de los diarios. -La interactividad y la rapidez son las grandes bazas de la prensa electrónica. Pero, ¿y el precio, tendría el mismo éxito si se cobrase por su acceso en internet? -No. Rotundamente fracasaría, hay muy pocos ejemplos que hayan funcionado en el mundo a nivel de pago. El Wall Street Journal y algún otro cobra suscripción por alguna parte de sus servicios, pero son casos anecdóticos.