Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
24 ESPAÑA ETA REVIENTA LA LEGISLATURA A ZAPATERO REUNIÓN DE DISIDENTES EN PRAGA JUEVES 7 s 6 s 2007 ABC Aznar, Sharansky, Havel y otros organizadores del congreso de Praga posan con algunos de los intervinientes, entre ellos Jon Juaristi, colaborador de ABC ABC La reunión de Praga, alternativa a la Alianza de Civilizaciones Aznar pide a la Unión Europea que no abandone a los disidentes cubanos ENRIQUE SERBETO ENVIADO ESPECIAL PRAGA. La reunión impulsada por José María Aznar, Vaclav Havel y Natan Sharanski en apoyo de los disidentes a los gobiernos totalitarios se convertirá probablemente en un observatorio permanente y tendrá continuidad en el tiempo en un proyecto cuyas bases ideológicas serán la defensa de la libertad y la democracia en todo el mundo. En el documento aprobado en la reunión clausurada ayer en Praga se pide expresamente la liberación de todos los prisioneros políticos, que se apoye a quienes reclaman el respeto a los derechos humanos en países no democráticos y que se suscite esta cuestión en las reuniones oficiales con sus dirigentes, a los que se sugiere que sean sometidos a presiones por medios pacíficos, económicos y políticos para forzarles a abandonar estos abusos. Desde el punto de vista teórico, la reunión de Praga podría convertirse en la alternativa ideológica de la Alianza de Civilizaciones. Frente a las tesis de esta idea, que el Gobierno socialista ha llevado a la órbita de las Naciones Unidas pero que todavía carece de contenido específico, el documento de Praga habla de objetivos concretos de extender la democracia a todo el mundo. En su discurso de la última sesión, Aznar lo dijo claramente: Estoy en contra de las políticas de apaciguamiento, ya sea en la defensa de la libertad o en la lucha contra el terrorismo, porque en ambos casos son contraproducentes También pidió a la UE que no abandone a los disidentes cubanos. HISTORIA DE UN ESCÁNDALO Las cesiones de Zapatero han destrozado la política antiterrorista más eficaz de la democracia y han permitido el fortalecimiento de ETA dos negociados con la banda, la mesa de partidos, la inacción respecto al PCTV muchas de las decisiones de la Fiscalía o la vista gorda con ANV ni se atenían a la Constitución ni a la ley. Pero han seguido el juego de la hipocresía gubernamental porque sí han creído a Zapatero en una cosa, en que era capaz de lograr el acuerdo de los terroristas y el fin definitivo de la violencia. Por eso ha resultado patético que todos esos que han cooperado en esa negociación, con su participación activa, con su apoyo o con su silencio, a quien hayan pedido cuentas en las últimas horas es a la oposición. Es decir, a los que han denunciado lo que ellos ya sabían y a los que les habían advertido, además, que todas esas cesiones ni siquiera servirían para el fin de ETA. Que Zapatero no sólo carecía de principios firmes, sino también de los mínimos conocimientos necesarios sobre terrorismo. El problema para ellos es que reconocer el escándalo Zapatero es reconocer el suyo propio. El problema para los demás, para los que hemos denunciado la negociación política, es que este presidente no tiene ninguna capacidad de rectificación porque carece de principios sobre los que sostenerla. Quien nunca creyó en la resistencia antiterrorista o en la firmeza del Estado no puede ahora metamorfosearse en lo que no es. Por eso su primera declaración tras la ruptura etarra ha sido una continuación del escándalo. Es decir, una reivindicación de su creencia de que el terrorismo es un conflicto político con dos partes en el que él, reivindicó de nuevo el martes sin el más mínimo rubor, intentó abrir un marco de convivencia en el que todas las opciones pudieran defenderse y superara todo enfrentamiento Y el problema para todos, para los que han negociado y para la resistencia antiterrorista, es que las decisiones de Zapatero han destrozado la política antiterrorista más eficaz de la democracia y han permitido el fortalecimiento de ETA. ETA es ahora más peligrosa para todos nosotros que hace tres años. Se ha armado mejor, ha reorganizado comandos, se ha reforzado en las instituciones y ha hecho la mejor campaña de propaganda de su historia reciente. Es el último capítulo del escándalo. Edurne Uriarte eamos claros y llamemos a las cosas por su nombre. Si el escándalo de la negociación con ETA ha perdurado hasta el martes por la madrugada sin provocar una caída del Gobierno, lo ha hecho porque una parte significativa de la opinión pública estaba dispuesta a aceptar cualquier cesión, incluida la traición a los muertos, a cambio del fin de la amenaza. La historia de este escándalo gubernamental es incomprensible sin ese ingrediente del apaciguamiento y de la cobardía. Hacía ya muchos meses que nadie creía en España al presidente cuando afirmaba que no estaba negociando políticamente con los terroristas o que todas sus acciones se atenían a la Constitución o a la ley. Quienes le han sostenido en sus tratos con ETA lo han hecho a sabiendas de que todos los preacuer- S