Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
6 OPINIÓN JUEVES 7 s 6 s 2007 ABC AD LIBITUM LA HORA DE HIPOTECAS Y DESPOJOS DE IZQUIERDAS LAS POLICÍAS A máquina propagandística de José Luis Rodríguez Zapatero, el único mecanismo, tan perverso como eficaz, que funciona en el entorno presidencial, se ha apresurado a lanzar el pregón de la unidad entre los demócratas como mejor medicina para poder acabar con ETA. Gobierno y Oposición están obligados- -pontifica El País- -a dar una respuesta unitaria, sin fisuras y contundente al nuevo intento de ETA de condicionar la vida política española Es decir, que lo mejor para impedir que los asesinos etarras condicionen nuestra vida política es condicionarla. Astuta observación que, amparada M. MARTÍN en el poder sugestivo de FERRAND la unidad- -la palabra que puede competir con el prestigio del amor- no se puede poner de pie por falta de esqueleto. Dando por cierto e indiscutible que la banda abertzale- ¿patriota? -y cuantos la amparan, encubren, proyectan, financian o justifican son los grandes responsables de la situación, no se le puede negar un puntito de culpa a Zapatero, que, con su contumacia, ha proyectado unas esperanzas imposibles y- -sin quererlo, supongo- -ha propiciado que los etarras recuperen el resuello y estén más fuertes y dispuestos que cuando, a pachas, el Gobierno y sus ilegalizados interlocutores pusieron en marcha lo que ha resultado ser el gran chasco del proceso de paz Parece demasiado sencillo que el Gobierno de Zapatero, después de más de tres años de empecinamiento, tras haber roto el pacto antiterrorista que le vinculaba con el PP, reclame ahora la unidad que ha venido rechazando machaconamente. ¿Busca una solución o un disimulo para sus concatenados errores en este doloroso asunto? Mariano Rajoy debe atender la llamada de la unidad- ¡a buenas horas, mangas verdes! -únicamente si, en sus reencuentros con Zapatero, ambos líderes son capaces de llegar a un diagnóstico común del mal que nos afecta. Una voluntariosa adhesión ciega agrandaría el mal con el daño añadido de romper la alternativa de poder que, en las democracias, es el nombre que recibe la esperanza. De tanto mirar a Irlanda, cuyo mal se parece más a las Guerras Carlistas que al planteamiento meramente delictivo de los etarras y sus amigos, hay una cierta tortícolis en los responsables de solucionar el problema. Es la hora de las policías del Estado- -de hecho, siempre lo fue- -porque tratar de curar el cáncer con cataplasmas acredita el rigor de quien lo intenta. Estamos ante una banda asesina, no frente a un proyecto político, y eso requiere leyes adecuadas, energía judicial, actividad policial y sistemas penitenciarios que no olviden su esencia punitiva previa a su hipótesis redentora. Mucho cuidado con la unidad. La sabiduría, muchas veces, está en la discrepancia y especialmente cuando el interés del Estado y la Nación se anteponen a los meramente electorales. L H tantes comunistas se fueron ya pasando a Le Pen. AY una izquierda que subasta las joyas de la famiAl contrario de los comunistas italianos, más dados lia y otra que destruye cajeros automáticos. Enoportunamente al policentrismo el PCF llegó tarde a tre ambas palidece la crisis de la socialdemocralo que fue el destello fugaz del eurocomunismo, apoyado cia y la inadecuación de lo que queda del progresismo a entonces por Santiago Carrillo. El comunismo italiano la dinámica globalizadora, mientras los países menos alcanzó a tener más de dos millones de afiliados en los prósperos aceptan la mundialización como una oportuaños cincuenta. No fue reacio a defender las posiciones nidad. El Partido Comunista Francés, que fuera todoposoviéticas en política internacional. Tuvo su versión deroso y pieza capital de Moscú en Europa, está liquidanagridulce en las pugnas entre el cura Don Camido su patrimonio por ruina total. Obtuvo un 1,93 lo y el comunista Pepone. por ciento en las elecciones presidenciales, con lo El comunismo francés no secundó los alboroque el Estado no le va a reembolsar los gastos electos de mayo de 1968 en París. Décadas después, la torales. En las elecciones legislativas del 10 y 17 izquierda francesa más radical funda ATTAC code junio, pudiera plantarse sin grupo parlamenmo eje del movimiento antiglobalización: en el tario. Eso es lo que queda de un partido que lo fue fondo, propugna un proteccionismo que perjudicasi todo y que pareció a punto de tomar el poder ca a los países menos privilegiados, necesitados después de la liberación de Francia. Fabricó con de acceder libremente a los mercados globales. habilidad la leyenda de haber sido el partido de VALENTÍ Están estos días a unos kilómetros de la reunión los resistentes, pero lo cierto es que había acataPUIG del G- 8 en el noreste de Alemania. El lema buenisdo las consecuencias del pacto germano- soviétita del contra- encuentro es Otro mundo es posible pero co, el pacto Ribbentrop- Molotov. Luego, cuando Hitler las ramificaciones violentas se han hecho incontrolaatacó la Unión Soviética, la cosa cambió. Entonces los cobles, disturbio tras disturbio, restándole protagonismo munistas franceses tuvieron permiso para defender al debate. Sentadas, agresiones a la Policía, detenciones, Francia. El PCF tenía bancos, escuelas, empresas, temmás de mil heridos en una sola manifestación: es el baplos, campamentos, mutuas y el beneplácito servil de la lance habitual de una antiglobalización que asiente a las mayoría de artistas e intelectuales, autores de odas y nosoflamas de personajes de tanta turbiedad como Hugo velas en loor de Stalin. En aquellos tiempos, Stalin podía Chávez o José Bové. Imperan los nuevos anarquistas, los decidir que se hiciera una huelga en Francia o en Italia. italianos que también actúan en Barcelona o los autonoEl PCF fue monolítico en su obediencia a Moscú. Inmen alemanes. Según Spiegel online son el bloque cluso en 1979, Vázquez Montalbán decía que todos los negro por las máscaras negras que llevan durante sus avances respaldados por la URSS se habían convertido ataques. Luego, en las sesiones de la contracumbre, debaen retrocesos del sistema capitalista y que sin la existenten sobre la legitimidad de la violencia para la protesta. cia disuasoria de la URSS el capitalismo y el fascismo, coSon ésas las hipotecas de la nueva ultraizquierda. mo hijuela de excepción, se hubieran enseñoreado implaDesde luego, la renovación de la izquierda posible escablemente de los cuatro horizontes del mundo. Así eran tá en otra parte. En el ámbito europeo, no parece. Tal vez los profetas del leninismo. En la fase post- estalinista, el sea en los Estados Unidos, donde la fluidez intelectual es PCF mantuvo unos cinco millones de votantes. Al final, mucho más creativa que en ese panorama de hipotecas y sería Mitterrand quien les dio el abrazo mortal, incorpodespojos que presenta la izquierda en la Unión Europea rándolos a su primer gobierno, hasta llegar en estos días pasado ya un cierto tiempo desde la demolición del muro a la liquidación de sus bienes financieros y su patrimode Berlín. A falta de recambio intelectual, será una mala nio histórico. Según Le Figaro algunos de los cuadros noticia que la violencia de masas reaparezca en Europa. legados por artistas fieles a la causa comunista han desvpuig abc. es aparecido de forma misteriosa. En realidad, muchos vo-