Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
4 OPINIÓN JUEVES 7 s 6 s 2007 ABC DIRECTOR: JOSÉ ANTONIO ZARZALEJOS PRESIDENTA- EDITORA: CATALINA LUCA DE TENA DIRECTOR GENERAL: JOSÉ LUIS ROMERO Área Financiera: Jorge Ortega Área de Márketing: Javier Caballero Área Técnica: José Cañizares Área de Recursos Humanos: Raquel Herrera DIRECTOR GENERAL DE DESARROLLO: EMILIO YBARRA PRESIDENTE DE HONOR: GUILLERMO LUCA DE TENA Director Adjunto: Eduardo San Martín Subdirectores: Santiago Castelo, Fernando R. Lafuente, Alberto Pérez, Alberto Aguirre de Cárcer Jefes de Área: Jaime González (Opinión) J. L. Jaraba (España) Miguel Salvatierra (Internacional) Ángel Laso (Economía) Juan Cierco (Cultura, Ciencia y Deportes) Mayte Alcaraz (Fin de Semana) Jesús Aycart (Arte) Adjuntos al director: Ramón Pérez- Maura, Enrique Ortego y Ángel Collado Redactores jefes: V. A. Pérez (Continuidad) A. Martínez (Política) M. Erice (Internacional) F. Cortés (Economía) A. Puerta (Regiones) J. Fernández- Cuesta (Sociedad) A. Garrido (Madrid) J. G. Calero (Cultura y Espectáculos) J. M. Mata (Deportes) F. Álvarez (Comunicación- TV) A. Sotillo (S 6 y D 7) L. del Álamo (Diseño) J. Romeu (Fotografía) F. Rubio (Ilustración) y S. Guijarro SUBEN LOS TIPOS, CRECE LA DEUDA FAMILIAR OS tipos de interés se sitúan ya en el 4 por ciento- -el nivel más alto de los últimos seis años- -tras el incremento de un 0,25 por ciento acordado ayer por el Banco Central Europeo. Se trata de la octava subida consecutiva y la segunda en lo que va de año, pero no la última, ya que según todos los pronósticos son previsibles otras dos antes de que finalice 2007, según se desprende de las declaraciones realizadas por el propio presidente del BCE, Jean Claude Trichet. Esta continuada política alcista pretende mantener a raya los precios en la zona euro, donde el BCE prevé nuevas tensiones inflacionistas que, sin embargo, no impedirán que se mantenga el ritmo de crecimiento económico. Las subidas salariales, la aún excesiva liquidez y el fuerte dinamismo del crédito al sector privado siguen disparando unos precios que el BCE trata de contener. La subida de tipos adoptada ayer por el BCE, aunque esperada por el mercado, no tardó en provocar fuertes caídas en las bolsas, con una bajada del 2,52 por ciento en Madrid- -cuyo índice perdió los 15.000 puntos- y un retroceso en la cotización del euro frente al dólar. Sin embargo, la escalada de los tipos tiene especial incidencia en los créditos hipotecarios y en el alto endeudamiento de las familias, variable que este año llega ya al 142 de la renta familiar, según datos bancarios, un nivel que tiende a agravarse por el alza en los tipos hipotecarios, que ha situado al euribor en su nivel más alto desde hace seis años. Este índice, el más utilizado como referencia en los créditos hipotecarios, acumuló en mayo su vigésima subida mensual consecutiva y llegó al 4,37 por ciento, su cota más alta desde mayo del 2001, un registro que, según la Asociación Hipotecaria Española (AHE) puede estar produciendo tensiones en el presupuestos doméstico de las familias más endeudadas. Según la AHE, el 78 por ciento de las hipotecas suscritas en España tienen el euribor como referencia, índice que ha subido en solo un año 1,065 puntos, y 2,27 desde junio del 2005, mes en el que emprendió su actual senda alcista. Así las cosas, se habrán de pagar 154,7 euros más al mes- -1.856 al año- -por una hipoteca media de 130.000 euros y un plazo de amortización de 24 años, cantidades que aumentarán en función de las futuras revisiones de los tipos, ya que la mayoría de los préstamos hipotecarios en España se rigen por un tipo de interés variable. Ayer mismo, el euribor cerró en el 4,493 por ciento. El incremento de las cuotas mensuales amenaza con incrementar el ya alto nivel de endeudamiento de las familias españolas, riesgo que ha llevado al Banco de España a lanzar serias y reiteradas advertencias sobre los evidentes peligros que acarrea y que ha forzado a las entidades financieras a endurecer, en los últimos meses, los criterios de concesión de nuevos préstamos para la adquisición de viviendas y créditos al consumo, precisamente dos de los principales motores del tirón económico español. L CON DE JUANA NO ES SUFICIENTE A opinión pública ha recibido con satisfacción el reingreso del etarra Ignacio de Juana Chaos en la cárcel. Es lo que buscaba el Gobierno: un golpe de efecto inmediato que compensara la imagen de fracaso político que encarnó Rodríguez Zapatero en su declaración institucional. La rectificación anunciada por Pérez Rubalcaba es buena, pero con dos matices importantes que la hacen insuficiente. El primero es que está teñida de oportunismo político y jurídico. ¿Cuándo fue legal la decisión sobre De Juana, cuando el Gobierno lo envió a San Sebastián con orden de ser trasladado a su domicilio una vez recibida el alta? ¿O ahora, cuando, súbitamente, el Gobierno cae del caballo y decide su reingreso en prisión? Dice Rubalcaba que las circunstancias han cambiado y es cierto. De tal manera han cambiado que queda claro que la excarcelación de De Juana fue una retribución temerosa a ETA para que no matara. Ni respeto a la ley ni firmeza democrática. Puro oportunismo, antes y ahora. En segundo lugar, el reingreso de De Juana en prisión no colma, en absoluto, todas las exigencias de rectificación que debería satisfacer el Gobierno para hacer creíble su voluntad de acabar con ETA. Son precisas decisiones y gestos inequívocos de que Rodríguez Zapatero asume el fracaso sin paliativos de su negociación política con ETA. El presidente del Gobierno debería empezar por construir un nuevo discurso, en el que aparezcan, de una vez por todas, los conceptos y los principios que garanticen una política verdaderamente antiterrorista. La política judicial debe sufrir un cambio drástico, lo que requiere, como condición previa, el cese o dimisión del fiscal general del Estado, ejecutor ante los tribunales de una estrategia de blindaje de la izquierda proetarra en todos los frentes legales. Al mismo tiempo, el Gobierno debe instar la ilegalización del Partido Comunista de las Tierras Vascas y, urgentemente, de Acción Nacionalista Vasca, solicitando la medida cautelar de suspensión de actividades para evitar que sus concejales electos retiren sus actas y consoliden sus posiciones institucionales. La fiscalía de la Audiencia Nacional ha de reactivar los sumarios L contra la izquierda proetarra, asumiendo criterios acusadores, siempre que la legalidad penal lo permita, e instando la adopción de medidas cautelares que acaben con la reiteración delictiva de los dirigentes de Batasuna, empezando por Arnaldo Otegi, otro cuyo destino natural debe ser la cárcel. La política de pactos no puede permanecer indemne tras la ruptura del alto el fuego y el fracaso político de Zapatero. El presidente del Gobierno ha de garantizar públicamente que los socialistas vascos no se reunirán más con Batasuna, formal ni informalmente, como llevan haciendo desde 2002 de manera clandestina y desleal con el PP y la sociedad española. La Comunidad Foral de Navarra no será el campo de experimentación del nacionalismo vasquista, de manera que el PSN debe permitir a UPN la formación de Gobierno. La rectificación debe dar paso a una política que se pueda calificar como antiterrorista, objetivo que exige revocar la resolución del Congreso de los Diputados de mayo de 2005, con la que Zapatero fue preparando el terreno para escudar su negociación con ETA. El Parlamento Europeo ha de recibir una iniciativa conjunta de PP y PSOE para certificar el fracaso del diálogo con ETA y que su opción para acabar con el terrorismo es la vía policial. Sólo así podrán eliminarse los focos de confusión que el Gobierno ha sembrado en Europa sobre la ilegitimidad de los objetivos de ETA. Las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado deben asumir en el País Vasco la presencia que requiera la situación, en coordinación con la Ertzaintza, pero sin vacilaciones por pruritos competenciales. Y, por supuesto, Rodríguez Zapatero debe ganarse la confianza del PP, y no al revés. No es Rajoy responsable de que no haya unidad política frente a ETA. El PSOE decidió negociar con Batasuna a espaldas del PP pactar con Otegi antes que con Rajoy, fiarse más de los proetarras que de los dirigentes populares. La vuelta al consenso y a la lealtad corresponde sólo al PSOE y a Rodríguez Zapatero. A Rajoy se le podrá pedir un discurso de unidad democrática, pero nunca que comulgue con ruedas de molino. JUEGO LIMPIO CON EL MEDIO AMBIENTE FORTUNADAMENTE, desde hace tiempo la protección del medio ambiente es una preocupación universal. Aun sin tener en cuenta las exageraciones milenaristas que ciertos sectores utilizan con fines propagandísticos, ya sabemos que la acción incontrolada del hombre puede resultar nociva para la naturaleza y que en nombre de las generaciones futuras estamos obligados a proteger el planeta que hemos recibido como herencia. En la cumbre del G 8 los responsables de las mayores economías del mundo van a discutir sobre dos maneras de entender ese compromiso, el que propugna la Unión Europea, que es favorable a que los objetivos de reducción de emisiones y uso de energías limpias sean obligatorios y controlados a través de las Naciones Unidas, y el que propone Estados Unidos, en el que todo se limita a acuerdos voluntarios entre los países, confiando en que el interés general se impondrá por su propia naturaleza. La canciller Merkel es la mejor defensora de una acusada sensibilidad que en este campo se ha anclado en la ciudadanía europea y que en los últimos meses se ha materializado en un ambicioso compromiso de evolucionar hacia energías, tecnologías y modelos ecológicamente compatibles con el medio ambiente. Los esfuerzos de la presidencia alemana merecerían verse reflejados positivamente en la A cumbre, porque señalan un camino que se ha demostrado eficaz en Europa, pero que sería más realista si contase con un respaldo generalizado por parte de otros países. No se puede ignorar que, como sugiere Estados Unidos, la aplicación real de las medidas de protección medioambiental ha de hacerse teniendo en cuenta a los propios países afectados (y en ese sentido ha sido un acuerdo invitar a la cumbre para hablar de ello a países como China o La India, dos de las economías emergentes más ricas en contaminación) pero también es necesario que exista un cierto grado de control del juego limpio en un mundo globalizado. Teniendo en cuenta sus posiciones de partida, el presidente norteamericano George W. Bush ha recorrido ya un largo camino desde el escepticismo más negativo de su primer mandato a un vacilante interés por las cuestiones medioambientales en el que parece estar en la actualidad. La sociedad norteamericana, sin embargo, ha dado ya señales de que ha sobrepasado los criterios de la Administración en este campo y está evolucionando en muchos casos en la misma dirección que Europa. Por ello, sería bueno que Bush aprovechase esta ocasión en la cumbre del G 8 para sumarse a la corriente de una protección razonable del medio ambiente que será sin duda uno de los elementos fundamentales de la economía del siglo XXI.