Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
50 ECONOMÍA www. abc. es economia MIÉRCOLES 6- -6- -2007 ABC Fornesa acelera su relevo y cederá mañana a Isidro Fainé la presidencia de La Caixa La primera caja española tendrá una cúpula bicéfala con CaixaHolding como brazo de su expansión internacional J. C. VALERO M. PORTILLA BARCELONA MADRID. La Caixa anunció ayer que su actual presidente, Ricardo Fornesa, presentará mañana la dimisión ante el consejo de administración de la entidad para proponer el nombramiento Isidro Fainé como su sustituto. Fornesa, sin embargo, no se irá a casa, pese a tener 76 años de edad, y mantendrá la presidencia de CaixaHolding, sociedad que actúa de cartera de las participaciones industriales del grupo y que sacará a Bolsa el próximo noviembre el 20 de un capital social valorado en 22.500 millones de euros. Con esta decisión, Fornesa anticipa una sucesión tranquila en la cúpula de la primera caja de ahorros española, antes de que expire su mandato en 2009 en cumplimiento de la ley catalana de cajas. La Generalitat adaptó la norma financiera española para posibilitar que Fornesa continuara al frente de La Caixa dos años más tras cumplir los 75 de edad. Precisamente, una adaptación similar fue la que precipitó la salida del anterior presidente de la entidad, Josep Vilarasau, y el nombramiento de Fornesa. En la presidencia de CaixaHolding, compañía que será la octava española por capitalización bursátil, por detrás de Inditex, Fornesa no va a tener problemas de limitaciones de edad, salvo las que se aplique a través del código de buen gobierno de la compañía. Desde CaixaHolding, el presidente saliente de La Caixa podrá pilotar su expansión internacional, después de que la entidad haya abierto esta semana su primera oficina en Polonia. La única incógnita a despejar mañana será el nombre del sustituto de Fainé en la dirección general de La Caixa. Aunque la entidad siempre ha promocionado a sus ejecutivo, la llegada de un nuevo director general externo mantendría los actuales equilibrios en la cúpula de la primera caja española, con el actual esquema de tres directores generales adjuntos: Antoni Massanell, para las áreas de tecnología, banca elec- Poder bicéfalo Fainé se sentará a partir del próximo jueves en el sillón presidencial de La Caixa, mientras Fornesa presidirá el holding de la entidad REUTERS Fernando González Urbaneja LA CAIXA, MÁS QUE UNA CAJA a Caixa es una institución central en Cataluña, una especie rara y a proteger, que actúa bajo su propia lógica, que diseña su propia estrategia con discreción y anticipación. Así ha sido desde que la fundaron, allá por 1902, Francesc Moragas y Lluis Ferrer- Vidal, tras una dura huelga general que animó a algunos empresarios a ocuparse de la llamada L cuestión social La Caixa nació civil, social y ciudadana y se mantiene fiel a ese guión con flexibilidad para adaptarse y entender a los sucesivos poderes políticos. Hubo un momento crítico allá por 1975, cuando había que sustituir al eterno director, Luño Peña, catedrático de derecho natural, rector de la Universidad de Barcelona y director general de La Caixa tras la guerra civil y durante más de treinta años. Una garantía frente al franquismo. Cuatro candidatos, con distintas fuerzas políticas a sus espaldas, pugnaron por el puesto. Se impuso José Vilarasau porque sumó más apoyos, especialmente el del Banco de España. Con Vilarasau La Caixa reforzó su perfil profesional, sin descuidar la fortaleza institucional y la ambición de crecer. Y desde entonces, cuantos in- tentos han promovido distintos poderes políticos para ocupar poder en La Caixa se estrellaron con una casa rocosa y flexible, dispuesta al pacto coyuntural, adjetivo, pero decidida a preservar su autonomía. La sucesión de Vilarasau no fue sencilla, llevó a una presidencia provisional al jurídico, a un Ricardo Fornesa que tenía todas las claves y que sin ser el candidato de nadie lo era de todos. Tregua para uno o dos años que se han alargado porque era la mejor opción. Y antes de que el relevo fuera obligado y que se desataran las intrigas, Fornesa cederá los trastos a Isidro Fainé, que significa continuidad y que da portazo a enredos. La anticipación como arte y como vacuna de incertidumbres. Más que una caja, una entidad financiera y social líder y rara, protagonista de su propia trayectoria. trónica y servicios bancarios; Tomás Muniesa, para Seguros, Tesorería y Recursos Humanos; y Marcelino Armenter, que dirige la estrategia de participadas. La salida a Bolsa de CaixaHolding supondrá a La Caixa la disolución del riesgo de sus inversiones, en cumplimiento de los criterios de Basilea II, tantas veces recordados por el Banco de España y el vicepresidente segundo del Gobierno y ministro de Economía, Pedro Solbes. Pero también va a servir como una importante fuente de financiación con la que la entidad va a hacer frente a nuevas adquisiciones y crecer internacionalmente, tal y como ha anunciado, a través de la compra de bancos en Europa y América, incluidos los Estados Unidos. El consejero de Economía y Disolución de riesgo