Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MIÉRCOLES 6 s 6 s 2007 INTERNACIONAL 49 El segundo de Cheney, condenado a 30 meses por el caso de la espía delatada La sentencia, más dura de lo previsto y especialmente embarazosa para la Casa Blanca, dispara las especulaciones sobre un posible perdón presidencial PEDRO RODRÍGUEZ CORRESPONSAL WASHINGTON. Tras una saga judicial que ha servido para dejar en evidencia las tácticas utilizadas por la Administración Bush para justificar la invasión de Irak- -además de generar un inquietante daño a la protección de fuentes periodísticas confidenciales- un juez federal ha impuesto una significativa pena de cárcel contra el ex jefe de gabinete del vicepresidente, Richard Cheney, por perjurio y obstrucción a la Justicia en el caso de la espía delatada. En total, Lewis Scooter Libby se ha hecho acreedor de dos años y medio de privación de libertad y una multa de 250.000 dólares. Al formular esta sentencia, más dura de lo esperado, el magistrado Reggie Walton indicó claramente que los cargos públicos de Estados Unidos deben pagar el correspondiente precio cuando se pasan de la raya El juez ha reconocido que algunas veces la gente comete errores pero en este caso existen evidencias que abrumadoramente confirman la culpabilidad del hombre de confianza del todopoderoso vicepresidente Cheney. La condena resulta especialmente embarazosa para la Administración Bush, con un mínimo respaldo popular hacia su gestión bélica en Irak. Y frente a reproches contra un gobierno, teóricamente, obsesionado con la seguridad nacional pero que por una supuesta vendetta política habría llegado a divulgar, durante el verano del 2003, la identidad de Valerie Plame como agente de la CIA en represalia por las críticas contra la invasión de Irak formuladas por su esposo, el embajador Joseph Wilson. Durante una concurrida vista oral celebrada ayer por la mañana en Washington, Libby, rodeado por sus abogados, mantuvo la calma mientras su esposa, Harriet Grant, no podía contener las lágrimas. En ningún momento el procesado llegó a expresar remordimiento por sus acciones, solicitando únicamente que el conjunto de su vida fuera valorado por el juez Reggie Walton, quien al final ha optado por aplicar un castigo en línea con la pena solicitada por el fiscal especial, Patrick Fitzgerald. Funcionario que para justificar el resultado tangencial de sus pesquisas volvió a insistir en que todo el sistema legal de Estados Unidos se basa en la verdad Junto a esta pena, el magistrado Walton ha fijado una audiencia para el próximo 14 de junio para determinar si Libby puede permanecer en libertad mientras recurre la sentencia. Proceso que se podría prolongar durante un año, y que eventualmente colocaría a Libby a las puertas de la cárcel, hacia el final del segundo mandato de George W. Bush en la Casa Blanca. Calendario que, junto a las cartas de respaldo firmadas por la plana mayor más conservadora del Partido Republicano, ha vuelto a La anulación de dos juicios agrava la política de la Casa Blanca con Guantánamo P. R. WASHINGTON. Magistrados militares han anulado los procesamientos formulados por la Administración Bush contra dos de los 385 retenidos en la prisión de Guantánamo. Decisión que ilustra los reiterados problemas de la Casa Blanca para llevar a cabo sumarios juicios en sus instalaciones carcelarias extrajudiciales de Cuba, pese a los sucesivos esfuerzos legislativos forzados por las críticas del Tribunal Supremo. Al término de dos vistas preliminares celebradas esta semana, sendos magistrados togados del Ejército de Tierra y de la Armada de Estados Unidos optaron por rechazar todas las acusaciones formuladas contra Salim Ahmed Hamdan- -un yemení identificado como chófer y guardaespaldas de Osama Bin Laden- -y Omar Khadr- -detenido en el 2002 durante combates en Afganistán cuando este ciudadano canadiense tenía tan solo quince años- En ambas instancias se ha llegado a la conclusión de que el Departamento de Defensa falló a la hora establecer claramente la existencia de jurisdicción penal sobre estos dos detenidos, cuestionando que se encuentren dentro de la categoría de combatientes enemigos ilegales que la Casa Blanca aspira a enjuiciar a través de procesos militares sumarios. Lewis Libby reveló la identidad de una agente de la CIA para castigar las críticas de su esposo a la invasión de Irak disparar las especulaciones sobre un posible perdón presidencial. La Casa Blanca, con su máxima representación de viaje en Europa para participar en la cumbre del G- 8 convocada en Alemania, se limitó a indicar que el presidente no tiene intención por ahora de intervenir en este caso penal.