Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MIÉRCOLES 6 s 6 s 2007 INTERNACIONAL 45 Brown quiere crear un día nacional para unir al país y fomentar la integración El día de la britanidad intentaría superar la creciente división entre ingleses y escoceses s Se exigiría conocer el inglés y el país para tener la nacionalidad EMILI J. BLASCO CORRESPONSAL LONDRES. Los problemas de integración de la inmigración y las fuerzas centrípetas que suponen los nacionalismos internos podrían llevar al Reino Unido a instaurar un día nacional. La idea ya fue lanzada por el próximo primer ministro, Gordon Brown, abanderado de la britanidad y esta semana podría ser concretada en un informe que el Gobierno debe remitir al Parlamento. A diferencia de otros países, el Reino Unido no tiene ninguna fiesta nacional. Los escoceses celebran la jornada de su patrón, San Andrés, y hay una campaña que reclama que San Jorge sea festivo para los ingleses, en el marco del creciente incremento del nacionalismo en Inglaterra como reacción al de Escocia. Con el fin de superar esas fuerzas disgregadoras, el Gobierno desea instaurar una fiesta nacional que también sirva para implicar más a los inmigrantes. El informe que elabora el Ejecutivo pretende extender el orgullo de la britanidad celebrar los valores y logros alcanzados por el conjunto de los ciudadanos a lo largo de la historia y lograr un mayor compromiso de las distintas comunidades. Junto con esta iniciativa, revelada por la ministra de Administraciones Locales, Ruth Kelly, y el secretario de Estado para la Inmigración, Liam Byrne, existe un plan para regular con mayores exigencias el acceso a la nacionalidad británica. Existe el deseo de poner en marcha un sistema de puntos, que tenga en cuenta el dominio del inglés, el conocimiento de la historia y las costumbres del país y la contribución a actividades de voluntariado local. Actitudes de mala conducta social restarían puntos o podrían privar de obtener la nacionalidad. Ello llevaría a una clarificación de los derechos y deberes que adquiere cada ciudadano en relación a sus vecinos y demás compatriotas. Tenemos que dejar claro que la nacionalidad no es algo que simplemente se reparte, sino algo que se gana afirma Byrne. Otro punto del plan es la generalización de las ceremonias de ciudadanía ya puestas en marcha de modo voluntario, donde se entrega documentación de reconocimiento de nacionalidad, se enarbola la bandera de la Union Jack y se canta el himno nacional. Por su parte, quienes acceden a los 18 años podrían recibir un paquete de ciudadanía con información sobre el sistema democrático, un listado de lugares donde prestar trabajo voluntario y la especificación de las principales obligaciones cívicas. Tradicionalmente menos entusiastas con los símbolos nacionales que los conservadores, los laboristas han ido cambiando de mensaje en los últimos años. La elevada inmigración del Este de Europa; los atentados del 7- J, que demostraron el rechazo de jóvenes hacia el país que acogió a sus padres o abuelos, y la pérdida de terreno electoral frente al nacionalismo escocés ha hecho que Brown prepare su próximo mandato con una apuesta por la nación británica y llamadas a no dejar la Union Jack a la extrema derecha. El posible Día Nacional aún no tiene fecha, pero las preferencias apuntan por el 15 de junio, (promulgación de la Carta Magna) 8 de mayo (día de la victoria en la Segunda Guerra Mundial) y 6 de junio (desembarco de Normandía) Kaczynski no sacará a Kafka y Goethe de las escuelas, tras las críticas SIMÓN TECCO LIUBLIANA El primer ministro polaco, Jaroslaw Kaczynski, salió ayer en defensa de los clásicos de la literatura mundial y se opuso a los planes del viceprimer ministro y, a su vez, ministro de Educación, Roman Giertych, que propone borrar de la lista de libros obligatorios en el programa escolar a muchos de estos autores, por considerarlos inapropiados para niños y adolescentes. Kaczynski afirmó que las obras de escritores como Fiodor Dostoievski, Franz Kafka, Johann Wolfgang Goethe y Joseph Conrad, seguirán siendo lectura obligatoria. Con esta declaración, el primer ministro zanja la polémica surgida en la opinión pública polaca, por la controvertida propuesta de Giertych, líder del nacionalista y católico partido integrista, Liga de las Familias Polacas. En una reciente entrevista, Giertych declaró que reemplazaría a estos y otros escritores por autores más católicos y más patriotas. Instrucciones para ser inglés