Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MIÉRCOLES 6 s 6 s 2007 ETA REVIENTA LA LEGISLATURA DE ZAPATERO LA FISCALÍA COMO ARIETE ESPAÑA 27 Pumpido, entregado al proceso POR N. C. N. V. MADRID. La Justicia no está para favorecer procesos políticos, pero no está tampoco para obstaculizarlos Los 439 días trascurridos entre la declaración por ETA del alto el fuego permanente y la ruptura oficial de la tregua han sido fiel reflejo de los vaivenes de la Fiscalía, expresados con claridad en esta frase por el fiscal general del Estado, Cándido CondePumpido. Como si hubiera justiciables de primera y de segunda, durante todo este tiempo el Ministerio Público ha sabido mostrar su firmeza frente a los pistoleros etarras mientras que ha hecho gala de mayor comprensión frente a los integrantes del entorno político de la organización terrorista, liderados por Arnaldo Otegi. Un hecho muy relevante se produjo justo un mes antes del anuncio del alto el fuego: el fiscal general obligó al hasta entonces fiscal- jefe de la Audiencia Nacional, Eduardo Fungairiño, a renunciar a su cargo. Fungairiño no había sido un subordinado cómodo para Conde- Pumpido. Con Fungairiño fuera y seis días después del alto el fuego se producía el primer guiño de la Fiscalía hacia Otegi. Cuando estaba anunciada la solicitud de prisión incondicional para el batasuno (éste ya estaba en libertad bajo fianza y fue evidente la reiteración delictiva) el Ministerio Público no sólo cambió de criterio in extremis (pidió fianza de 100.000 euros) sino que ni siquiera acudió a la vistilla el fiscal del caso, fulminantemente relevado. Fue la aplicación práctica de otras palabras de CondePumpido quien, al conocer el anuncio de ETA, pidió una reflexión serena ante la nueva situación. Otra de las medidas de gracia de las que se benefició Otegi fue la retirada de la acusación por enaltecimiento del terrorismo en una causa que la propia Fiscalía había promovido: el homenaje a la etarra Olaia Castresana, fallecida tras estallarle la bomba que manipulaba. Esto supuso la absolución del batasuno al ser el fiscal la única parte acusadora y provocó un duro enfrentamiento entre el tribunal (que en sentencia aseguró que había pruebas suficientes para condenar) y Javier Zaragoza, fiscal- jefe de la Audiencia Nacional (quien consideró que la Sala se había extramilitado con ese comentario) Otro de los capítulos más sonados de la Fiscalía- -al margen de no formular acusación en el caso Egunkaria (donde había pedido el procesamiento) o su inactividad en el sumario de las herriko tabernas -fue el que tuvo por protagonista al sanguinario etarra José Ignacio de Juana Chaos. Y no fue tanto en la rebaja de la pena solicitada por las amenazas vertidas en dos artículos (de 96 a 13 años de prisión) como por su posición favorable a la concesión de la prisión atenuada al terrorista, una medida que argumentó en razones humanitarias y que fue rechazada por amplia mayoría por el Pleno de la Sala Penal de la Audiencia Nacional. Tuvo por lo tanto que ser la administración penitenciaria quien finalmente sacara a De Juana de la cárcel. La tibia posición de la Fiscalía (y también de la Abogacía del Estado) frente a ANV- -opción política sucesora de la ilegal Batasuna- -es el más reciente episodio de la benevolencia mostrada con el entorno po- lítico de ETA. No obstante, desde el Ministerio Público se ha lanzado con insistencia el mensaje de que se ha actuado con contundencia frente a los terroristas y se ha puesto como ejemplo el elevado número de sentencias condenatorias conseguidas en la Audiencia Nacional. A este respecto, fuentes de este Tribunal- -nada sorprendidas con el último anuncio de ETA- -subrayan que si ha aumentado el número de condenas a etarras es porque se ha incrementado la actividad de las distintas Secciones de la Sala Penal, y no sólo por una especial actuación de la Fiscalía. Medidas de gracia La Fiscalía ha sido dura con la mayoría de los pistoleros de ETA y benevolente con su entorno político