Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
100 GENTE www. abc. es gente MARTES 5- -6- -2007 ABC Paris Hilton: la presa número 9818783 La pájara ya está en la jaula. Y allí permanecerá durante 23 días (de los 45 iniciales) como consecuencia de haber violado el periodo de prueba impuesto tras una infracción por conducir borracha POR ROSA BELMONTE MADRID. Asustada pero lista (dispuesta, se entiende) para afrontar el cumplimiento de la sentencia. Así dijo estar Paris Hilton, de 26 años, ante su inminente entrada en prisión. Lo que no se sabía entonces, en la alfombra roja de los MTV de cine, es que justo después de la ceremonia, donde fue objeto de las más crueles bromas, iba a partir para su previsto encierro. Claro, que quizá fue por eso. Mejor encerrada que avergonzada, que aquello parecía una penitencia previa, lo que demuestra que en el fondo (y en la superficie) es una infeliz. O será que, después de haberse refugiado en la Biblia, pero sin dejar de ser Paris Hilton, quería su particular calvario. Tenía de plazo hasta hoy martes pero pasadas las 22.30 del domingo se presentó (con mamá) en la cárcel para hombres del centro de Los Ángeles, desde donde fue escoltada al módulo de detención femenino de Lynwood. Allí la ficharon, le tomaron las huellas, le hicieron un chequeo, le dieron ropa carcelaria de color naranja (y no de Hermès, precisamente) y la fotografiaron con la melena coquetamente recogida en un lado o estudiadamente enredada, todavía maquillada y con un intento de sonrisa. Pero la rica presidiaria muy pronto ha de volar, exactamente el 26 de junio, según consta en el documento oficial del departamento del sheriff del condado de Los Angeles, donde también se lee que su número de interna es el 9818783. Y su color de pelo, rubio (de momento sin raíces) El sheriff ha confirmado, asimismo, que Paris ha tenido que desprenderse de sus extensiones capilares. Pobre chica. La actriz, cantante y lo que le echen, además de tirar de la Biblia y de El poder del ahora (un delirante libro de autoayuda de Ekhart Toll) había aprendido kárate para defenderse durante esta apócrifa versión de su reality The simple life (lo de ahora es The trullo life Pero quizá no le hagan falta las patadas porque va a una zona de necesidades especiales donde estará separada de las otras reclusas. El apartado al que va la Hilton es el reservado para policías, funcionarios públicos, famosos y, en general, gente necesitada de protección adicional frente al vulgo enchironado. La celda de Paris tiene dos literas (para ella sola) una mesa, un lavabo, un inodoro y una ventana. Comerá allí y podrá salir una hora diaria para ducharse, ver la tele, participar en actividades al aire libre o hablar por teléfono (de los pegados en la pared) La presa aseguró el domingo en la alfombra roja que tuvo la opción de ir a una cárcel privada sin dar más detalles. Pero ahora es una ciudadana modelo: Me negué porque siento que los medios me muestran de un modo que no soy y por eso quise ir a la del condado, para demostrar que puedo hacerlo y que me tratarán como a todos los demás. Cumpliré el tiempo (de mi condena) Lo haré del modo correcto El peligro es que salga del centro de detención peor de lo que ha entrado. Al menos si la Biblia le parece muy gorda y decide profundizar en El poder del ahora que muestra las dificultades en el apercibimiento del ser derivadas de la creencia en el poder del ego Leer no siempre es buena idea. Paris, no lo hagas. Tenía de plazo hasta hoy, pero pasadas las 22.30 del domingo se presentó (con mamá) en la cárcel Así de fashion lucía la multimillonaria París en las fotos de su ficha policial AP AFP