Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
98 DEPORTES MARTES 5 s 6 s 2007 ABC FÓRMULA 1 MOTOCICLISMO Casi todos los vecinos de Man han perdido algún familiar en una cita que el Mundial descartó por temeraria Siete empresas optan a redactar el proyecto del circuito urbano de Valencia ABC VALENCIA. Siete son las empresas que se disputarán la redacción del proyecto que alumbrará la creación del circuito urbano de Fórmula 1 de Valencia, que albergará una de las pruebas del mundial durante siete años a partir de 2008. La Consejería valenciana de Infraestructuras y Transporte, a través de la Red de Transportes y Puertos de la Generalitat (GTP) dio ayer el pistoletazo de salida para la creación del llamado Proyectos básicos y constructivos de la conexión de la Alameda y la avenida de Francia con la Marina Real Juan Carlos I y el acceso norte al puerto La Generalitat busca de este modo la compatibilidad de un gran premio de Fórmula 1 con la celebración de grandes competiciones naúticas, en este caso, la Copa América. El proyecto determinará las remodelaciones urbanísticas necesarias para posibilitar la construcción del circuito. Se pretende que las nuevas infraestructuras sean de uso diario y permanente para el tráfico de la capital del Turia, al tiempo que compatibles con la celebración de la competición. El contrato incluye además la adecuación de parte de la superficie a usos deportivos. Elementos tales como vallas, protecciones y relativos a la zona de boxes serán portables, montables y desmontables. También contempla la urbanización de la avenida de Francia- Alameda y la construcción de un paso inferior bajo el ferrocarril actual en el cruce con el paseo de la Alameda de Valencia. Además, está prevista la adecuación de la ronda de la dársena interior del puerto (Marina Juan Carlos I) y la construcción de un puente giratorio en la dársena interior. riesgo que concede a Man su fama internacional. Y apoyan la carrera como si fueran sus patrocinadores. No existe una lista oficial de las decenas de fallecidos contabilizados en este evento. Nunca se hizo. Es una carrera sin ley: no hay límite de velocidad, porque no existe en la vida normal. El cartel de 130 millas es oficial. Pero la atracción fatal del TT no se basa únicamente en ser una competición sin prohibiciones. A la sombra de esta anarquía alimentaron su historia una pléyade de pilotos bohemios, sin más normas que su calidad desenfrenada, que escribieron para la eternidad capítulos de resistencia y poderío que ya no se repiten. Joey Dunlop, el ganador por antonomasia, se hizo famoso por llegar en su caravana minutos antes de la competición, sin reconocer el circuito, bajar la moto del maletero, arrancar y triunfar. Un aura de superioridad que engrosaba con las noches de juerga previas al banderazo de salida. Tomaba cervezas en los pubs durante la madrugada y horas después conquistaba la victoria. Cierto es que a todos les llegó la hora. En una oportunidad tuvo que retirarse, mareado sobre la moto, luego de una borrachera en la que no durmió ni un minuto. Si Dunlop definió al motero fanfarrón, Hailwood protagonizó la épica. En 1965 sufrió un accidente que le rompió la nariz, le destrozó la frente y dejó su MV Augusta con el manillar doblado y el motor echando humo. Se levantó, arregló como pudo la máquina y logró el triunfo con sangre goteando en los guantes. Ya no surgen corredores así. Los provoca la Isla de Man. A vida o muerte. Ganar con la tez ensangrentada Georg Meier venció en 1939 con esta BMW. Aquí supera un puente protegido por una barandilla ABC Cien años de la TT Isla de Man, la carrera de la muerte Ayer comenzó esta prueba legendaria, que siempre escondió la lista oficial de víctimas, en un trazado sin escapatorias, por puentes y alcantarillas, entre casas, rocas, farolas y poblados POR TOMÁS GONZÁLEZ- MARTÍN El 28 de mayo de 1907, veinticinco locos de las dos ruedas se atrevieron a competir por los tortuosos caminos de caballos que atravesaban la Isla de Man, situada en el Mar de Irlanda, en la costa oeste de Gran Bretaña. Dieron la vuelta al islote en un recorrido de 37,73 millas- -61 kilómetros- a una velocidad de 60 kilómetros por hora. En aquellos tiempos, las carreras de motos estaban prohibidas en Inglaterra, pero Man tenía estatus de nación y su legislación era independiente. Una autonomía que permitía a la isla eludir los límites de velocidad. Fue el argumento clave para convertirla en el escenario de una prueba que se transformó en legendaria gracias a su peligrosidad. Ayer comenzaron en esta pequeña parcela del planeta las cinco competiciones que conmemoran su centenario, que finalizarán el viernes con la cita estelar, la carrera senior TT (Tourist Trophy) Solamente Daytona la tutea en popularidad universal. Dunlop, vencedor en veintiséis ocasiones, Hailwood- -en catorce- -y Agostini- -diez veces- -alimentaron el prestigio de un gran premio que formó parte del Mundial de Motociclismo desde 1949 hasta 1976, momento en el que fue eliminado del calendario precisamente por su precio en vidas. Porque, con el paso del tiempo, algunos de los caminos de caballos se asfaltaron, pero el recorrido era el mismo. tas que han hecho grande a este pequeño país. Man reúne anualmente a sesenta mil moteros llegados de todo el mundo. La diferencia es que el islote sin ley posee una población de treinta y cinco mil habitantes. Triplica, durante esta semana, su censo. Treinta y cinco mil personas que se jactan, sin orgullo, de haber perdido algún pariente sobre una moto a lo largo de estos cien años. No se quejan. No piden al Gobierno de la ínsula que elimine las señales de tráfico que indican prohibido circular a más de 130 millas (200 kilómetros por hora) No son de broma. Son reales. Ellos, los nativos, admiten el La isla permite los 200 por hora La primera edición del Gran Premio de Europa de Fórmula 1 se disputará en Valencia en el otoño de 2008, y a partir de 2009 será en el mes de agosto. La firma del contrato que ratifica el acuerdo para la disputa de una prueba del Mundial en Valencia se firmó el 1 de junio en Londres entre el presidente de Valmor Sport, Fernando Roig, y el patrón de la Fórmula 1, Bernie Ecclestone, en un acto al que acudió el recientemente reelegido presidente de la Generalitat, Francisco Camps. Otoño de 2008 Los pilotos siguen atravesando un circuito sin escapatorias, con rocas que se protegen con algunas míseras balas de paja, mientras sortean puentes con barandillas como única separación, alcantarillas, farolas y casas rodeadas de un público que se coloca al borde, confiado en la destreza de estos artis- Herrero perdió la vida en un atropello, a 160 por hora Séptimo en 1968, tercero en 1969, el español Santiago Herrero se mató a lomos de su Ossa en la fatídica milla trece de la edición de 1970, en un terrible accidente. En Guen Vine adelantó a Stanley Woods, que le tomó el rebufo hasta la rápida doble curva de izquierdas del mojón de la 13, la Westwood, donde la rueda trasera de la Ossa patinó a más de 160 kilómetros por hora. Woods lo relató así: Santi entró muy rápido, el asfalto estaba muy mal, su máquina patinó y no pude evitarle Atropelló a Herrero, que sufrió fractura de cráneo con lesión de cerebelo, fractura de columna, hundimiento de tórax con lesión de pulmón, fractura de fémur, tibia y peroné y pérdida de un riñón. Falleció dos días después. Ángel Nieto, al que ayudó en el Mundial de 1969, dijo: Era el mejor Campeones como Dunlop y Hailwood se jugaron la vida mil veces en la isla y, cosas del destino, la perdieron lejos de ella. Joey murió en el año 2000, a los 48 años, en una carrera urbana en Estonia. Hailwood falleció en un accidente de tráfico normal en 1981, por culpa de un camión. Tenía 41 años.