Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
90 TOROS MARTES 5 s 6 s 2007 ABC Sólo le pido a Dios que no me embistan los seis Morante de la Puebla s Matador de toros Seis toros le aguardan mañana en la Corrida de Beneficencia, presidida por el Rey. Gesto mayúsculo que inaugura la Feria del 76 Aniversario de Las Ventas POR ROSARIO PÉREZ sonalidad, aunque creo que cada vez se parecen más todas. En la Maestranza, por circunstancias, algunas tardes no he tenido suerte y, cuando en la tierra de uno las cosas no ruedan bien, hacen más daño. Madrid me gusta. Y Sevilla, también. -La idea nació de Rafael de Paula. Él me lo comentó, lo pensé y me gustó. Se lo dije y se lo comunicó a la empresa. Así fue. ¿Cómo surgió la idea de encerrarse con seis toros en Madrid? -La apuesta es fortísima. -Siempre se dice que cuando se torea en Madrid aumentan los miedos. ¿Se multiplican ahora por seis? -Es dura, pero me llena de orgullo conseguir algo que no está al alcance de cualquiera. ¿Tiene el corazón partido? -Ya sabe lo que es matar seis toros en Las Ventas, como hizo el Domingo de Resurrección de 2004. ¿Qué diferencias hay moralmente entre aquel Morante y éste? -Madrid es una plaza difícil y, a veces, te pueden desesperar las dificultades; por eso, los temores son mayores cuando se matan seis, porque si las cosas no salen, el sufrimiento es inmenso. El miedo va con uno, pero son tantas la responsabilidad, las ganas y la ilusión que el miedo físico se tapa un poco. -No, ya lo arreglé: le puse una tirita. Las dos son especiales; simplemente, no me agradan las injusticias. Cuando te tengan que pegar una bronca, que te la peguen grande, pero cuando te tengan que aplaudir, que te aplaudan fuerte. -Me sorprendió hasta a mí mismo. Pero era el momento, me dio la gana y me fui. -En la Feria de Abril sorprendió a todos yéndose a portagayola. Morante de la Puebla, ante la apuesta más importante de su vida REUTERS -Que pidan, que pidan. No sé si alguna vez me entrarán ganas. Soy bastante desganado. -A ver si ahora se lo van a pedir todas las tardes. El toreo es puro instinto, como cuando el león va a por su presa y se mueve de modo que no lo vea rái. Yo las he oído en películas de Bruce Lee, pero nunca en una de toros. En el toreo debe prevalecer la vida y el arte. A lo otro no le encuentro un sentido real. No me gusta: el toreo es el toreo, y el kárate es el kárate. En mi vida pensé yo que me iría a portagayola en Sevilla. Si lo pienso, me muero y no voy las que se desenvuelve, ¿dónde los ha aprendido? Si Paula dice que soy el número uno, de lo único que tengo que preocuparme es de no dejarlo malamente que no me embistan los seis, porque, si no, no podré ni con la espada ni con la muleta. -Debe imponer mucho aguantar de rodillas frente a chiqueros. -Ha tenido el gesto de anunciarse de modo altruista, algo que no es frecuente. -No, pero fue una idea. No quiero sentar precedente ni nada. -Siempre es diferente. Aquella vez venía con muchas ganas de superarme, de estar en contacto conmigo mismo, y no hubo suerte. Hoy no pienso en nada de dolor. Voy a expresar mis sentimientos con el sueño de disfrutar de una gran tarde. -Muchísimo. Además, en Sevilla no le ponen divisa al toro, cosa que es una falta de respeto hacia el que se pone delante, porque al colocársela despierta su instinto y acomete de otra manera. Ése fue el mayor miedo. Lo veía al fondo escarbando y... Hasta que galopó y pasó. -En mi vida había pensado yo irme a portagayola en Sevilla. Si lo pienso, me muero y no voy. Esos toreros que van premeditados con que se irán deben tener un amor propio y una fuerza que yo no tengo. Soy muy impulsivo y apasionado, pero eso de esperar y hacer el paseíllo sabiendo que te vas a ir a chiqueros... ¡Uf! Yo no. Me da miedo. Si me habla de Madrid, ya le digo: estoy cagado. De eso, nos olvidamos. ¿A qué sale a una plaza? -En Las Ventas sí le ponen divisa... -Hay que salir a torear. Y dispuesto a asumir riesgos para torear bien. Y ya está. No hay más. ¿Cómo es la preparación ante un reto tan fuerte como éste? -Igual: torear de salón, ir de vez en cuando al campo y pensar mucho. También se necesita estar fuerte: cuando cuajas un toro, te vacías de una forma de la que no es fácil reponerse. Yo lo único que le pido a Dios es -Es algo natural. Es como cuando el león va a por su presa y hace determinados movimientos para que no lo vea. El toreo es puro instinto. ¿Le da algún consejo su apoderado, Rafael de Paula? ¿Se considera un valiente? -La corrida levantó cierta polémica porque, en principio, se exigía lidiar la de Torrestrella, pero aceptaron que usted eligiese toros de distintas divisas. -No entiendo de novelas, no me gustan. Me ofrecí y los que mandan, la Comunidad y la empresa, dieron el visto bueno. -Creo que lo he demostrado. Pero me considero, sencillamente, un torero. -Y el desparpajo y la torería con ¿Cambian las cosas cuando el apoderado es un torero tan genial como Paula? -No me gusta la palabra consejo. Simplemente, habla de toros. Son comentarios de un torero que ha pasado por ahí, aunque yo también sé lo que es matar seis toros. Lo que más me preocupa es que sople el viento, porque si yo me despierto por la mañana y veo viento, moralmente me vengo abajo. Muere Raúl Acha Rovira, un valiente estoqueador JOSÉ LUIS SUÁREZ- GUANES MADRID. Raúl Acha Rovira ha muerto a los 87 años, víctima de un infarto, en México. Nacido en Buenos Aires, se nacionalizó peruano. Tomó la alternativa en Barcelona, en junio de 1946, de manos de Manolo Escudero. Se hizo el amo de esta plaza, gracias a su valor y sus estocadas. Ese mismo año confirmó en Madrid. En 1948 abrió la Puerta Grande, el 12 de mayo. En 1949 volvió a triunfar en San Isidro y se encerró con seis toros el 3 de julio, con gran éxito, saliendo a hombros hasta el hotel. En 1952 sufrió dos graves cornadas. Torero valeroso, quedan en el recuerdo sus gaoneras, sus estatuarios por alto, sus parones a lo Villalta y su entrega como estoqueador. Su hijo, el famoso cantante Enmanuel, intentó ser torero. -Es el escaparate de cara al mundo exterior. Tienemásdivulgación que ninguna. Para dar un salto espectacular Madrid es fundamental. Siempre me ha gustado esta plaza. Me ha sabido esperar y comprender. ¿Qué representa esta plaza para usted? -De cualquier modo, el aficionado espera de usted otras cosas. ¿Se siente más comprendido por Madrid que por Sevilla? -Son plazas con diferente per- -Considerado torero de arte, no estamos acostumbrados a oírle frases del tipo voy a jugarme la vida o es un buen día para morir -Lo de irse a portagayola, aparte de un gesto de valor, es una declaración de intenciones. Es como tirar para delante y derribarlo todo. -Lo defiende con enorme pasión y le declara número uno. ¿Se siente usted en esa posición? -Claro que sí, por su sabiduría natural. Otros apoderados me han podido hablar de negociaciones, pero de torear y de toros siempre me he encontrado limitado. Y ahora es al revés. -Esas frases me suenan a samu- -Yo no. Me siento un torero entregado y con condiciones, capaz de emocionar a todas las plazas, pero el número uno, pues no. Son pensamientos de Rafael y, como tal, yo los respeto. Si él lo piensa y lo dice, de lo único que tengo que preocuparme es de no dejarlo malamente.