Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
86 CULTURAyESPECTÁCULOS MARTES 5 s 6 s 2007 ABC CLÁSICA Ibermúsica Obras de Dvorák, Mozart, Ravel y Berlioz. Intérpretes: Lang Lang, Javier Perianes, London Symphony Orchestra. Director: Daniel Harding. Lugar: Auditorio Nacional, Madrid. El filo del horizonte ALBERTO GONZÁLEZ LAPUENTE Una orquesta, dos pianistas y un director. La London Symphony se ha vuelto a pasear por Madrid dejando regusto de sana envidia. Hay orquestas más deslumbrantes y poderosas, allende el Atlántico; las hay más perfectas en Europa central; pocas capaces de hacerlo tan bonito, equilibrado... posible. La sensación de que lo escuchado no es producto de la genialidad, y sí del trabajo inteligente, coloca todo a un nivel aparentemente accesible. Envidiarlo es, también, lamentar algo que sonará polémico pero que es absolutamente cierto: la prosperidad orquestal española ha terminado por anquilosarse en una calidad media que nadie es capaz de trascender. Las grandes orquestas del mundo siguen estando más allá del horizonte. Podrá pensarse que también muchos grandes intérpretes. Como elpianistaLang Lang, que está de moda y no por mero marketing. Se le escuchó el concierto 17 de Mozart o, si se quiere, la sublimación idealizada de una partitura que dejó lugar para encuentros imposibles. El sonido articulado y con cuerpo, pianísimos de una calidad sorprendente, sutiles ritmos de danza respirados de forma asombrosa, silencios expectantes, expresivas progresiones, modulaciones... Y todo ello en diálogo con una orquesta más acomodada en el estilo pero extremadamente minuciosa. Por eso es un orgullo que Javier Perianes pueda estar ahí. Haciendo gala de una personalidad que es distinta, concentrada. El piano del onubense es de toque liviano, preciso y bonito. Su naturaleza es esencialmente poética. El concierto en sol de Ravel le queda muy cerca. Y, aún así, también él apuró el estilo para llevarlo a una posición atmosférica, cantado y nada hiriente. Hubo acentos aplacados y melodías en levitación, como la del segundo movimiento, tan sentida y, al tiempo, tan solitaria ante el mutismo de una mano izquierda que apenas quiso revelar su enjundioso juego rítmico y armónico. Perianes tocó Ravel de forma orante. LaLSO le envolvió magistralmente, porque si algo ha confirmado su doble visita, incluyendo Dvorák y Berlioz, es que tiene en Daniel Harding a un joven director asentado en una musicalidad ordenada, segura e inspirada. Bruce Springsteen, más vivo y directo que nunca en Live in Dublin Hoy se pone a la venta el nuevo disco del Boss un álbum en directo grabado durante la gira del pasado año MANUEL DE LA FUENTE MADRID. El mejor concierto de los últimos cinco años En algún momento, en algún lugar, puede haber existido un concierto más intenso, pero en los últimos 40 años no lo he escuchado Y no lo digo yo, claro, que no soy ni imparcial ni objetivo tratándose de quien tratamos, sino que son opiniones de dos de los grandes diarios de Estados Unidos, The Washington Post y Los Ángeles Times respectivamente. Y se refieren, cómo no, a la intensísima gira que Bruce Springsteen realizó el pasado verano y el pasado otoño por diversos escenarios norteamericanos y un buen puñado de ciudades europeas, entre ellas, Madrid, Valencia, Granada, Barcelona y Santander, por las que el Boss pasó entre los días 19 y 25 de octubre. Muchas fueron, pues, las llamadas, pero sólo una ha sido la elegida, Dublín, ya que la capital irlandesa tiene el honor de haber sido el escenario escogido para recoger lo mejor de los tres conciertos que allí dio Bruce en un lugar tan emblemático como The Point, y que son el eje, el meollo y la sustancia de su nuevo disco, Live in Dublin que se pone a la venta hoy. En concreto, el álbum consta de un doble CD DVD con veintitrés tonadillas grabadas en directo en la capital de la verde Erin los días 17, 18 y 19 de noviembre del pasado año 2006. Evidentemente, el DVD y los dos CD incluyen las mejores piezas de The Seeger Sessions pero también nuevas versiones del repertorio de Bruce y canciones nunca antes registradas como Love of the common people de John Hurley y Ronnie Wilkins. Entre los viejos clásicos del Boss que vuelven a la festiva palestra de las Seeger Sessions, se encuentran, por ejemplo, Atlantic city Further on up the road If I should fall behind Open all night y Growin up Canciones que, junto a las del repertorio de Seeger como We shall overcome Old Dan Tucker O Mary don t You weep Pay me my money down y otros clásicos como When the saints go marching in constituyen, como ha resaltado el periodista y manager del Boss Jon Landau, la visión de Bruce de Springsteen, durante el concierto que ofreció en Madrid en octubre del pasado año la música americana: folk, blues, dixieland, country, swing, gospel, rock... Todo está grabado con la clásica energía de Bruce y creo que es uno de sus mejores trabajos Por muchos años que cumpla, la vieja música popular renace cuando un tipo corajudo como Springsteen la pone al día y hace que sus viejos mensa- ÁNGEL DE ANTONIO jes vuelvan a convertire en nuevos sueños. A la sombra del viejo roble de la música folk americana que es Pete Seeger, estas piezas son un vendaval de buen rollo. Canciones en torno a la hoguera. Como en los viejos tiempos. Más información sobre el cantante: http: www. brucespringsteen. net TEATRO Móvil Autor: Sergi Belbel. Dirección: Miguel Narros. Escenografía: Andrea D Odorico. Vestuario: Sonia Grande. Iluminación: Juan Gómez Cornejo. Música: Luis Miguel Cobo. Intérpretes: María Barranco, Nuria González, Raúl Prieto y Marina San José. Lugar: Teatro María Guerrero. Madrid Tragicomedia rosa JUAN IGNACIO GARCÍA GARZÓN El mismo objeto que propicia la comunicación puede servir también para sembrar la destrucción si es utilizado como activador de un explosivo. Ésa parece ser la moraleja sobre el teléfono móvil latente en la última obra de Sergi Belbel, que llegaba a Madrid precedida de críticas negativas tras su estreno en Barcelona, dirigido por Lluís Pasqual. Visto el montaje que firma Miguel Narros en el teatro María Guerrero, no seré yo quien lleve la contraria a mis colegas barceloneses. Los cuatro personajes de la obra- -que se comunican casi exclusivamente por sus celulares, como se dice en Iberoamérica- -son dos madres y dos hijos: una madre separada, neurótica y chapada a la antigua a la que su hija ha regalado un viaje, y otra madre, ejecutiva multinacional, hiperactiva y absorbente, y su apuesto hijo, que al principio podría ser confundido con su amante, según quiere el autor. Tras un atentado terro- rista en el aeropuerto, los cuatro protagonistas coinciden en un hotel habilitado para los afectados. No creo que Móvil deba ser considerada una diatriba contra esos pequeños artilugios que nos resultan tan imprescindibles, pues, gracias a ellos y a esa especie de confesionario en que se pueden convertir los mensajes de voz, los personajes resuelven sus laberintos y propulsan la catarsis que un cara a cara habría probablemene dificultado. Mensajes y parlamentos que, escuchados por personas distintas a sus destinatarios, abren puertas, descubren secretos y revelan pulsiones contenidas. Belbel, que resuelve la obra en clave de frenética tragicomedia rosa y la conduce hacia una conclusión que se intuye muy pronto, ha escrito un texto que parece concebido como una sucesión de ocurrencias en torno a una situación de partida y en el que no es fácil descubir la impronta del autor de Tálamo Elsa Schneider o Caricias por citar alguna de sus piezas anteriores. Narros ha planteado su montaje como un nervioso vodevil de desencuentros, en una escenografía rectilínea de D Odorico que evoca el ambiente impersonal común a las salas de espera de los aeropuertos y los vestíbulos de los hoteles. La dirección de actores está orientada hacia el agitamiento gestual, un magmático conjunto en el que se agradecen la humana frescura de la interpretación de Marina San José y los dejes humorísticos de María Barranco.