Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC LUNES 4- -6- -2007 DEPORTES 101 José González Presidente de la Asociación de Médicos Deportivos UN VETO NO EXENTO DE RAZÓN D El presidente de Bolivia, Evo Morales, disputó el sábado un partido de fútbol en el pico de Chacaltaya, a 5.395 metros de altura los había disputado en el llano de Santa Cruz de la Sierra. Los cariocas sólo subieron a la Paz para ganar la final a Bolivia por 3- 1. Es indudable que la altitud supone un esfuerzo extra para el deportista que no está aclimatado a ella. No obstante, la ventaja que puedan obtener clubes y selecciones de un nivel inferior a brasileños, argentinos o uruguayos por el hecho de jugar en feudos de altura iguala las competiciones. La nueva normativa impuesta por la FIFA resta aún más, si cabe, las posibilidades de victoria de los combinados andinos y puede suponer, más aún, la total hegemonía argentinobrasileña en el fútbol suramericano. El veto de la FIFA llega en mal momento. A falta de menos de un mes para el comienzo de la Copa América que se celebra en Venezuela- -del 26 de junio al 15 de julio- los cuatro países citados anteriormente amenazaron con no acudir a la edición al conocerse la prohibición. Espoleadas por el presidente boliviano Evo Morales, ferviente aficionado al fútbol y que ha convertido la supresión del veto en una cuestión de Estado, las federaciones peruana, ecuatoriana y colombiana acordaron ausentarse del torneo hasta que la FIFA retirase lo que consideran una ofensa para su tradición futbolística. Después recularon y confirmaron su asistencia. Venezuela ha invertido cerca de 900 millones de dólares en la organización del torneo. El presidente Hugo Chávez, que en cada discurso clama por la unidad de las naciones bolivarianas, cuenta entre sus más fieles aliados con los también populistas Rafael Correa y Evo Morales. Con tanto dinero invertido, ambos presidentes no han dado la EFE Copa América a la vista espalda a su alter ego venezolano. Tampoco el colombiano Álvaro Uribe. Pero Morales no ha estado quieto desde que se conoció la noticia. Ha jugado partidos en la altura. Envió a la FIFA una legación para protestar contra la prohibición. Joseph Blatter, que en el año 2000 dijo al visitar el país andino que el organismo que representa nunca castigaría a una federación porque tenga situaciones extremas para la práctica del fútbol ni siquiera los recibió. El conflicto amenaza con alargarse y ya se cierne sobre las eliminatorias para el Mundial de Suráfrica 2010. esde un punto de vista médico, la decisión de la FIFA de prohibir los partidos a más de 2.500 metros de altura no parece caprichosa. A esa altitud, la presión atmosférica aumenta, la presión del oxígeno baja y, por tanto, se hace más difícil respirar. El organismo se defiende hiperventilándose, acelerando el ritmo cardíaco y disminuyendo el rendimiento del deportista. Además, hay que tener en cuenta los efectos secundarios de competir allá arriba: náuseas, mareos, cansancio e insomnio generalizado. Para competir en la altura con garantías de salud y de óptimo rendimiento existen dos vías. La primera supone jugar al llegar, entre el intervalo de las 24 a las 48 horas del aterrizaje. Es la vía más recomendable para la disputa de partidos puntuales. Sin embargo, tiene el incoveniente del cansancio acumulado del viaje. La otra opción, más a largo plazo, consiste en acostumbrar al organismo a la altitud. Esto supone entrenar de forma continuada durante dos o tres semanas, para aumentar el número de glóbulos rojos. De este modo se estimula la producción de eritropoeitina, que aumenta la cantidad de oxígeno en la sangre. Hay técnicos y deportistas que afirman que competir en lugares muy calurosos y con un alto porcentaje de humedad es más perjudicial para el organismo, al igual que hacerlo en condiciones de frío extremo. En competiciones en las que el deportista permanece durante varios días en un mismo lugar, los casos no son comparables. No se compite en igualdad de condiciones. El veto de la FIFA no está exento de razón. Pelé Ex jugador de Brasil El ex jugador brasileño de fútbol Pelé ha sido de los pocos que han defendido la decisión de la FIFA: Brasil siempre resultó perjudicada al jugar en altura. Al limitarla se establecerá una igualdad de condiciones entre todas las selecciones nacionales, o entre clubes en competiciones internacionales, que hasta ahora no se daba Carlos Bilardo Ex seleccionador de Argentina Seguro que no es lo mismo jugar en Bogotá, en Quito o en La Paz que en otros sitios, pero tampoco está bien jugar a altas temperaturas, como me tocó a mí en Mali con 50 grados cuando dirigía a la selección de Libia manifestó el ex seleccionador de Argentina, Carlos Bilardo, que valoró la decisión de la FIFA con un claro está mal Raúl Madero Médico de la selecc. argentina El actual médico de la selección argentina de fútbol, Raúl Madero, es otro defensor de la iniciativa de la FIFA porque sufrió los efectos de la altura en su época de jugador: Si no se toman precauciones, jugar en altura es muy perjudicial para la salud de los futbolistas. Es necesario prepararse con el tiempo necesario para evitar sorpresas Fredy Elhers Secretario de la CAN El secretario general de la Comunidad Andina (CAN) el ecuatoriano Fredy Elhers, considera la decisión de la FIFA una política racista: Es muy penoso y discriminatorio, es un apartheid que impone el señor Blatter. Volvemos a la Suráfrica de la época del apartheid, de los que viven abajo y los que viven arriba Manuel Burga Pdte. de la Federación Peruana El presidente de la Federación Peruana de Fútbol consideró un error de la FIFA generar determinados puntos de conflicto, pues, después de la altura, mañana será el calor, la lluvia y el frío; entonces el futbol pierde su universalidad Manuel Burga insistió en pedir respeto a los países para jugar en los lugares que su geografía lo permita