Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
98 DEPORTES LUNES 4 s 6 s 2007 ABC Maradona en Can Barça Debut y baja Hepatitis al llegar Debutó el 4 de septiembre de 1982 contra el Sevilla con derrota (2- 1, suyo fue el gol) y al poco de llegar se le diagnosticó una hepatitis que le tuvo tres meses apartado del fútbol. Se perdió 14 partidos de Liga y las eliminatorias de la Recopa de Europa, en la que el Barcelona, mermado por su ausencia, quedó eliminado. Fractura de tobillo La patada de Goiko El 24 de septiembre de 1983 se enfrentaron en el Camp Nou el Barcelona y el Athletic. En el minuto 59, Maradona fue retirado en camilla lesionado y con el tobillo de la pierna izquierda roto (fractura del maléolo externo y del ligamento) después de una terrorífica entrada de Andoni Goikoetxea. Con José Luis Núñez, el día de su fichaje por el Barcelona ABC Y Dios se hizo carne azulgrana Fue una locura. Hoy hace 25 años que Maradona firmó con el Barcelona. El club culé pagó más de 1.000 millones de pesetas de entonces, una cifra histórica jamás abonada por un jugador que aguantó un par de añitos y por el que pasó con más pena que gloria antes de consagrarse en el Nápoles. Tiene jugo la historia del fichaje de Maradona. Basta con decir que las reuniones se alargaron durante cuatro años antes de que se enfundara la camiseta azulgrana. Tal día como hoy se estampaba la firma, pero el acuerdo definitivo se alcanzo seis días antes. Definitivo porque durante esos cuatro años el Barça tuvo atado a Diego en más de una ocasión, como en 1980. Por entonces, los catalanes habían pactado con Argentinos Júniors e incluso la fiesta ya estaba preparada. Pero tomó cartas en el asunto el gobierno militar argentino y frenó la operación. Me llamó Grondona- -presidente de la AFA- -y me dijo que se abortaba el proceso, no querían dejarle ir explica el intermediario José María Minguella a este periódico. El Almirante Lacoste bloqueaba la transacción Antes ya se le había tanteado. Todavía imberbe, Diego destacaba a la edad de juvenil por su enorme talento. Estaba varios peldaños por encima del resto de chavales y un ojeador puso en la pista a Minguella, que llamó a la puerta de su querido Barcelona. Los argentinos, resabiados, esperaban sacar tajada de Maradona aunque todavía fuese un niño y pidieron 7.000 dólares por el traspaso, algo que desestimó por completo el club español. El gerente Jaume Rosell, padre de Sandro, me envió una carta dándome las gracias por la proposición, pero dando por zanjado el fichaje ya que no se compraba a jugadores juveniles. A esas edades, y por aquellos tiempos, los juveniles iban al Barce- No se paga por un juvenil POR ENRIQUE YUNTA BARCELONA. Cenas, viajes, llamadas, promesas, más cenas, más viajes, más llamadas, más promesas... Fue una odisea, una auténtica locura de negociación que hoy cumple 25 años. Un cuarto de siglo ha pasado desde que Diego Armando Maradona firmase el documento que le convirtiese en jugador del Barcelona, club en el lona si querían, no por cuestión monetaria Al tiempo que Diego empezó a despuntar con la camiseta de Boca Júniors, los clubes europeos mostraban interés por aquel menudo futbolista de regate imposible y de zurda mortal. Antes del Mundial de España, Diego ya estaba prácticamente consagrado y llamado a ser el jugador de la década, uno de los elegidos para entrar en el olimpo de los dioses como así sucedió. Pero la idea de Argentinos Júniors- -club propietario- -y Boca Júniors- -club Cuatro años tardó el Barcelona en cerrar el fichaje de Diego, que ya interesaba cuando despuntaba en juveniles en el que estaba cedido- conscientes de que no podían retener al astro, era esperar a que concluyera la cita mundialista para sacar cuantos más pesos mejor por su traspaso. Sin embargo, se precipitaron los acontecimientos. A finales de mayo, el Barcelona volvió a la carga y echó el resto para hacer realidad el sueño de Nicolau Casaus, enamorado con el juego de Maradona: Fue complicadísimo, una locura. El jugador pertenecía a Argentinos Júniors y Boca lo tenía en cesión, pero no pagó ni siquiera el primer plazo. Se tenía que llegar a un acuerdo con los dos y al Barça no le quedó otra que pagar para evitarse más complicaciones. Ambos clubes argentinos se repartieron el dinero- -66 por ciento para Argentinos, el resto para Boca- relata Minguella. Fueron cerca de 8 millones de dólares, el fichaje más caro