Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC LUNES 4 s 6 s 2007 LA HORA DE LA VERDAD DEL 11- M LA POLÉMICA DE LOS INTÉRPRETES ESPAÑA 21 Los traductores italianos de las escuchas a el Egipcio declararán hoy en el juicio Se trata de dos intérpretes especializados en terrorismo islamista y en grabaciones medioambientales y ratifican punto por punto el informe que enviaron a España D. MARTÍNEZ N. VILLANUEVA MADRID. La sesión de hoy del juicio del 11- M, que si todo transcurre como está previsto por el tribunal será la última antes de que las partes expongan sus informes definitivos, puede resultar igual de polémica que la del última del pasado miércoles, cuando los intérpretes de nuestro país aseguraron ante el tribunal que ellos no habían oído las frases más comprometidas para el Egipcio en las cintas enviadas por Italia. Como se sabe, en el sumario constan las traducciones hechas en Italia y que sirvieron para condenar en ese país a Rabei Osman el Sayed por un delito de pertenencia a organización terrorista. Endika Zulueta, abogado del presunto ideólogo de la matanza, nunca ha estado conforme con esas traducciones y por eso solicitó al tribunal una nueva traducción de las cintas, que realizaron los dos intérpretes que han trabajado a lo largo de toda la vista oral. Las contradicciones entre unos intérpretes y otros podrán ser aclaradas hoy con la comparecencia prevista de los dos traductores que trabajaron en Italia y que ya están en Madrid. Se trata de una prueba pericial solicitada en su día por las acusaciones a la que nunca se renunció, y sin duda ahora es el momento oportuno para practicarla. Según ha podido saber ABC, los dos expertos tienen una amplísima experiencia en terrorismo internacional- -conocen perfectamente las jergas de estos grupos- -y están especializados en la traducción de grabaciones medioambientales. Ante el tribunal los dos intérpretes podrán explicar qué técnicas utilizaron para limpiar de sonidos extraños las grabaciones, razón por la cual han podido traducir muchos más pasajes de cintas que los peritos que han trabajado en España. Además, se ratificarán en el contenido del informe enviado en su día a Del Olmo. Peticiones de nulidad Algunos de los abogados de los 29 acusados por los atentados del 11- M se están planteando pedir la nulidad del juicio, en el momento que expongan sus conclusiones definitivas, por haber permitido el tribunal la práctica de nuevas pruebas de cara a la vista oral, como la de los explosivos lo que, consideran, no les ha permitido rebatirlas. En cualquier caso las nuevas traducciones de las cintas hechas en España ya estaban rodeadas de polémica por la sorpresa que provocó en algunas de las acusaciones el hecho de que se presentaran sin margen de tiempo para que los abogados pudieran estudiarlas. La perplejidad es aún mayor entre esas acusaciones al constatarse que, al parecer, el documento estaba listo el 25 de mayo y sin embargo, por razones no aclaradas, sólo llegó a manos del presidente de la Sala a las cuatro y media de la tarde del día 30; es decir, cinco días después de la fecha que figura en la primera página del informe. Una posible explicación es que esa fecha del 25 de mayo Rabei Osman el Sayed durante una de las sesiones del juicio sea la del comienzo del trabajo de traducción, aunque no parece probable al tratarse de muchas horas de grabación y ser una labor delicada y que requiere bastante tiempo. Las fuentes consultadas por ABC, en cualquier caso, precisan que por ahora no han podido localizar la fecha de petición por el letrado del nuevo informe. Todas estas circunstancias han levantado no pocas suspicacias ya que el defensor de Rabei Osman aseguró poco después del mediodía del 30 de mayo que aún no disponía del do- POOL cumento, elaborado a petición suya. Precisamente sobre la una de la tarde de ese mismo día el presidente de la Sala, Javier Gómez Bermúdez, suspendió la vista hasta la tarde al no tener aún del informe. Una de las cosas que más llamó la atención a algunas de las acusaciones es la minuciosidad del interrogatorio del abogado de Rabei Osman a los autores del documento, que tuvo que preparar en apenas unos minutos teniendo en cuenta la hora a la que afirma haber tenido acceso a las traducciones.