Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
108 TELEVISIÓNyRADIO www. abc. es televisionyradio DOMINGO 3- -6- -2007 ABC SOPAS CON ONDA Francisco Álvarez ES DEUDA LO PROMETIDO Fui un ingenuo al comportarme como si fuera libre y confundir la libertad con la libertad condicional Jesús Quinteros Periodista No le gusta que le entrevisten, quizá porque no quiere ser cazador cazado, pero recibe a ABC en su estudio sevillano, instalado en la terraza de su productora. Vecino de la Giralda, es de los que pueden presumir de tener un vis a vis diario con el giraldillo POR CLARA GUZMÁN FOTO MIGUEL PLÁ A las cinco y media de la tarde hace calor con avaricia. Jesús Quintero lo soporta con una camisa de rayas que en el pasado tuvo mangas y que han sido cortadas al desgaire a la altura de la sisa; unos pantalones tipo zaragüelles y unas deportivas. En la mano derecha, una muñequera negra de cuero y en la mesa las chuletas escritas con letra grande, generosa. Quintero acaba de publicar su tercer libro, una recopilación de veinticuatro entrevistas de las más de cuatro mil que ha realizado, y su nombre ha vuelto a salir en los papeles, al publicar TVE la réplica de José María García por la entrevista que le realizó el periodista onubense y que no fue emitida por la cadena pública. no podemos decir, dependiendo de dónde estemos y quién nos pague. Mi problema fue que creía que estaba en una televisión libre y pagada con el dinero público y no creo que hiciera nada que atentara contra el público ni la democracia. Lo que hice con José María García fue lo mismo que he hecho con cualquier otro entrevistado, dejarlo hablar. Mi ingenuidad me hizo comportarme como si fuera libre y confundir la libertad con la libertad condicional. Pero es cierto, la censura se ha hecho más sutil y sibilina para todos los que nos dedicamos a esto. No obstante, para el que se pase están los tribunales para querellarse y las tribunas para responder a lo que no estamos de acuerdo. un mazazo para mí. No me quedaba otra salida digna que abandonar la Casa donde empecé con El Loco de la Colina en RNE y El perro verde en TVE. Soy de los que creen que el periodismo es más que una profesión, que no se puede ejercer sin dignidad ni ética ni claro compromiso con la libertad, la verdad y la Justicia, pero el mercado, que manda en todo, también ha impuesto su ley. Si hubiera percibido insultos, descalificaciones o ataques a terceras personas no hubiera enviado la entrevista. Sabía que era dura, pero José María García me pareció más comedido que nunca. -La paciencia no es doblegarse, es resistir. Soporté las censuras poco tiempo pensando en los que me escuchan y en los que veían en mi programa una alternativa a la televisión que estamos acostumbrado a ver, pero llegó el momento de decir basta. a Ley de la Radio y Televisión de titularidad estatal cumple ahora su primer año en vigor. La norma establece un sistema de gestión económica ordenada y viable, basado en la financiación mixta de Radiotelevisión Española, pero con una expresa mención a la posibilidad de incorporar reglas adicionales sobre las limitaciones de emisiones publicitarias a las previstas para las cadenas privadas. Esta sola hipótesis facilitó la pasada primavera el consenso del sector que, aunque a regañadientes, aceptó que las emisoras públicas compaginaran ingresos procedentes del erario público con los derivados de intervenir en el mercado de la publicidad, con elevado riesgo de descremar la única fuente de vida de los operadores comerciales. La normativa audiovisual marca actualmente un techo de doce minutos de anuncios por hora, cifra que el sector privado siempre consideró injusta, por abusiva, para el caso de los difusores públicos, por su innegable ventaja competitiva. Incluso el programa electoral del PSOE en 2004 prometía una reducción del volumen de spots en TVE hasta dejarlo en siete minutos de media a la hora. La ley fija el contrato- programa, marco que regula el régimen económico del grupo RTVE por periodos de tres años, para concretar cualquier restricción adicional. Toca redactar el presupuesto de la cadena y que los recortes sean reales- -liberando inversión de forma efectiva- -desde principios de 2008, sin medidas de doble fondo como la de limitarse a raspar un par de cuñas en franjas inhóspitas, argucia que si bien rebajaría el peso de la saturación en el total del día de nada contribuiría al espíritu reformista de jugar algo más limpio y quitarle palos de las ruedas a un sector que atraviesa una endiablada revolución. Lo prometido, ¿es deuda? La respuesta, claro está, tras la publicidad. L -Dice en la autoentrevista de su libro Jesús Quintero entrevista editado por Aguilar, que olvida las ofensas, ¿ha olvidado la de TVE? -Según su admirado Albert Camus, un hombre rebelde es el que dice no, ¿cuántas veces pensó decir no pero tuvo que decir sí? -Puedo olvidar la ofensa, pero no olvido la ofensa al entrevistado y a la audiencia. -Algunos popes del periodismo criticaron que dilatara tanto su dimisión. -Cada día el mundo de la comunicación lo voy sintiendo más ajeno, porque éste no era mi sueño. Mis sueños los han convertido en pesadillas los que no me dejan crear libremente con tantas sugerencias. -También dice en su libro que la libertad no existe en absoluto, no ha existido nunca y no puede existir, pero como dice Oriana Fallaci, hay que comportarse como si existiera y buscarla, ¿ha tirado ya la toalla? -Señor Quintero, ¿qué es para usted la censura? ¿La censura actual es más sibilina, más sutil? -Hemos pasado de la censura del infantilismo a la de la madurez. Ahora no se prohíbe decir nada, no se le dice a nadie lo que puede o no decir, pero todos sabemos lo que podemos o -Es un señor mediocre con unas tijeras. -TVE tuvo que difundir el miércoles la rectificación exigida por José María García por la supresión de la entrevista. -La sentencia demuestra que se ha cometido una arbitrariedad y un atropello contra la libertad de pensamiento en mi programa de TVE y de el Canal Internacional. Ese cartelón negro diciendo que no se emitía la entrevista por calumnias, insultos, descalificaciones y ataques a terceras personas fue Lo que más me ha herido es la soledad que he vivido; creía tener el apoyo de mis compañeros Se supone que los periodistas estamos para velar por las libertades y los derechos de todos -Lo que más me ha herido es la soledad que he vivido. Creía tener el apoyo de mis compañeros, sentir que si en algún momento era víctima de un atropello de cualquier poder ellos estarían ahí para alzar su voz. Esa creencia me daba fuerzas. Se supone que los periodistas estamos para velar por las libertades y los derechos de todos. Ahora me siento más solo y vulnerable que nunca. Da miedo sentirse solo porque significa que cualquiera te puede silenciar sin que suceda nada y esto va tanto para el señor García como para mí. Es fundamental que el entrevistado crea en ti El escritor Gabriel García Márquez es de los que se le han quedado en el tintero. Lleva cuatro años persiguiéndole. Huye, como él, de las entrevistas, un género al que Quintero le ha sabido coger la fórmula del éxito. Si no se produce el encuentro apasionado entre dos personas, que en los tres primeros minutos se han olvidado del micrófono y la cámara y hablan como si estuvieran en un café una tarde de lluvia, no sale el ser humano por la televi- sión De todas formas, el periodista onubense reconoce que las preguntas impertinentes se cargan una entrevista, que todo lo oculto debe ser descubierto y que el límite lo pone la Constitución. Mi experiencia como actor frustrado y haber vivido son fundamentales para mantener la cadencia de este género. Tampoco hay que utilizar el micrófono como un instrumento de tortura, porque el entrevistado se cierra como una flor. Pero lo más importante es que crea en ti. Entonces es cuando te cuenta cosas que no ha contado nunca; cuando la entrevista es humana, llega al hueso, indaga en lo profundo, huye del tópico y de lo ya dicho -En su libro se recogen veinticuatro entrevistas a distintos personajes, ¿cuál de ellos le apabulló? -A veces me pregunto si habrá alguna tribuna donde pueda hacer el programa que quiero, donde eso se refleje en la primera cláusula. Yo vivo la comunicación como un goce, no como un sufrimiento. Pero voy a dejar pasar el tiempo. Ahora estoy metido en un proyecto, El Teatro Quintero, en el antiguo cine Pathé, de la calle Cuna de Sevilla. Habrá un plató de televisión y una Escuela de Comunicación. ¿Cuál sería la cadena idónea para un provocador como usted? -Casi todos los personajes como Gala, Escohotado, Boadella, Saramago son miuras. En cualquier momento te pueden lanzar por los aires, pero al mismo tiempo es apasionante.