Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
92 CULTURAyESPECTÁCULOS DOMINGO 3 s 6 s 2007 ABC TEATRO Coriolano Autor: William Shakespeare. Dirección: Gregory Doran. Diseño: Richard Hudson. Iluminación: Tim Mitchell. Intérpretes: William Houston, Janet Suzman, Timothy West, Fred Ridgeway, Darren Tunstall, Trevor White, Michael Hadley, Oliver Senton y Eleanor Matsuura, entre otros. Lugar: Teatro Albéniz. Madrid No quiero hacer de padre o de abuelo de personajes que no me importan nada Fernando GuillénsActor nal a su carrera teatral con un monólogo bellísimo, pero desgarrador que le ha movido a tomar esta decisión, difícil pero no dolorosa Siempre he procurado hacer un teatro de compromiso- -presume Guillén- interpretar a personajes que me aporten cosas, y no quiero caer en hacer un teatro banal, ni quiero encarnar a padres o a abuelos de personajes que no me importan nada Reconoce que hay mucho de cansancio en su decisión, que no afecta a su trabajo en el cine y la televisión: No tengo capacidad para seguir... o voluntad. En el teatro, el trabajo del estudio y de los ensayos es el más laborioso, el más duro; se trata de encontrar las emociones y después hallar el mecanismo que te permita reproducirlas todos los días; si la obra es un éxito, se corre el riesgo de caer en el manierismo y la mecánica Cree Guillén firmemente en la vigencia del teatro como agitador social. El teatro en Madrid vive ahora un momento magnífico; ha tenido años de atonía pero ha vuelto a florecer; y hay que seguir en la brecha, porque hay asuntos en los que el teatro ha de entrar. No hace falta hacer un teatro panfletario, como el que practica algún grupo que prefiero no nombrar; se trata de hacer un teatro que hable de valores imperecederos, que trate los problemas humanos y sociales Más información sobre la obra: http: www. esmadrid. com teatroes panol Orgullo de estirpe JUAN IGNACIO GARCÍA GARZÓN ¡Qué equilibrio en el exceso! ¡Qué histrionismo tan medido y qué capacidad para trufar de ironía la tragedia! La Royal Shakespeare Company ha pasado tres días por Madrid apenas con lo puesto y ha impartido una lección de teatro, una muestra de interpretación tan alejada de la visceralidad como del engolamiento. Traía en el equipaje un Coriolano obra que suele considerarse uno de los patitos feos del Bardo de Stratford, que la escribió hace cuatrocientos años y que, como buen número de sus piezas históricas, contiene claves sobre la Inglaterra de su tiempo. Para estudiosos como Harold Bloom es, más aún que obras como Julio César o Enrique V el drama político por excelencia de Shakespeare. Y es que, efectivamente, la política tiñe esta tragedia que ofrece sabias y anticipadoras lecciones sobre la manipulación de la opinión pública, los entresijos del poder y la agitación de masas. No resulta extraño que, a la hora de llevarla a escena, los directores hayan subrayado aspectos ideológicos enfrentados y que Bertolt Brecht, por ejemplo, acentuara en su propia versión el papel decisivo del pueblo y matizara negativamente el carácter del protagonista que da título a la obra, un aristócrata que se considera por nacimiento, formación y capacidades por encima de otros semejantes y odia el Una escena del montaje de la Royal Shakespeare Company contacto con el maloliente populacho sin criterio al que, sin embargo, vestido con la toga cándida, deberá acudir para solicitar la preceptiva aquiescencia antes de acceder al nombramiento de cónsul tras su victoria arrolladora sobre los volscos. Coriolano es un héroe adversativo, un orgulloso puro, rebozado en su propia soberbia y que no soporta tener que pasar por molestos ritos democráticos para que se le reconzocan unos méritos sobradamente demostrados en el campo de batalla; de ahí que, cuando tras la maniobras de los tribunos de la plebe, es rechazado como cónsul, se ofrezca a los enemigos de Roma para someter a quienes le han despreciado. Un personaje de perfil antipático, bajo la influencia de un madre tremenda que presume de haberlo enviado al campo de batalla siendo casi un niño, y que encuentra, no obstante, el favor del público por el trato injusto de que es víctima, para terminar convertido en un héroe sin patria en un gran final desolador. ABC El montaje de la Royal es de una austeridad que refulge como una joya rara (viajaron a Madrid sin escenografía) apoyado en un hermoso vestuario de equilibrado y matizador cromatismo, y una iluminación muy bien concebida. Gregory Doran hace vibrar las líneas de tensión del texto y mima los aspectos plásticos en la composición de cuadros, tiene ahí una cierta tendencia al estatismo de la que escapa en las escenas de acción, como el formidable combate entre Coriolano y Aufidio, el caudillo volsco: ambos se propinan unos mandobles que duelen hasta en el patio de butacas. La interpetación es la baza decisiva del montaje, con un vigoroso Walter Houston en el papel protagonista, altanero y sinuoso cuando procede, una maravillosa Janet Suzman como su terrible madre y un no menos notable Timothy West como Menecio, el anciano patricio que trata de convertir en político al feroz guerrero. Una manera ejemplar de aproximarse a un texto clásico. El actor ha anunciado su intención de abandonar los escenarios cuando concluya las funciones de El vals del adiós basado en un texto de Louis Aragón, y que representa en el Español JULIO BRAVO MADRID. No es desencanto, sino cansancio. Quizás se haya dejado influir por el título de la obra que está representando, El vals del adiós (sobre un texto de Louis Aragón) quizás que le fallan las fuerzas para subirse a un escenario todos los días. Pero la decisión está tomada. Éste es el momento más hermoso para abandonar el teatro dice Fernando Guillén sentado ante un velador del bar del teatro Español. Aquí comencé hace cincuenta y cinco años y aquí pongo el punto final Debutó, recuerda, con Tres sombreros de copa de Miguel Mihura, y Escuadra hacia la muerte de Alfonso Sastre. Y ahora pone punto fi- Aula de Cultura La Fundación Vocento presenta: La Memoria Histórica: Un sin sentido peligroso Intervendrá: D. José Varela Ortega Catedrático de Historia Contemporánea de la Universidad Rey Juan Carlos martes 5 de junio de 2007 20.00 horas Centro Cultural de Círculo de Lectores C O Donnell, 10- Madrid Metro: Príncipe de Vergara (Entrada libre- Aforo limitado) Los textos de las anteriores conferencias del Aula de Cultura se podrán encontrar en: www. abc. es informacion aula cultura ABC