Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
72 MADRID DOMINGO 3 s 6 s 2007 ABC ¿Bomberos? ¡Me invaden las abejas! Durante 2006, los bomberos de la Comunidad de Madrid atendieron un total de 150 llamadas de auxilio de ciudadanos porque las abejas habían colonizado alguna parte de su vivienda o de su jardín POR MARÍA ISABEL SERRANO FOTOS JAIME GARCÍA MADRID. En 150 ocasiones durante 2006 los bomberos de la Comunidad de Madrid tuvieron que salir de sus parques para atender la llamada de socorro de un ciudadano que había descubierto, horrorizado, cómo en su casa, en el árbol o en la farola que está junto a su jardín se había establecido un enjambre de abejas. Un año antes- -en 2005- -los casos fueron los mismos- -150- pero en 2004 se llegaron a efectuar 340 salidas por este motivo. Este 2007, según cuentan, se presenta movidito, pudiendo llegar otra vez a los trescientos avisos por abejas. Lo más habitual es que tales sucesos se produzcan justo en esta época, entre abril y finales de junio, en plena polinización. Una situación así es peligrosa. El ciudadano no debe actuar por su cuenta intentando, sin experiencia ni formación, quitarse de encima los insectos. Lo único que puede lograr es enfurecerlos y exponerse a múltiples picaduras. Entre los bomberos de la Comunidad de Madrid está Paco Cejudo, 42 años y 18 de servicio. Ahora trabaja en el parque de Coslada. Él es el responsable del Departamento de Apicultura y, además de lo que sabe, entrena a sus compañeros en el manejo de los enjambres. El tambor de la persiana, una cámara de aire de un edificio, un falso techo Ahí intentan vivir y colonizarse las abejas. Las personas y los animales salvajes- -nos dice Cejudo- -no se llevan bien. Cuando alguien nos llama porque tiene un enjambre, nosotros vamos y lo recogemos con las técnicas y las precauciones establecidas. Si no hay ningún apicultor que se quede con ellas, me las llevo yo a mi colmenar Cada parque de bomberos de la Comunidad está dotado con el correspondiente material apícola: trajes especiales de protección y cajas caza enjambres silicona y espuma para sellar los huecos donde se habían metido los insectos. Cuando no hay apicultor Lugares para colonizar Hoy Paco se ha ofrecido a llevarnos a su colmenar en la sierra madrileña de Villar del Olmo, en plena Alcarria alcalaína. Se ha vestido- -y nos ha vestido- -con el traje especial de protección y nos conduce, monte arriba, hasta sus colmenas. Lleva una caja caza enjambres y dentro los insectos que, pocos días antes, han salvado los bomberos en Aranjuez. Es que ese día no había ningún apicultor que se hiciera cargo del enjambre, por eso me las traigo yo a mi colmenar. Lo mejor es que, una vez que las hemos salvado y yo las traslado aquí, se ha evitado su muerte. Ya están en un lugar controlado, van a polinizar, van a dar miel... Y voy a vacunarlas por si están enfermas ¿Enfermas las abejas? ¿De qué? ¿Y cómo se nota eso? El bombero Paco Cejudo manipula una de las tablillas del panal en la sierra de Villar del Olmo preguntamos absortos. Normalmente- -nos dice- -se hace una vacuna preventiva con esencia de tomillo para los ácaros. El tomillo y los ácaros se llevan muy mal nos advierte mientras busca a la abeja reina del panal para que veamos sus características y su diferencia con las obreras y los zánganos. Mira, mira. Ahí está la reina le señala a mi compañero Jaime para que dispare su cámara fotográfica. La veis. Es más grande que el resto unos tres milímetros. Se mueve más. Y, ojo, es la única que pone huevos Cejudo ha notado que es una reina joven porque todavía no tiene el abdomen lleno de huevos. La reina es la única abeja que tiene los ovarios suficientemente maduros para poner huevos El ciclo- -añade- -es de 21 días desde que pone el huevo. Los primeros tres días sigue siendo eso, un huevo. Al tercer día nace una larva a la que, durante otros tres días, le dan jalea real. Desde el sexto día hasta el decimoquinto se alimenta de una papilla a base de miel y de polen. El polen es vitamina y la miel carbohidratos. El día quince hace un capullo, se hace crisálida, y el veintiuno nace la larva Este hombre no para de hablar sobre abejas. Le gustan. Las cuida, las entiende. Lo vive. Siempre funcionan por grupo. Los egipcios- -nos reve- Ciclos