Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC DOMINGO 3 s 6 s 2007 MADRID 69 EFE Las 65 piscinas municipales estrenan temporada Las piscinas municipales de verano de Madrid inauguraron ayer la temporada estival con una jornada de puertas abiertas en las 65 instalaciones públicas que existen en la ciudad, con un horario fijado entre las 11.00 y las 21.00 horas. Aunque ayer el día no acompañó demasiado, esta temporada se prevé la asistencia de más de millón y medio de personas. UNA Y MEDIA Jesús Higueras TRINIDAD s propio del amigo íntimo dar a conocer aquello que está en lo más hondo del alma. El amigo íntimo cuando hace la confidencia, se pone en manos de aquél en quien ha decidido confiar, pues sabe que no le va a hacer daño o incluso se arriesga, puesto que contar la intimidad es un gesto grandísimo de confianza en el otro. En definitiva esto es lo que hace Jesucristo cuando nos cuenta a nosotros qué es lo que hay en su corazón, cuál es el sentimiento más fuerte que le em- E barga, el pensamiento más importante que le domina y sabemos que a Jesús le define el amor que experimenta por el Padre y el Padre experimenta por Él. Ese amor entre el Padre y el Hijo se hace Persona y es el Espíritu Santo. Al celebrar esta fiesta, los cristianos nos gozamos de la confianza tan grande que Dios ha puesto en nosotros. Él arriesga mucho, puesto que sabe que podemos despreciarle, burlarnos e incluso como hicimos, llevarle a la cruz. Pero a Dios no le importa, Dios quiere que le llamemos por su verdadero nombre, quiere quitarse los velos y mostrarse tal cual es, un torrente eterno de amor en el que somos invitados a sumergirnos y a vivir del amor de la Trinidad, que se nos da en la Eucaristía, en la Confirmación y en todos los Sacramentos, puesto que Dios, al darse a sí mismo nos entrega todas sus riquezas, todos sus proyectos y en definitiva, nos entrega aquello que más ama. Celebrar la Trinidad es sabernos convocados a no vivir una religión de temor, de exterior, sino a que tengamos todos un encuentro de amistad profunda con el Señor: A vosotros os he llamado mis amigos- -decía Jesús- -porque todo lo que era mi Padre os lo he dado a conocer. Ya no os llamo siervos, sino amigos Ir por la vida sabiendo que somos los amigos de Dios y que tal vez Dios no tenga muchos en la tierra, pues no son muchos los que se interesan por las cosas de Dios. Es verdad que nos interesa Dios en cuanto que le podemos sacar un partido, pero es verdad también que sus cosas nos importan poco. Afiancemos con motivo de esta fiesta nuestra amistad con Él y pidámosle que nos conceda esa fidelidad en el amor que Él vive eternamente y que nos otorga a cada uno de nosotros.