Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
42 INTERNACIONAL DOMINGO 3 s 6 s 2007 ABC Estoy considerando incrementar nuestra presencia en Irak Ban Ki- moonsSecretario general de la ONU En su primera entrevista a un periódico español, el secretario general de la ONU se muestra consciente de la ausencia de españoles en puestos de alto nivel y promete estudiarlo cuando se dé la ocasión y el Gobierno presente buenos candidatos POR MERCEDES GALLEGO FOTO: JAKE PRICE NUEVA YORK. Es viernes por la tarde. El gigantesco edificio que ocupa Naciones Unidas en la orilla este de Manhattan se va quedando vacío, pero en el piso 38 bulle la actividad. Ese que, según el ex embajador de EE. UU. John Bolton, podría desaparecer del mapa sin consecuencias, es el que ocupa desde hace cinco meses el surcoreano Ban Ki- moon (Eumseong, 1944) en sustitución de Kofi Annan. ¡Y vaya cinco meses! suspira. Al pensarlo le abandona por un instante la sonrisa hierática y le vuelve la expresión de susto que le asaltase en Bagdad, cuando la explosión cercana de un proyectil casi le hizo esconderse debajo de la mesa. Fue como si viera al fantasma de Sergio Vieira de Mello, el enviado especial de Annan en Bagdad, víctima de un brutal atentado que no dejó piedra sobre piedra en la sede de la ONU. Desde su primer encuentro oficial el presidente George W. Bush le ha pedido que fortalezca la presencia de la organización en Irak, deseoso de que otros tomen el relevo. Ban Kimoon quiere que EE. UU. pague sus cuotas a las tropas de paz. El diplomático asiático dice que hablar de presión no es exacto pero admite que ha cuajado en él la idea de incrementar la presencia de la ONU en ese polvorín, fruto de aquella visita fugaz que le hizo comprender muchas cosas. Su primera entrevista a un periódico español se comprime entre varios viajes. Acaba de llegar de Alemania de un encuentro previo a la cumbre del G- 8 (a la que volverá el miércoles) y al día siguiente vuela a Panamá para la Cumbre de la OEA, desde donde viajará directamente a España, con escala en Miami para enlazar vuelos. Y es que el secretario general de la ONU, a diferencia de presidentes y ministros, no tiene avión privado con habitación de descanso, sino que utiliza vuelos comerciales como el resto de los mortales. El horizonte infinito que ofrece la vista de su despacho, en un edificio que parece sacado de la era soviética, puede asemejarse a lo vasto de su tarea, que obliga a dar un repaso al mundo aunque el martes aterrice por primera vez en Barajas desde que está en el cargo. para algunas agencias. Es una fuerte evidencia de cuánto aprueban y participan ustedes de las actividades de la ONU. Estudiaré este tema cuando se dé la oportunidad y el gobierno español presente un buen candidato cualificado. -Sí, soy consciente de que España es uno de los estados miembros importantes en contribuciones financieras, y se ha agradecido mucho que recientemente haya doblado elementos clave del presupuesto -España es el octavo contribuyente de la ONU y sin embargo no hay ningún español que ocupe un puesto de responsabilidad. ¿Es usted consciente del malestar que provoca esto en nuestro país? Las negociaciones del Sahara deben ser básicamente entre Marruecos y el Frente Polisario En este asunto es fundamental que no se recurra a la violencia ¿Le preocupa que la violencia con la que se han reprimido las sentadas estudiantiles pueda frustrar las negociaciones que usted está auspiciando? -Como usted ha dicho, habrá pronto un encuentro entre las partes, básicamente entre Marruecos y el Frente Polisario. También he invitado a los vecinos regionales, Argelia y Mauritania. A través de estas consultas, que serán compartidas con mi enviado especial Peter Van Walsum, ambas partes podrán acordar una paz duradera y justa para estos problemas que llevan tanto tiempo. -El próximo 16 de junio deberían llevarse a cabo en Nueva York las primeras conversaciones directas entre Marruecos y el Frente Polisario desde 1997. Sin embargo, Marruecos quiere que sean otros los que representen al pueblo saharaui, y el Consejo de Seguridad sólo ha hablado de las dos partes ¿Quiénes son para usted esas dos partes, y es posible que hablen de paz cuando una está reprimiendo violentamente las manifestaciones pacíficas de la otra? Ban Ki- moon, secretario general de la ONU, e tes mediante el diálogo de forma pacífica. -Por principio, es absolutamente necesario no recurrir a los métodos violentos y resolver todos los asuntos pendien- -Hay miembros del Consejo de Seguridad que creen que el Tribunal Especial creado para investigar el asesinato del exprimer ministro Rafik Hariri interfiere con la soberanía del Líbano, crea un grave precedente y agrava la crisis. ¿Teme que eso afecte la credibilidad de la ONU? -Respeto la decisión del Consejo de Seguridad. Lo que ha de-