Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC DOMINGO 3 s 6 s 2007 Comunidades ESPAÑA 31 Castigo a Barreda en los pueblos del incendio de Guadalajara El descontento en la comarca se ha traducido en la pérdida para el PSOE de un 15 de los votos y de la principal alcaldía FERNANDO ROJO GUADALAJARA. Que el PSOE haya perdido 66 sufragios en estas elecciones podría parecer una nimiedad en cualquier otro sitio de España. Pero en una comarca como la del Ducado de Medinaceli (Guadalajara) con una de las densidades de población más bajas de toda Europa- -comparable a la de Siberia- -cada voto tiene su significado. Allí se produjo en julio de 2005 el incendio más catastrófico de las últimas décadas, con once muertos y 13.000 hectáreas de pinares quemadas. Había curiosidad por saber si la discutible gestión de aquella tragedia por parte de la Junta de Comunidades de CastillaLa Mancha iba a tener algún efecto en las elecciones del 27- M. Y lo ha terminado teniendo. Sobre todo en la votación autonómica, que el PSOE sólo ha ganado al Partido Popular por 13 votos, cuando en 2003 se impuso por más de un centenar. Pese a la versión oficial de que existe satisfacción en esos pueblos, sobre todo por el millonario plan de reforestación y de inversiones en carreteras y dotaciones prometido por el Gobierno regional (hay que recordar que los fallecidos no residían en esa zona) lo cierto es que José María Barreda ha perdido más del 15 por ciento de los sufragios que consiguió su antecesor en una comarca que ha apoyado tradicionalmente al PSOE. Esta fidelidad es especialmente fuerte desde principios de los años noventa, cuando el alcalde socialista de Ablanque, José Miguel del Castillo, convenció a José Bono para que adquiriera los pinares a la Unión Resinera y cediera la titularidad a los ayuntamientos. Fue una fiesta histórica. Después de décadas pugnando primero con el duque de Medinaceli y luego con la empresa que explotaba su resina, los municipios conseguían que les devolvieran los montes que siempre consideraron suyos. Así las cosas, no es de extrañar que en 2003 la única alcaldía que se llevó el PP fuera la de Mazarete. En el resto, los triunfos socialistas volvieron a ser muy holgados. Pero el panorama de hegemonía indiscutible del PSOE cambió tras el 27- M. doramente la formación de centro- derecha en Mazarete, mientras que el PSOE retiene las alcaldías de Luzón, Ablanque, Selas, Riba de Saelices, Ciruelos del Pinar y Cobeta, con lo que la proporción de ocho a uno del año 2003 pasa a ser ahora de seis a tres. Si el PSOE ha conseguido salvar los muebles en las municipales gracias a alcaldes muy queridos por sus vecinos, no ha ocurrido lo mismo con las elecciones autonómicas. El caso más relevante es el de Luzón. Su regidor, el socialista Andrés Cabada, ha vuelto a obtener un aplastante triunfo por 45 votos a 17. Sin embargo, en la urna regional, José María Barreda ha perdido claramente contra María Dolores de Cospedal por 17 a 36. Está claro que los electores están muy satisfechos con la labor de Cabada y muy descontentos con la de Ba- rreda. Precisamente, en una reunión de alcaldes celebrada en Luzón apenas unos días después de la catástrofe, los vecinos del pueblo zarandearon al presidente y estuvieron a punto de agredirle. Tuvo que salir escoltado de allí por la Guardia Civil. Pero no es Luzón la única localidad en la que ha vencido el PSOE en las municipales y ha ganado el PP en las autonómicas. También en Selas se ha impuesto abrumadoramente por 34 sufragios contra 18 el socialista Javier Muñoz, quien junto a Cabada fue aquel fatídico fin de semana de julio de 2005 uno de los que más se quejaron por la descoordinación y falta de medios que dispuso la Junta de Castilla- La Mancha. Ese descontento, que comparte con los demás vecinos, se ha reflejado en una derrota del PSOE en las autonómicas por 27 a 24. Respecto a los anteriores comicios regionales, el PSOE baja en votos en Luzón, Anquela del Ducado, Ablanque, Selas, Riba de Saelices, Mazarete y Maranchón. Se queda exactamente igual en Ciruelos del Pinar y sólo gana apoyos, cuatro, en Cobeta, uno de los municipios menos afectados por la catástrofe de 2005, donde sin embargo el mayor castigo para el PSOE se ha producido en las elecciones locales. Un grupo de independientes, entre los cuales se encontraban algunos activistas vecinales muy críticos con el plan de reforestación y de inversiones de la Junta, confeccionaron una lista que se han quedado a doce votos de arrebatarle la alcaldía a los socialistas. El menos afectado Vuelco en dos consistorios Los populares se han hecho con el principal ayuntamiento de la zona, Maranchón, y también han dado un vuelco en Anquela del Ducado, otro de los feudos socialistas, que no tenía alcalde del PP desde 1995. Además, vuelve a vencer abruma- Descalabro provincial de los socialistas Si ha sido apreciable el descalabro del PSOE en la comarca, aún de mayor calado han podido ser los efectos de la gestión del incendio en la provincia en su conjunto y, muy especialmente, en la capital, donde residían buena parte de los fallecidos. El PSOE que venció por más de 15.000 sufragios de diferencia en 2003 (el 52 por ciento frente al 39 del PP) perdió este 27- M los comicios por 1.000 votos, lo que otorgó a los populares el Feudo tradicional socialista séptimo diputado regional en litigio. Este descenso de los socialistas tiene consecuencias muy notables también sobre la Diputación, donde antes ostentaban mayoría absoluta y ahora tendrán que pactar con IU, y sobre el Ayuntamiento de Guadalajara, dirigido en la anterior legislatura por una coalición PSOE- IU y que ha reconquistado el popular Antonio Román con mayoría absoluta. El descalabro de Barreda en las regionales en Guadalajara ha podido arrastrar al actual alcalde, Jesús Alique, a una oposición a la que rara vez es castigado un regidor en su primer mandato.