Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
20 ESPAÑA LA HORA DE LA VERDAD DEL 11- M EL PESO DE LAS PRUEBAS DOMINGO 3 s 6 s 2007 ABC Más de 300 horas de vista oral han confirmado la investigación policial y judicial de la matanza Todas las teorías alternativas han quedado desmanteladas durante el juicio MADRID. El juicio por el mayor atentado de la historia de España alcanza su recta final con una ratificación de las pruebas nucleares sobre la planificación, ejecución y autoría de la matanza. Ha quedado, en definitiva, cimentada la investigación policial y judicial, que en la vista oral- -como en la fase de instrucción- -ha tenido que soportar interesados ataques, que rayaron en el delirio. Basta citar dos: la existencia de la brigadas de Euskal Herria en Irak o la congelación de los terroristas de Leganés. Las 300 horas de vista han ratificado por activa y por pasiva que el explosivo salió de Mina Conchita que los islamistas no tuvieron ninguna relación con los etarras y que el explosivo utilizado no fue el Titadyne utilizado por ETA. El grado de implicación de cada procesado lo determinará el Tribunal. ella con las mochilas cargadas de explosivos, y desde allí se fueron a un garaje propiedad de Trashorras. Además, Montoya reconoció haber trasladado a Madrid, por orden del ex minero, una bolsa con explosivo que entregó a Jamal Ahmidan. Granados también confesó que Trashorras le encargó hacer un viaje similar, pero que se negó. Hay otras dos pruebas: los libros de registro de la mina han confirmado que desapareció Goma 2 ECO y el estudio de las BTS, que permitió reconstruir el viaje de los explosivos desde Avilés hasta Morata. La Fiscalía admite que pudo utilizarse Goma 2 ECO y también EC en cantidades mínimas, dado que en junio de 2004 la Guardia Civil encontró en la mina cartuchos de esta dinamita. vestigaciones sobre esta tarjeta y las usadas en el resto de las bombas se abrieron con autorización judicial. Se ha demostrado que las vendió Zougam. La actuación del Gobierno Informado de la investigación Los mandos policiales testificaron que informaron al minuto de los avances de la investigación a los responsables de Interior. Señalaron que, tras hallar en la Kangoo la cinta coránica, restos de un cartucho de Goma 2 ECO y 7 detonadores, trasladaron a los superiores políticos sus dudas sobre la autoría de ETA y les anunciaron la apertura de la vía islamista. También afirmaron que nunca recibieron órdenes políticas para orientar las pesquisas en un sentido u otro y que siempre se les dijo que hiciéramos lo que teníamos que hacer El suicidio de Leganés Los forenses desacreditan las fábulas Los terroristas se suicidaron con el explosivo que almacenaban para seguir matando. Fueron cuatro forenses los que lo ratificaron al tiempo que echaban por tierra rocambolescas teorías, como la del traslado en estado de congelación de los terroristas al piso de Leganés. Basaban la ridícula teoría en que no apareció sangre en las paredes de la casa, pero los cuatro peritos no tardaron en dar una explicación científica a lo ocurrido: por efecto de la onda expansiva, la sangre se convirtió en multipartículas, estado que se produce tras una explosión. Los papeles de ETA encontrados tampoco tenían mayor misterio. Además de carecer de importancia, eran de un policía, vecino de los criminales, que trabajó en el servicio de seguimientos de la Comisaría General de Información. Suárez Trashorras y Hamid Ahmidan, en una de las sesiones de que se llegó a preguntar por la existencia de unas supuestas brigadas de Euskal Herria en Irak Comparecieron tres etarras- -dos de la caravana de la muerte y Henri Parot- -quienes, además de no encontrar sentido a su comparecencia como testigos, dijeron que nunca tuvieron contactos con los islamistas autores de la matanza. Pero la prueba decisiva vino cuando seis policías de la Comisaría General de Información dijeron que jamás han detectado vínculos. Ni antes ni después. En cuestión de minutos quedó dinamitada una elucubración que, aún hoy, algunos mantienen. chos demostrados contra Rafa Zouhier, eslabón entre la red asturiana y la islamista. Su estrategia de defensa, sustentada en que informó a la Guardia Civil del tráfico de explosivos, ha quedado desmantelada y su participación es tan fundamental que se cree que sin ella el 11- M no podría haberse llevado a cabo. Además, se ha demostrado que entre los autores materiales están los que se suicidaron en Leganés y que Abdelmajid Bouchar tiene difícil escapatoria, al igual que la mayoría de los procesados. Es el caso, por citar uno, de Jamal Zougam, que ha sido reconocido por varios testigos que viajaban en los trenes. Igualmente se ha oscurecido el horizonte penal para Otman el Gnaoui, que aparece como figura clave en la matanza. Morata, fábrica de bombas Los móviles se activaron Las trece bombas que estallaron en los trenes fueron confeccionadas y salieron de la finca de Morata de Tajuña. A esta contundente ratificación se llegó con el testimonio de dos ingenieros de telecomunicaciones que demostraron cómo los móviles que activaron la dinamita fueron encendidos y apagados (previa programación del vibrador) en esa vivienda. Además, en unas planchas que cubrían un zulo se hallaron restos de explosivo, así como detonadores explosionados y munición. Móvil y objetivo Irak y vuelco electoral Documentos de la web Global Islamic Media expuestos en el juicio vinculan directamente el 11- M con la presencia de las tropas españolas en Irak y con la alianza del Gobierno de Aznar con el de Bush. Estos hechos los relacionaban con la necesidad de provocar un vuelco electoral el 14- M de 2004 para desbancar del poder al PP, como así fue. Varios de los presuntos autores de la matanza, como Jamal Ahmidan, eran habituales de esta web y de otras que sirven como órganos de expresión al yihadismo internacional. El fin que perseguían los atentados está igualmente reconocido en los comunicados de reivindicación. Y también lo expuso ante el tribunal Abu Dahdad ya condenado en España como jefe de la red Al Qaida. La mochila de Vallecas Siempre custodiada Ni un sólo testimonio en el juicio ha puesto en cuestión la cadena de custodia de la mochila de Vallecas frente a la batalla mediática que, en sentido contrario, se ha hecho en los últimos tres años. Los agentes narraron al detalle el descubrimiento de la mochila y su periplo hasta ser desactivada a mano en la madrugada del día 12 de marzo por un tedax. Quedó acreditado que la bomba, definida por los especialistas como una chapuza siempre estuvo bajo control policial. También está demostrado que la tarjeta del móvil fue la que abrió la vía islamista. Las in- Red asturiana Una mina de pruebas Un cúmulo de pruebas contundentes hay contra los principales miembros de la red asturiana que facilitó la Goma 2 ECO y quizá algún cartucho de EC. Su jefe, Suárez Trashorras, es el que tiene el horizonte penal más negro. No hay dudas de que proporcionó el explosivo y que lo hizo con pleno conocimiento. También se ha estrechado el cerco contra Carmen Toro y se han confirmado las pruebas contra Antonio Toro. ETA Descartada por completo El nombre de ETA, pese a no haber aparecido jamás en la investigación, ha estado presente día tras día, hasta el punto Los confidentes Las historias de Cartagena Poco en limpio se pudo sacar del testimonio de Cartagena confidente de la unidad especializada en terrorismo islámico de la Policía. El ex imán de la mezquita de Villaverde, que durante la instrucción fue objeto de titulares de prensa, se limitó a relatar recombolescas y contradictorias historias ante el tribunal. Su revelación de que advirtió a la Policía del riesgo de un ataque islamista no la pudo demostrar en Sala. Salió de Mina Conchita Mochilas llenas de Goma 2 ECO Mina Conchita es la única fuente de abastecimiento de la Goma 2. Muy relevantes fueron los testimonios de Gabriel Montoya e Iván Granados. El primero describió con detalle cómo los islamistas se dirigieron a la mina y, tras permanecer varias horas, salieron de Queda acreditado que la dinamita salió de Mina Conchita y que con ella los islamistas fabricaron las bombas Célula islamista No están todos los que fueron Son también numerosos los he-