Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
6 OPINIÓN DOMINGO 3 s 6 s 2007 ABC AD LIBITUM LOS FANTASMAS DE ZAPATERO LGÚN veterano del PSOE que no haya perdido todavía todo su predicamento en la calle Ferraz de Madrid, en el supuesto de que quede alguno en esas circunstancias, debiera exorcizar a José Luis Rodríguez Zapatero para tratar de redimirle de sus querencias más cutres, especialmente de las que le empujan, en la adoración a la memoria de su abuelo, a detener la Historia de España en los días de la II República y de la Guerra Civil. De tan rancia fijación anímica le brotan al presidente del Gobierno sus prevenciones contra el futuro y cuantos síntomas de civilización, libertad, progreso y buen sentido nos M. MARTÍN trae el presente. FERRAND Zapatero, como tantos otros progres de salón- -con experiencia de campo ya no los hay en activo- tiende a confundir el todo con sus partes y, en consecuencia, se fija en la figura de George Bush y contempla, en visión panorámica, todos los Estados Unidos del Norte de América. No es capaz de entender que el nuevo imperio, altanero como siempre fueron los imperios- -el nuestro incluido- es hoy, con todas sus imperfecciones, la democracia más antigua del mundo y la más activa y defensora de los Derechos Humanos. Tan grandes son los EE. UU. tan fuertes, que hasta un personaje como Bush, segunda edición de otro parecido y tampoco luminoso, puede ser su presidente. Es la certeza de un sistema que, con las alas de la libertad individual, sobrevuela por encima de la dimensión de las personas. La inmadurez política de Zapatero, especialmente perceptible en los asuntos exteriores, le empuja a un antinorteamericanismo de patio de facultad universitaria; pero de las universidades de José Luis Villar Palasí, ni tan siquiera de las de Mercedes Cabrera. De ahí que entienda como postura de izquierdas lo que solo es la mala educación de permanecer sentado, en un acto oficial y solemne, al paso de la bandera de las barras y las estrellas a las que, por mucho que disguste recordarlo, Europa le debe la supervivencia frente al nazismo, los fascismos y el comunismo. Los tres cerditos del totalitarismo. Las relaciones entre España y los EE. UU. no atraviesan su mejor momento y, por muchas paellas de marisco que llegue a preparar Miguel Ángel Moratinos, seguirán desnutridas y bajas de tono hasta que sea mayor el entusiasmo de las partes. Condoleezza Rice acaba de dar un paso de buena voluntad, un valioso gesto de acercamiento después de tres años de mohínas correspondidas. Seguimos en las mismas porque Zapatero, ensimismado en la contemplación de los fantasmas de sus antepasados, y rodeado de personajes como José Antonio Alonso, no es capaz de entender que Bush, con cuanto quiera afeársele, es más guapo que cualquiera de los ídolos americanos, de Fidel Castro a Hugo Chávez, que venera, admira y a los que complace. Incluso es mas guapo que todos juntos. PROVERBIOS MORALES EXILIOS A nos. En el XVIII, las tierras altas de Escocia quedaron vaSISTO como telonero, en la Feria del Libro de Macías cuando su población jacobita fue deportada en masa a drid, a la presentación de un libro sobre los exilios Canadá. A España, por ejemplo, vino un buen contingente españoles, coordinado por Jordi Canal y en el que de wild geese irlandeses huyendo de la persecución angloha colaborado un brillante plantel de historiadores. Casi protestante. De Francia tuvieron que salir, en distintas todo el peso del acto recae sobre dos maestros, Ricardo épocas, hugonotes, monárquicos, republicanos, gaullisGarcía Cárcel y Santos Juliá. Se habla más del exilio que tas, petainistas y, bajo la Tercera República, un buen núdel libro, como suele pasar en estos casos, pero, con todo, la mero de congregaciones religiosas que abrieron colegios experiencia resulta amena y provechosa. Oyendo a Santos de más o menos postín en numerosas ciudades de y a Ricardo siempre se aprende mucho del pasado por aquí. En cuanto a Alemania, para qué hablar. y se comprende algo mejor el presente. Es signifiImposible competir con ella en cifras de transtecativo que ambos- -pero con más énfasis Santos, rrados. Total, que todos los países de nuestra área como para despejar dudas sobre su posición- -togeográfica, sin excepción, pasaron por análogas men distancia de lo que pudiera oler a ese membrifases de bombeo de población disidente al extello rancio conocido por memoria histórica No rior: la de los conflictos religiosos, la de la formahay debate, porque el tiempo se echa encima, pero ción de los Estados nacionales y la de los totalitalas diferencias resultan muy clarificadoras. rismos. En Europa central y oriental las fases son El planteamiento de García Cárcel está más cerJON más o menos las mismas, aunque con diferente ca del de los autores del libro que el de Santos JuJUARISTI cronología. liá. Viene a decir que en nuestra Historia los exiPor descontado, el catolicismo hispánico (incluyo Porlios han sido múltiples y por diversas causas. Afirma intugal) erradicó todo disenso religioso o antirreligioso ducluso que Jordi Canal y sus colaboradores se han quedado rante el Antiguo Régimen y sus coletazos. Así y todo, cacortos en el inventario y añade a los grupos estudiados por ben matices. El conde- duque de Olivares refrenó a la Inquiéstos (judíos, moriscos, austracistas, jesuitas, afrancesasición lo suficiente como para que numerosos grupos de judos, liberales, carlistas, republicanos del Sexenio, monárdaizantes portugueses prefirieran España a Holanda coquicos bajo la II República y republicanos de 1939) otros mo país de acogida (en esa oleada debieron de entrar, entre que se han dejado en el tintero (erasmistas, protestantes, otros, los antepasados de Antonio y Manuel Machado) catalanes y cristianos nuevos judaizantes en el XVII) Sin Luego, se volvió a la acostumbrada intolerancia. Pero es embargo, concluye, sería un error considerar a España un innegable que el panorama cambió bastante en nuestro sicaso excepcional. Otros países vivieron situaciones pareglo diecinueve, pese a todas las broncas civiles. Lo peor fue cidas, y para sus exiliados fue la nuestra tierra de asilo. que católicos y liberales entraron en el veinte arrastrando Santos Juliá, por el contrario, cree que el exilio- -al sendos espantajos de la centuria anterior: la conspiración que se refiere en singular- -ha sido un rasgo definitorio judeo- masónica, por un lado, y la Inquisición perdurable y de la historia española, derivado de una concepción resagazapada, por el otro. La primera víctima del choque de trictiva y excluyente de la nacionalidad sobre la base de estereotipos fue una figura que no había sido tan rara en un catolicismo intransigente. En esto, sostiene Juliá invola Restauración: el catolicismo liberal, al que ambos bancando la autoridad de Azaña, sí hemos sido una excepdos trataron con desprecio retrospectivo. Y es una verdación. Las otras naciones europeas no han conocido nada dera lástima que se haya pasado del desprecio al simple olsemejante. vido en la peculiar interpretación whig que domina en Me quedo con ganas de decir unas cuantas cosas. De exbuena parte de la historia académica contemporánea. cepción, nada. Inglaterra expulsó judíos, católicos, purita- A -Se dice que ETA le ha colocado a usted una pulsera de control remoto, para seguirle todos sus movimientos. ¿Es cierto?