Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC DOMINGO 3 s 6 s 2007 OPINIÓN 5 UNA RAYA EN EL AGUA UNA IDEA DE ESPAÑA E trata de España, de la idea de España. Ni el carisma de Gallardón, ni la eficacia de Aguirre, ni la incomparecencia de Sebastián, ni la debilidad de Simancas, ni los túneles de la M- 30, ni el tirón de la economía, ni ninguno de los factores de análisis manejados en laúltima semana bastan para explicar el resultado electoral de Madrid si no se atiende a su condición de capital de una nación cuestionada por la agenda política de los tres últimos años. Es en Madrid donde late con fuerzamásdecisivalaidentidad cenital de la nación española, eje común de IGNACIO una ciudadanía de proce- CAMACHO dencia heterogénea y mixta que se reconoce a sí misma a través de ese ADN colectivo. Y en la medida que el zapaterismoha tratado de revisar losconceptos básicos de la españolidad contemporánea, apelando al reconocimiento de la nación de naciones y revisando los fundamentos constitucionales a través de los derechos de los territorios, ha cosechado una respuesta de enorme contundencia allá donde la idea de España como nación única de ciudadanos iguales cuenta con mayor arraigo y más orgullo histórico. Para los habitantes de Madrid, llamados madrileños a pesar de que más de la mitad no lo son de origen, la capitalidad no consiste en la sede administrativa del Gobierno y de las instituciones: es un sentimiento identitario vinculado al hecho nacional. El madrileñismo no es más que una vaga corriente castiza claramente minoritaria; el verdadero núcleosimbólicodelaparticipaciónpolítica de los seis millones de ciudadanos de Madrid es su pertenencia genérica a la comunidad española. Y una gran mayoría de ellos ha sentido agredida la cohesión nacional ante la puesta en marcha de un programa de gobierno sostenido en las reivindicaciones de los nacionalismos periféricos, y habuscado el amparodela únicafuerzapolítica que viene defendiendo el hecho español como signo esencial de unidad y progreso. Algo similar ha ocurrido en el resto del país, donde el debate entre izquierda y derecha se reduce cada vez más- -ante la contrariedad de no pocos socialistas fieles a la tradición nacional de su partido- -a un enfrentamiento sobre dos ideas de España basadas no en ideologías sociales ni en modelos morales, sino en un proyecto de Estado. El eje articulador, la idea matriz de la derecha española contemporánea se llama España, la España del Artículo Dos de la Constitución, puesta en cuestión por la agenda rupturista del presidente Zapatero, que ha entrado a saco en los principios de equilibrio vigentes desde la transición democrática. Y es en ese campo en el que se va a dar la batalla de las elecciones generales, que el PP pretende ganar precisamente a partir de su éxito en el epicentro geográfico, moral y político de la nación, y que el PSOE aborda confiado en su alianza conlos partidoscentrífugosdispuestos a aprovechar la diáspora política abierta en esta legislatura. Madrid no es más que el símbolo de esta nueva dialéctica sobre los cimientos de la convivencia nacional en la que han vuelto a salir de paseo los demonios más peligrosos de nuestra Historia. S EL RECUADRO ESPAÑA, BARBACOA FRÍA LGÚN día lo proclamará la Unesco, o el Libro Guinness de los récords, o el Club Cocherito de Bilbao mismo, pero hay que reconocerlo ya urgentemente, para que sepamos a qué carta quedarnos: España es el país más rarito del mundo. No raro, que es una cosa distinta y que, repetida, es el recuerdo del padre de mi admirado Julio Iglesias. España es rarita, rarita, rarita. Como el guapa, guapa, guapa de la canción de los tiempos del Cuéntame pero en rarita. ¿Pues no que la consejera de Medio Ambiente de la Junta de Andalucía, doña Fuensanta Coves, para evitar que el monte se queme, señor Conde (Pumpido) no sólo ha inventado, sino declarado obligatoria hasta el otoño la barbacoa fría Y hay tanta injusticia en el mundo que todavía nadie ha pedido un premio para Doña Fuensanta, lo que oficialmente solicito en tiempo y forma a los dichos. La Unesco, el Club Cocherito de Bilbao o la Peña Bética Lo Que Diga Don Manué tienen que galardonar urgentemente a Doña Fuensanta por su invención. ¿Que cómo es la barbacoa fría ¿Que si es igual que aquella cursilería de llamarle sopa fría al gazpacho en las cartas de los restaurantes? No, la barbaANTONIO coa fría, como suele ocurrir en España, BURGOS no tiene nada de barbacoa. Fría sí está, pero no es barbacoa. Una barbacoa es una parrilla donde las brasas de carbón vegetal asan chuletones y costillas, y eso es un riesgo. Que a barlovento la barbacoa sea aventada por el levante, salten las candelas y pase como en Guadalajara. Por eso Doña Fuensanta, sabia y prudente mujer, ha decidido apagar obligatoriamente todas las barbacoas al sur de Despeñaperros, y para predicar con el ejemplo se ha ido a celebrar una a orillas del río Guadiamar, en Aznalcázar, donde se produjo el vertido tóxico de Bolidén y donde Antonio García Barbeito acaba de reunir en libro sus rotundas y hermosas Palabras de diario tan bien escritas en los periódicos y dichas en sonoro andaluz por la radio. La barbacoa fría de Doña Fuensanta ha consistido en platos cocinados y ensaladas, vamos, el clásico filete empanado y el huevo duro de toda la vida. A ¡Pero esta tía lo que ha hecho ha sido reinventar la jira campestre! Lo que hace todo el mundo en la rarita España. España es una inmensa barbacoa fría, donde las parrillas no tienen brasas ni los que nos rigen, dignidad, ni los que los eligen, memoria. Una barbacoa fría será hoy el desfile del Día de las Fuerzas Armadas en León. Como La Coruña (alias A Coruña) y en Sevilla, este año el homenaje de los paisanos a los militares toca en León, la tierra de Zapatero. Quien ha dicho que con él no cuenten, que los Ejércitos se avíen con los Reyes para la castrense barbacoa fría, que él sabe quedarse sentado cuando pasa la bandera de los Estados Unidos, pero no permanecer en pie como homenaje a nuestra enseña nacional y a quienes la sirven. Y suerte tienen los Ejércitos, que en esta barbacoa fría nadie les ha acusado todavía (que los acusarán) de apropiarse de la bandera rojigualda. En la rarita España esto ya no extraña: es una tradición que el presidente del Gobierno haga rabona de desfile el día de las Fuerzas Armadas. Como es otra tradición que venga Condoleezza Rice y se crean que es Esperanza Aguirre en un pleno de la Asamblea de Madrid: Moratinos le suelta sin educación alguna que es mucho más aficionado que ella a los disidentes cubanos; Alonso le mienta sus muertos, los de los bombardeos de Afganistán; y el Mienmano de la Milá le saca a relucir Guantánamo en TVE, la pública. Por lo visto las leyes contra el maltrato a mujeres no hacen referencia a las secretarias de Estado norteamericanas. Como el Estado de Derecho tampoco hace referencia al asesino Juana Chaos ni a la ETA, con los que Zapatero quiere celebrar cuanto antes una barbacoa fría para celebrar la rendición que llama paz. Mientras, el PP gana las municipales, pero la vicepresidenta Vega se inventa la barbacoa fría de no reconocer la victoria. Si los republicanos de 1931 llegan a ganar las municipales del 14 de abril con la mitad de votos que el PP en el 27- M en toda España y especialmente en Madrid, a Don Alfonso XIII no lo mandan al destierro, sino a la estratosfera. Pero a las municipales, como a todo, se les aplica la barbacoa fría de los pactos, según la cual los que ganan en Navarra pierden y los que pierden, ganan.