Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC SÁBADO 2- -6- -2007 GENTE www. abc. es gente 89 ¿Hay quien dé Moss? En carne y (como casi siempre) en hueso, Kate Moss sigue desfilando por la pasarela de la actualidad. El jueves, un lote de fotografías suyas fue subastado en Christie s de Londres y alcanzó destacadas cifras en la puja POR MANUEL DE LA FUENTE A pesar de los pesares, a pesar de ciertos comportamientos digamos que algo sustanciosos, a pesar de que su vida no sea para muchos un modelo a seguir, a pesar, incluso, de su novio, el roquero Pete Doherty, Kate Moss, sigue en el ojo, sobre todo fotográfico, de los huracanes de la actualidad. Un día sí y otro también, Kate continúa desfilando por la moderadamente glamourosa y dorada pasarela de lo noticiable. Hace unas semanas, la que fuera reina del grunge en el vestir y hasta en el comer daba a conocer su propia línea de ropa, ideada con los retales de su fondo (más que fondo debe ser un agujero negro) de armario. Todo un éxito. Y este jueves una nueva vuelta de tuerca a su popularidad y su carisma (algo esmirriadillo, pero carisma al fin y al cabo) con la subasta celebrada en la sala londinense Christie s, en la que no salían a puja sus presuntos trapos (ni limpios, ni sucios) sino una selección de cuatro lotes de imágenes de la modelo, realizados entre 1993 y 2003. En total, las fotos alcanzaron una cifra considerable en la puja, alrededor de 183.000 libras (casi 270.00 euros) Concretamente, el premio gordo de la subasta fue a parar a un grupo de seis daguerrotipos del reputadísmo Chuck Close, que llegaron a ser vendidos por 84.000 libras (unos 125.000 euros) La sesión, en la que Moss aparece desnuda y que fue realizada para el ejemplar de septiembre de 2003 de la revista de moda W dedicado a la propia modelo, fue calificada por Close como una agradable sorpresa. Kate no llevaba maquillaje, no se había peinado y en ningún momento se miró al espejo. Dijo que ya le habían hecho suficientes fotografías bonitas relató Foto de Kate Moss, retratada en 1993 en Marrakech por Albert Watson para la edición alemana de Vogue a Christie s el artista norteamericano. Diez años antes, Kate Moss comenzaba su estrecha colaboración con Vogue y se dejaba fotografiar por Corinne Day en un conocidísimo retrato, Kate s Flat Kate en su apartamento vendido por 10.000 euros) una foto rompedora en la que Moss, de apenas dicinueve primaveras y casi literalmente en los huesos, aparecía con una camiseta rosa y silueteada por unas lucecitas de colores. Ese mismo año, otro de los grandes de la fotografía de moda, Albert Watson, fue el encargado de realizar (para la edi- CHRISTIE S Las fotos se tomaron entre 1993 y 2003 y se vendieron, en total, por casi doscientos setenta mil euros ción alemana de Vogue una gran fotografía de 243 por 183 centímetros de Moss desnuda (Marrakech, en 1993) que el jueves se vendió por alrededor de 80.000 euros. De nuevo, Moss, al natural, para algunos quizá demasiado al natural. ¿Hay quien dé más? ¿Hay quien dé Moss?