Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC SÁBADO 2- -6- -2007 El jefe de la NASA no considera el cambio climático un problema que combatir 81 nes efectivas es muy pequeño, del orden de veinte colisiones por cada doscientos mil millones de partículas. Sin embargo, los racimos se cruzan en el interior del anillo una media de treinta millones de veces por segundo, lo que garantiza a los investigadores un suministro de 600 millones de colisiones cada segundo. Más que suficiente para poder realizar sus experimentos. Casi a la velocidad de la luz, un único protón dentro de uno de los racimos de un haz recorre el anillo completo 11.245 veces a cada segundo que pasa. Y teniendo en cuenta que un haz de protones circula por el anillo durante diez horas, en ese tiempo nuestro protón habrá recorrido diez mil millones de kilómetros, suficiente como para ir y volver hasta Neptuno. A pesar de que cada laboratorio cuenta con sus propios mecanismos de control y seguridad, todos ellos están centralizados en un único edificio, el Ocho pulmones para alimentar al gigante El punto 6 es uno de los ocho pulmones externos que mantienen vivo todo el complejo. En los puntos pares están los sistemas criogénicos sin los que el LHC no existiría. Los impares son más pequeños, y para otros servicios. Bajamos por el punto 6 a cien metros de profundidad. El túnel se abre largo, interminable. El próximo punto de control, el 7, está a 3,3 km. A la misma distancia, por detrás, queda el punto 5, construido enteramente por España. Hasta donde alcanza la vista, nada a la derecha y una interminable línea de refrigeración e imanes a la izquierda. Los generadores que dan energía a los imanes son de 13.000 amperios. En medio de todo ello, recubiertos de material brillante como papel de plata, el tubo en cuyo interior viajarán los haces de partículas a la velocidad de la luz Enormes equipos de ventilación bombean aire en los túneles. Por cierto, toda una experiencia recibir un mensaje por el móvil a cien metros de profundidad. Incrédulo miré a ver si tenía cobertura, y para mi sorpresa estaba hasta arriba. Cosas de la ciencia... CCC (Centro de Control del CERN) Desde allí se manejan todos los sistemas y los diversos aceleradores, así como la criogenia, los accesos, la electricidad, los sistemas de seguridad... 600 metros cuadrados divididos en cuatro zonas cuya distribución, desde arriba, recuerda a un trébol de cuatro hojas, cada una de las cuales SUIZA CERN El Gran Colisionador de Hadrones (LHC) es la máquina más grande jamas contruida. La longitud del túnel principal es de 27 kilómetros por 3,8 metros de diámetro permite trabajar a trece técnicos al mismo tiempo. Los controles deben realizarse en tiempo real y con una precisión de nanosegundos. En este trabajo, la precisión lo es todo. Cada racimo de partículas, por ejemplo, se inyecta (desde aquí) en su haz correspondiente a intervalos exactos de veinte nanosegundos, es decir, cada veinte milmillonésimas de segundo. En un único giro alrededor del anillo se realizan muchas inyecciones de paquetes, cuantos más, mejor. Los físicos- -se lamenta uno de los técnicos- -nunca tienen bastante. Siempre quieren más El mayor de los experimentos del CERN se llama Atlas. Aquí, en el interior de su gigantesco detector, equipado con calorímetros, espectrómetros, sistemas magnéticos y las últimas tecnologías disponibles, es donde los científicos esperan localizar, por fin, al esquivo bosón de Higgs, una partícula que guarda el secreto de por qué todas las partículas, incluído él mismo, tienen masa. Predicho en los años sesenta, el bosón de Higgs no ha podido ser localizado hasta ahora, entre otras razones, porque la teoría establece que para manifestarse necesita un nivel de energía hasta ahora inalcanzable para los aceleradores. Pero el LHC sí será capaz de crear las condiciones idóneas para que el Higgs aparezca. Si a pesar de todo no se consiguiera El vacío creado en el túnel principal es de 10- 6 Torr, que equivale a extraer todo el aire de un volumen de unos 6.500 m 3, el tamaño de una catedral Las partículas dan 11.245 vueltas al anillo en un segundo y pueden estar dando vueltas 10 horas seguidas recorriendo 10.000 millones de kilómetros A diferencia del antiguo acelerador (LEP) que aceleraba electrones y positrones, este acelerará protones hasta una energía de 7 TeV, siendo el total de 14 TeV y también iones pesados como el plomo Los científicos creen que Atlas es el detector que más posibilidades tiene de localizar al esquivo bosón de Higgs detectarlo, sería necesario revisar una buena parte de las teorías sobre el origen y la estructura del Universo. A 80 metros de profundidad, el Atlas está instalado en una gran cavidad que los científicos llaman la caverna Redes interminables de túneles y galerías conducen hasta los distintos órganos de los que depende este gigante de 25 metros de altura y 45 de longitud. Enormes tanques azules contienen el helio que garantizará el frío necesario. Es difícil desde dentro hacerse una idea del conjunto, que es enorme. 3.000 km de cables conectan todos los sistemas. Su núcleo son dos grandes discos de 24 metros de alto. Dos enormes donuts con un agujero central de dos metros y medio. Por allí pasarán los haces de partículas. Grandes imanes toroidales rodean el monstruo metálico en cuyo corazón ahora trabaja media docena de personas. Para llegar allí llevan arneses parecidos a los de los montañeros. Revisan e instalan el calorímetro central y ajustan cada pieza al milímetro. Cuando cierren, el sistema no se volverá abrir en los próximos 25 años. Más arriba, en los muelles, las grúas cargan grandes imanes de más de diez metros de altura, que serán bajados en vertical a través de dos grandes bocas que parecen pozos sin fondo. En menos de un año Atlas estará a pleno rendimiento y explorando en los límites mismos de la Física. Una vez construido, el gran detector ya no se podrá sacar del edificio. Es como un barco gigantesco dentro de una enorme botella Más información sobre el proyecto: http: www. cern. ch ATLAS Doble tubo del acelerador Monorrail SPS ALICE LHC Para acelerar las partículas, se emplean 9.300 imanes dispuestos a lo largo del túnel y refrigerados a- 271o C mediante helio a alta presión LHC Imán Los protones se aceleran al 99,9999991 de la velocidad de la luz antes de colisionar en alguno de los detectores INFOGRAFÍA: JAVIER AGUILERA Tubos del refrigeración SECCION DEL TÚNEL DEL LHC 3,8 m Refrigeración