Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
10- 11 S 6 LOS SÁBADOS DE lud, sensores que vigilan la respiración, la temperatura corporal, el movimiento del corazón. Hemos hecho pruebas en el Hospital Clínico. El sistema está pensado para que, si detecta unos valores fuera de lo normal, transmita la situación de alerta por teléfono móvil. En septiembre realizaremos una prueba piloto, que durará dieciocho meses, con doscientos pacientes de toda Europa afirma María Teresa Arredondo. En esta tecnología participan ingenieros de telecomunicaciones, físicos, textiles... Es la medicina del futuro concluye Arredondo. El deporte es el territorio en el que se mueve Sergio Guillén, investigador, director del centro de Tecnologías para la Salud y el Bienestar (TSB, www. tsb. upv. es) en Valencia. La camiseta procesa la respiración, el nivel de actividad, el ritmo cardiaco, y transmite esos datos a través del teléfono móvil- -explica- Cada deportista tiene un plan de entrenamiento objetivo, y con los datos que proporciona este invento es fácil comprobar si se ajusta a lo previsto o no. Queremos que estos productos puedan empezar a venderse a final de este año Por cierto, una deportista con tantas medallas en su maleta que suele pagar sobrepeso en los aeropuertos, la nadadora de sincronizada Gemma Mengual, ha presentado el Solarcell de Triumph Internacional, un traje de baño con aspecto futurista en el que se ha aplicado la más alta tecnología: lleva células solares integradas, capaces de poder recargar teléfonos móviles y reproductores mp 3. El sonido del bip bip se abre camino en los estudios de moda de vanguardia. Idissabtes una programación estable de CaixaForum en BARcelona, organizó recientemente el taller Moda, Estilismo y High- tech en el que participaron cuatro modistos que recibieron el encargo de fusionar la moda y la tecnología en un modelo. Hemos hecho una cazadora con muchos pliegues, muy de autor, en la que incorporamos un iPod- -dice Miriam Ponsa (www. miriamponsa. com) Cuando esté lista, la venderemos en nuestra tienda de Barcelona En la misma iniciativa participaron también Mariana Méndez (www. marianamendez. com) que hizo un bolso- chaqueta con auriculares para el mp 3 y luz en su interior; Susana Escolano (www. parnasse. es) que creó una capucha desplegable que aisla del ruido; y Óscar León (www. oscarleon. com) que alguna vez ha utilizado este mensaje en sus colecciones: La vida no espera DÍAS DE JÚBILO Amores platónicos E Blas Matamoro La zambullida de Gemma ABC Cuatro modistas unieron moda y tecnología recientemente en CaixaForum sujeta en la prenda y envía los registros del entrenamiento a un dispositivo de nombre parecido a los robots de La Guerra de las Galaxias Nike también participa en esta carrera en la que el aroma del futuro se respira hoy. Sus prendas permiten colocar el iPod Nano en bolsillos integrados sin costuras, impermeables, con los botones de control dispuestos como unas esferas en relieve. El conjunto, bautizado como Nike incluye unas zapatillas especiales de la marca, un iPod Nano y el kit sport que contiene el sensor y el receptor. El sensor se introduce en un bolsillo debajo de la plantilla izquierda de la zapatilla. El deportista conecta luego el receptor en el iPod y selecciona una fórmula de entrenamiento: abierto, por tiempo, distancia o calorías... y ya sólo queda empezar a correr. Todos los datos de la marcha se almacenan en el receptor, y el iPod proporciona información en tiempo real a través de los auriculares. Al final de la carrera aparece un resumen del rendimiento en la pantalla del reproductor, aunque luego pueden volcarse esos datos en una página web. María Teresa Arredondo, catedrática de la Universidad Politécnica de Madrid, es también la directora de Life Supporting Technologies (www. lst. tfo. upm. es) una empresa que indaga en las posibilidades de la ropa inteligente. En concreto, su especialidad es la aplicación de los tejidos en la sa- Programa Nike los datos de un ejercicio llegan al iPod y al ordenador Salud y fondo de armario Una célula recoge la energía del ABC sol y recarga el móvil. De Cetemmsa l filósofo Augusto saca a pasear a su perro Platón a lo largo del Retiro. Platón se le escapa y se interna a la carrera en la zona boscosa del parque. Augusto lo imita y llama en vano al can, llenando el bosque de ecos platónicos. Por fin lo encuentran, él y Cuqui, su mujer, íntimamente ligado con un congénere. -Parece macho- -dice Cuqui- Platón tiene costumbres atenienses. -No. Ese era Sócrates- -replica el filósofo. -Hay que separarlos. Nos va a estropear la raza. ¿Estropear la raza? -Claro, Augusto. Es una hembra y seguro que va a quedar embarazada. -No estropees la escena- -ordena Augusto- demuestra que en el reino animal existen las uniones estables. -Por favor, Augusto, no exageres, si se conocen desde hace diez minutos. -No importa. Dejemos correr los eventos. Si esto dura una hora, ya hay estabilidad. Fue en ese momento cuando me los encuentro, me cuentan la historia precedente y me invitan a incorporarme al público. La perra anónima sale, por fin, jubilosa y rápida, disparada hacia su refugio en el boscaje. Platón vuelve con los suyos. -A este perro hay que bañarlo inmediatamente- -dice Cuqui- esas perras son colonias de pulgas. Vamos, Platón. Platón se queda mirando la espesura y se diría que espera reaparecer a la desconocida, acaso por haber ya dominado su nombre secreto. -Se me ha estropeado el experimento- -se lamenta Augusto- Nunca sabré hasta qué punto Platón y Diotima, supongamos que era Diotima, habían unido sus vidas. -Disiento, filósofo- -me permito intervenir- La perra ha desaparecido para siempre y se ha convertido en la amada ideal, la que nunca se volverá a tocar. Platón se pasará la vida añorándola, deseándola, inventándola. En sus sueños, Diotima o como se llame, siempre será joven, sensual, hermosa y, supongamos, sana. -Tienes razón, pensio- -admite Augusto- Has hecho un perfecto retrato del amor platónico. -Vamos, Platón- -reitera Cuqui- Y que sea la última vez que te pones a alternar con desconocidos. ¿Me has entendido? Platón asiente pero, en su interior, ¿qué ladrará Diotima?