Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
6- 7 S 6 LOS SÁBADOS DE tar delgadas y guapas. Una locura, una nueva represión contra la mujer. Las que luchamos contra la mujer como objeto sexual volvemos a ver que estamos igual, pero de manera más sibilina. -Dice: somos lo que pensamos. ¿En qué piensan las mujeres y en qué deberían pensar? -Esta es la gran cuestión. Continuamente nuestro cerebro evoca recuerdos y mensajes que nos dicen que una mujer fea no puede encontrar trabajo y que una gorda no es nadie, y que las mujeres para ser deseadas, que es lógico que queramos ser amadas y deseadas, tenemos que tener el cuerpo de una barbie Eso nos hace En el ámbito de miles de mujeres, triunfar es poder hacerlo a la vez en su vida privada y en su vida profesional, un planteamiento que entre los hombres no se da Son muchas las mujeres de más de 40 años que yo he ayudado, que quieren volver al trabajo y que no lo encuentran, que tiraron la toalla de la realización profesional y dedicaron todo su ímpetu a estar casadas y ser madres, y que luego vieron cómo los hijos se iban... o el matrimonio no funcionaba... A nosotras nos ha costado mucho sacar adelante a nuestros hijos porque no teníamos siquiera guarderías dicho sí, quiero seguir trabajando, pero con calidad de vida No tiran la toalla, pero renuncian a cargos directivos, lo que es una pérdida enorme de talento. -Haga el retrato robot de una triunfadora. -Depende de las expectativas de cada una. Hay mujeres para las que ser triunfadora es tener una cuenta corriente y un deportivo; sin embargo, en el ámbito de miles de mujeres, triunfar es poder hacerlo en su vida privada y en su vida profesional, algo que entre los hombres no se da. -Consejos para salirnos con la nuestra... -Primero, ser solidarias. Si fué- ABC la empresa y de las organizaciones. Con estos horarios horribles que tenemos en España, los peores del mundo, la dedicación absoluta y entregada al trabajo, y la incomprensión, muchas tiran la toalla, y las que llegan ¡en qué condiciones lo hacen! -Usted, abanderado la causa feminista desde hace tantos años, ¿qué opina de una píldora que retira la menstruación? -Me parece horrible, es un atraso. Si la sociedad no acepta a la mujer como mujer estamos ante un drama. Lo que está exigiendo la sociedad a la mujer es que sea como un hombre, que desarrolle la energía masculina, que no tenga hijos, que se dedique a trabajar y a dar vueltas por el mundo y que sea más competitiva que nadie. Y ahora, también, la menstruación, fuera. Comprendo que hay mujeres que lo pasan fatal y que hay que hacer algo por ellas, pero es ley de vida y ahora queremos controlarlo todo. -Hábleme del poder del físico en la mujer. -Es uno de los grandes problemas. Ahora que estamos en la mejor época de la historia para las mujeres, que podemos controlar cuándo, con quién, y cómo podemos tener los hijos, que podemos decir que somos dueñas de nuestro futuro, que nos podemos desarrollar profesionalmente, resulta que estamos tan abocadas y obsesionadas con nuestro físico que perdemos energía y tiempo en es- sentir mal y bajar la autoestima. Por eso hay que educar a nuestras hijas para que se sientan bien siendo lo que son, sabiendo que cada persona es única y que lo que da seguridad es eso y no tener la talla 38. -Le dedica el libro a su hija Carla de quien he aprendido más en esta vida No sé sus años, pero viendo a las adolescentes de hoy cómo repiten los viejos dudo si sabrán recoger su testigo. -Carla tiene 26. Y esto que plantea es un tema reincidente de conversación entre las mujeres de mi generación. Algunas dicen que sus hijas no quieren saber nada de la independencia económica, no quieren trabajar, y que lo que quieren es buscar un marido que las mantenga. Cada vez hay más chicas así. Y pienso, ¡qué equivocación, otra vez vamos para atrás! -yo iba con mi niña colgada al cuello todo el día- y ellas han vivido esto y no les ha gustado nada. Es un drama: si a los veintitantos años quieren buscar novio y casarse, me gustaría ver en 10 ó 15 años cómo están, que puede que alguna sea feliz, seguro, por la experiencia que tengo de ayudar a mujeres maduras, sé de muchas vidas vacías cuando aún les quedan otros 40 años por vivir. Si la sociedad fuera hábil para reciclarlas sería otra cosa, pero no es así. ¿Corremos el riesgo de la involución? -Y tanto. De eso tenemos todos culpa porque la sociedad, formada de hombres y mujeres, debería preocuparse porque todos tuviéramos una vida digna profesional y familiar. También hay casos de chicas que han trabajado a todo trapo en empresas, pero han llegado una edad, 28- 30 años en que han ramos conscientes del poder que tenemos y nos solidarizáramos mediante la complicidad que ellos tienen a gran escala nos irían mejor las cosas. Cuando un hombre llega arriba siempre hace subir a sus amigos, pero cuando lo hace una mujer, y sobre todo en la empresa privada, no hace subir ni a sus amigas ni a sus conocidas más que competentes para que no la critiquen. Luego, no hay que utilizar las armas de mujer, en un sentido peyorativo, asunto muy en boga en la sociedad americana, y ser honestas. No podemos utilizar las armas de mujer y luego quejarnos de acoso sexual. Además, las mujeres deberíamos hacernos un plan de orientación profesional y de vida como hacen ellos, a los 16 y 18 años. Y ser ambiciosas con el dinero exigiendo lo que se vale: Es la única manera de mantener alta la autoestima.