Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
40 INTERNACIONAL SÁBADO 2 s 6 s 2007 ABC Juan Pedro Quiñonero Colombia inicia el proceso de excarcelación con el traslado de 200 guerrilleros EFE BOGOTÁ. Un total de 200 guerrilleros de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) presos fueron trasladados ayer a una cárcel en Chiquinquirá, en el centro de Colombia, en la primera fase para su excarcelación, informó el director del Instituto Nacional Penitenciario y Carcelario (Inpec) el general retirado Eduardo Morales. De ellos, un primer grupo de 45 viajó ya en autobuses y bajo fuertes medidas de seguridad desde cárceles de la capital colombiana a la penitenciaría de Normandía, en Chiquinquirá, a 140 kilómetros al norte de Bogotá, y el resto lo hará desde otros penales del país, según confirmó el responsable de prisiones. Se trata de la primera fase del proceso y hoy estamos moviendo a 200 presos de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) señaló el general Morales a los periodistas. El funcionario confirmó que unos 1.200 de los 1.605 guerrilleros de las FARC presos, tanto hombres como mujeres, han pedido al Instituto Penitenciario acogerse a la excarcelación anunciada la semana pasada por el gobierno del presidente Álvaro Uribe. Esos 1.200 presentaron solicitud al Inpec después del llamado que hizo el gobierno nacional para alcanzar la paz y la tranquilidad en el territorio colombiano agregó. El pasado 22 de mayo, Uribe anunció la masiva puesta en libertad de guerrilleros con la esperanza de que las FARC tenga un gesto similar y libere a 56 rehenes que ha declarado canjeables, entre ellos la ex candidata presidencial Ingrid Betancourt. Con ese gesto, el Gobierno quiere desempantanar un proceso de muchos años, ante la falta de humanidad de los rehenes en campos de concentración oprobiosos dijo hoy el ministro del Interior y de Justicia, Carlos Holguín. La Presidencia colombiana informó de que en Chiquinquirá, se realizarán charlas informativas para dar a conocer los procedimientos y compromisos que deberán adquirir los guerrilleros que sean liberados. El presidente Uribe fijo la semana pasada como fecha límite para la excarcelación de los guerrilleros el 7 de junio. ESPAÑA RETROCEDE a política exterior de Rodríguez Zapatero ha hecho retroceder de manera tangible el peso institucional de España en Europa. El retorno español a los negocios públicos europeos, tras la muerte de Franco, comenzó con la gira de Adolfo Suárez de 1977 y culminó con la aprobación y entrada en vigor del Tratado de Niza (2000- 2003) que marca el punto álgido de la influencia institucional de España en la UE, tras una negociación e integración rápida y feliz, consumada por los gobiernos de Suárez, Calvo Sotelo, González y Aznar. El Tratado de Niza instaló a España en el grupo de las grandes potencias europeas, con un estatuto reconocido como tal, a través de la importancia y calidad de su voto en las instituciones. El mes de febrero del 2005, el gobierno propuso la aprobación por referéndum de un proyecto de Tratado europeo que recortaba significativamente el peso institucional de España en la UE. Tres meses más tarde, Francia rechazó el mismo proyecto, ahondando una crisis de fondo. Ante las distintas alternativas e iniciativas que se sucedieron para intentar salvar esa crisis, España adoptó una posición maximalista el mes de enero pasado, los gobiernos de España y Luxemburgo reunieron en Madrid a un grupo de 18 Estados que ya habían aprobado la difunta Constitución europea. Una visita a Madrid de Nicolas Sarkozy ha sido suficiente para que el gobierno español retroceda de manera espectacular: el proyecto francés de tratado mínimo marca un nuevo recorte de la influencia institucional española. Como Giscard, Mitterrand y Chirac, Sarkozy ha puesto sobre la mesa la importancia a geometría variable de la cooperación antiterrorista. Y José Luis Rodríguez Zapatero, acosado, sin rumbo conocido, ha enterrado los últimos flecos de independencia de criterio que ponían fuera de si a Chirac, crítico severísimo del descubrimiento de América, partidario de Marruecos durante el conflicto de la isla Perejil. L Jack Kevorkian, ayer, a su salida de la prisión de Coldwater, en Michigan AP El Doctor Muerte retorna a la vida Jack Kevorkian fue puesto en libertad ayer por buen comportamiento, tras ocho años de cárcel por su intento de popularizar la eutanasia en EE. UU. con más de un centenar de suicidios asistidos PEDRO RODRÍGUEZ CORRESPONSAL WASHINGTON. Sonriendo y sin arrepentirse, el médico jubilado Jack Kevorkian- -conocido como Doctor Muerte por su penalizado intento de popularizar la eutanasia en Estados Unidos- -salió ayer de la cárcel en Michigan tras cumplir una pena de ocho años. Sentencia por asesinato en segundo grado relacionada con el suicidio asistido perpetrado en 1998, y grabado en video, de un hombre de Detroit que padecía esclerosis lateral amiotrófica. Bajo escolta de policial y acompañado por su abogado, el patólogo calificó su puesta en libertad como uno de los puntos más altos de mi vida Insistiendo en que todavía cree firmemente en el derecho a la eutanasia. Una docena de seguidores se ha molestado en ir hasta la puerta de la prisión de la prisión situada en la localidad de Colwater, exhibiendo pancartas del tipo Jack, Glad You re Back (Jack, encantados de que hayas vuelto) A sus 79 años recién cumplidos, Kevorkian ha indicado que piensa seguir con su campaña de activismo a favor de la eutanasia, posibilidad sólo aceptada por el Estado de Oregón para enfermos críticos con menos de seis meses de vida. Sus planes pasan por reanudar su vida a las afueras de Detroit y disfrutar de sus aficiones musicales y artísticas. Entretenimientos frustrados por una condena de diez a veinticinco años de cárcel reducida por buen comportamiento. Jack Kevorkian estará sometido a un régimen de libertad condicional durante los próximos dos años. Con el requisito explicito de no ayudar a morir a nadie o incluso cuidar de cualquier persona que sea mayor de 62 años o inválida. Tampoco podrá salir del territorio de Michigan sin el debido permiso o enseñar a nadie a construir la maquinita que inventó en los años noventa para facilitar el suministro de fármacos letales. Mil docientas peticiones