Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
6 OPINIÓN SÁBADO 2 s 6 s 2007 ABC AD LIBITUM SUS ZAPATOS ZAPATERO EN EN FIN CON LA ESCOPETA MONTADA cía que en los embelesos, porque, ahora sí, el Partido PoADA día que pasa, el resultado de las elecciones pular está en disposición de ganarle: tiene un voto más del domingo ofrece menos dudas. Aún quedará amarrado que el del PSOE, que transita con facilidad margen para que los prestidigitadores de la condel desencanto a la abstención; el liderazgo de Rajoy no tabilidad electoral extraigan de las entrañas de unos va a ser discutido antes de que se abran las urnas; y, sin comicios con tantas tripas algún dato escondido con haber cedido en la firmeza de sus posiciones respecto que mitigar penas o acrecer euforias, según los casos. del Estado y el terrorismo, aunque tal vez sí en el lenHabrá que tomar ambas actitudes a beneficio de invenguaje, la soledad de ayer ya no lo es tanto y puede avizotario. Una, porque las heridas profundas no se alivian rar alianzas, impensables hasta ayer mismo, con tiritas; la otra, porque no es para tanto, al para un futuro de empates y almonedas. menos de momento. En cualquier caso, los coQue esa probabilidad se consume, o que se micios del día 27- -y ésta habrá sido unas de sus traduzca en un solemne gatillazo, va a depenconsecuencias más claras- -modifican notableder, sobre todo, del propio PP. No es la norma. mente el escenario de las elecciones del próxiDe ordinario, son los partidos en el Gobierno mo año (o de este mismo otoño) cuyo telón está los que pierden las elecciones. En este caso pueen un tris de levantarse. Y es que, en mi opide ocurrir lo contrario. A lo largo de esta legisnión, las elecciones del domingo han convertilatura, el PP se ha comportado con demasiada do lo que sólo era una posibilidad en una probaEDUARDO frecuencia como el peor enemigo de sí mismo. bilidad; lo que apuntaba apenas como una alterSAN MARTÍN Un resultado como el de las pasadas elecciones nativa posible se ha transformado en una alterestaba llamado a producir un cierre de filas y a destenancia probable. rrar viejos comportamientos que rondaban el suiciRetrocedamos algún tiempo atrás. Las encuestas dio. Sin embargo, algunas de las reacciones internas nunca han señalado una mayoría clara a favor del Go (e histéricas) que ha producido el rotundo triunfo de bierno, pero el PP sobrevivía dando tumbos sin un liRuiz- Gallardón en Madrid, y su ofrecimiento público derazgo fuerte, con la gestión de su imagen monopolipara acompañar a Rajoy en el asalto a La Moncloa, invizada por los rostros menos indicados, enredados cotan a pensar lo peor. Lo peor para el PP, se entiende. mo estaban en una madeja de pistas falsas y testimo ¿Qué dijo el martes pasado Gallardón que no se sunios trucados sobre el 11- M devanada por mercaderes piera? ¿Qué propuso el alcalde de Madrid que Rajoy no de la información que se hacían pasar por aliados. Su conociera desde hace ya tiempo? Tiene razón, en eso, firmeza en la defensa del modelo territorial de la Esperanza Aguirre: no dijo nada nuevo. ¿Por qué, enConstitución y de la política antiterrorista anterior a tonces, tanto ruido? Gallardón no ha derrotado sólo a 2004 le sostenían en pie, galvanizaban a su electorado Sebastián; se ha impuesto a otros muchos, dentro y fuemás fiel y hacían mella en el Gobierno. Pero muy pora del PP, conjurados para su derrota mucho tiempo cos, incluso de los suyos, consideraban al alcance de atrás. Y esos le esperaban con la escopeta montada. Dala mano desalojar de la Moncloa a un Zapatero que, peba igual lo que hubiera dicho; habrían disparado de tose a sus desaciertos, era capaz de seguir alimentando dos modos. Y es una ironía (no sé si gallega) que Rajoy su idilio con millones de españoles, más seducidos reclame prudencia a quien le puede hacer ganar las por sus dotes de vendedor que convencidos de la merelecciones y no haya exigido lo mismo a quienes, ducancía que ofrecía. rante estos tres años, han estado a punto de llevarle a Pues bien, a partir del domingo y hasta las generala tumba. Él sabrá. O no. les, Zapatero deberá poner más atención en la mercan- ARIANO Rajoy honra la memoria de Salvador de Madariaga y demuestra que, tal y como afirmaba el ilustre coruñés, el gallego es el único europeo que le gana al inglés en el número de cosas que lleva en la cabeza simultáneamente Ignoro si, a los efectos políticos, eso será virtud o defecto; pero contrasta con el caso de José Luis Rodríguez Zapatero que, ateniéndonos a los hechos, tiene su cabeza consagrada a una idea exclusiva, la de la conservación del poder. A ella subordina toda su conducta y, del proceso de paz en adelante, ahí reside toda su enjundia. El día 20 de febrero de M. MARTÍN 2005 Zapatero nos llamó FERRAND a las urnas para refrendar el Tratado Constitucional Europeo. Lo hizo con tal carga de parcialidad- Los primeros en Europa rezaba el eslogan oficial- -que la Junta Electoral Central tuvo que moderar su entusiasmo y recordarle que la campaña gubernamental debía limitarse a informar sobre el contenido del tratado. El 76,7 de cuantos españoles acudieron a la convocatoria aprobaron con su voto el Tratado sometido a consulta popular. Aún así la Unión, sostenida por el hilván de una moneda común y un mercado próspero, sigue sin ser la fuerza política que soñaron sus fundadores. Ese Tratado, que ni tan siquiera ha sido aprobado por todos los países de la UE, recibió en Francia un serio castigo. El 54,8 de los franceses lo repudiaron en el referéndum que se celebró tres meses después de escrutado el nuestro. Tampoco cabía esperar mucho más de un texto innecesariamente minucioso inspirado por su redactor jefe, el siempre confuso y sospechoso Valery Giscard d Estaigne, aquel cántaro vacío con manías de grandeza. Nicolas Sarkozy, con buen sentido y de acuerdo con Angela Merkel, pretende revitalizar la UE y, para proseguir el olvidado camino que conduce a la grandeza del Viejo Continente, sustituir aquel inútil mamotreto por un tratado simplificado que, respetando los puntos básicos aprobados ya por 18 Estados, sea aceptable por los demás. Durante su visita a Madrid, Zapatero ya le ha adelantado al presidente francés el apoyo español a su propuesta. Algo que está muy bien en su contenido y parece intolerable en la forma. El interés de España y de la UE aconseja sacar adelante el Tratado, jibarizado y de repuesto, con el que Sarkozy quiere romper el impasse en el que estamos; pero Zapatero, el líder de una sola idea- -la de su permanencia- se ha anticipado a la respuesta. Rectificar (casi) siempre es sabio; pero, precedido el caso de un solemne referéndum y de una mayoritaria aprobación parlamentaria, el presidente del Gobierno debió guardar las formas y, por respeto al pueblo y a sus representantes, reservar la pública adhesión a la iniciativa hasta cumplir el trámite de una nueva aprobación en el Congreso. Es el problema de las cabezas especializadas en un solo asunto. M C