Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
94 CIENCIAyFUTURO VIERNES 1 s 6 s 2007 ABC El mono erguido nació en los árboles Los ancestros remotos del hombre no adquirieron la capacidad de caminar sobre sus extremidades inferiores sobre el suelo de la sabana, sino en las copas de los árboles y mucho antes de lo que se pensaba, según han determinado investigadores británicos POR EMILI J. BLASCO CORRESPONSAL LONDRES. La capacidad de caminar sobre las dos extremidades inferiores podría haber comenzado entre los ancestros del hombre antes de lo hasta ahora estimado. La destreza la habrían adquirido monos que vivían en las copas de los árboles, antes de que la especie descendiera al plano de la sabana. Esa es la conclusión a la que han llegado investigadores británicos de las Universidades de Liverpool y Birmingham después de analizar los movimientos de los orangutanes que viven en zonas selváticas de Sumatra, en Indonesia. El estudio, publicado en la revista Science considera que este hallazgo viene a desdibujar la frontera que hasta ahora se establecía para determinar la evolución del mono hacia el hombre, pues ésta se relacionaba sobre todo con el hecho determinante de poder caminar erguido. Si estamos en lo cierto, quiere decir que no se puede depender del bipedalismo para decidir si estamos ante un homínido o un mono antecesor. Se ha hecho cada vez más difícil decir qué es un hombre y qué es un mono, y nuestro trabajo lo remarca aún más asegura Robin Crompton, uno de los investigadores. El estudio ha analizado más de tres mil movimientos de los orangutanes de Sumatra, que pasan la mayor parte de sus vidas subidos a las copas de los árboles. La observación indica que cuando estos animales, que se alimentan de los frutos de las ramas tal como hacían los antecesores del hombre, se mueven hacia las partes más alejadas del tronco, suelen desplazarse sobre las dos patas, utilizando los brazos para guardar el equilibrio en esas ramas más delgadas. Es lo que el estudio denomina bipedalismo asistido con las manos En el caso de ramas de tamaño medio, el bipedalismo casi desaparece, ya que entonces los orangutanes usan los brazos no ya para mantener el equilibrio, sino para descansar parte del peso del cuerpo. Y se mueven a cuatro patas cuando navegan por la parte central de los árboles, cuyas ramas son más robustas y ofrecen una mayor superficie y resistencia. Otra conclusión es que los orangutanes observados por los investigadores mantienen las dos patas rectas cuando, casi erguidos, están sobre ramas más flexibles. Se trata de algo similar a lo que hace el hombre A cuatro patas El orangután de Sumatra ha servido a los investigadores como base para su estudio cuando se debe moverse sobre una superficie poco estable. Según Susannah Thorpe, miembro del equipo que ha realizado la investigación, los resultados alcanzados sugieren que el bipedalismo es utilizado para desplazarse por las ramas más estrechas, donde están los frutos más gustosos al encontrarse en la zona más exterior de las copas, así como para salvar las distancias entre árboles Sus conclusiones sugieren que el bipedalismo no surgió en el mioceno (entre 24 y 5 millones de años atrás) a consecuencia del cambio climático en África central y oriental, que hizo que los bosques clarearan y los monos comenzaran a EPA decender de las copas de los árboles al no poder pasar de unas a otras, sino que ese cambio obligó a universalizar una destreza ya adquirida con anterioridad en los árboles. Más información sobre la investigación: http: www. eurekalert. org jrnls sci emb scipak pdf thorpe. pdf. Cirujanos indios separan a dos siameses tras aprender la técnica en internet J. YANES MADRID. Un equipo de cinco cirujanos y tres anestesistas ha logrado separar con éxito, tras más de seis horas de operación, a los siameses Ram y Lakshman, que nacieron hace diez meses unidos por el pecho y el abdomen. El hecho tuvo lugar en el hospital de Raipur, capital del estado indio de Chhattisgarh, uno de los más pobres del país. La carencia de medios obligó a los facultativos a estudiar la técnica en internet y a pedir prestado un costoso escalpelo de ultrasonidos que facilita la coagulación. Ambos bebés, que han permanecido durante nueve meses ingresados a la espera de que su peso y estado físico permitieran la intervención, evolucionan favorablemente, dentro del elevado riesgo que suponen los primeros días. Según el Jefe de Cirugía, Ashok Sharma, el desenlace fue feliz gracias a que los niños, que compartían hígado, páncreas y esternón, poseían sin embargo corazones y aparatos urinarios independientes. Esto aumenta la tasa de supervivencia, que no obstante se mantiene en un escaso 30 por ciento. Es un milagro declaró emocionado el padre, Ramprasad Kohl, de 36 años. Para esta humilde familia de campesinos se ha obrado, en efecto, el milagro: al nacer los niños, en julio de 2006, los facultativos de su clínica local rehusaron intentar la separación, alegando que de todos modos los niños morirían. Ramprasad y su mujer, Premvati, acudieron entonces al hospital de Raipur, donde no solamente aceptaron su caso pese a carecer de experiencia y equipamiento, sino que además el centro se ofreció a correr con todos los gastos. Los siameses Ram y Lakshman, antes de la operación AFP