Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC VIERNES 1- -6- -2007 La Guardia Civil investiga a los chivatos de Odyssey en los Archivos navales Greg Stemm, cofundador de Odyssey Marine Exploration 79 La defensa de la Razón no está en manos de esta posmodernidad delicuescente, sino en este discurso del Papa TEOLOGÍA Jon Juaristi publicó este artículo en las páginas de Opinión de ABC el domingo 24 de septiembre de 2006 U diático. Querían la controversia y fueron a buscar un titular desestabilizador. Este tipo de periodismo se agota en el título como fuego de artificio. -El islam, a su modo, es moderno y yo diría, incluso, que un amplio sector es posmoderno. El comunitarismo del islamismo radical tiene un importante elemento de modernidad destructiva. Hay una gran incomprensión, porque esta gran plaga sobre todo la sufren los países musulmanes, y había caminos de modernidad racional que están siendo enterrados. Creo que sufrimos una radical incomprensión a causa de la fascinación que nos produce el comuntarismo que hay detrás del fundamentalismo islámico, algo que el individualismo occidental ha perdido. -El Occidente judeocristiano se caracteriza por su capacidad autocrítica que le ha llevado a la democracia. El cristianismo ha sufrido cismas. la Reforma, la Contrarreforma, el Vaticano II. ¿Tiene el islam una capacidad semejante? -Hace muchos años que usted colabora habitualmente en ABC como columnista... ¿Cómo se hace una buena columna? -Con una idea, no demasiado más. Una idea que sea sólida y que ha de expresarse con convicción. Un discurso fehaciente que obtenga el asentimiento del lector y cuyos recursos argumentativos estén bien expuestos. Una buena columna es algo así como un silogismo. Jon Juaristi mediados de los años 70 se afilió al PCE y luego recaló en Euskadiko Eskerra, formación que abandonaría más tarde. Tras el atentado a la casa del pueblo del PSOE- PSE en Portugalete, se afilió a este partido como un acto simbólico, con el convencimiento de que los no vascos en Euskadi son como los judíos Fue catedrático de Filología Hispánica en la Universidad del País Vasco y profesor en la de Nueva York, en El Colegio de México y en la Universidad de Austin (Texas) Actualmente es catedrático en Alcalá de Henares. En julio de 1997, fue uno de los promotores del Foro de Ermua, nacido tras el asesinato de Miguel Ángel Blanco. Durante el Gobierno de Aznar fue nombrado director de la Biblioteca Nacional y JULIÁN DE DOMINGO -El periodismo no es incompatible con la literatura, incluso puede ser un subgénero literario. Claro que el periodismo, incluso el literario, siempre está vinculado a la actualidad. Tras la breve conversación telefónica, un no menos breve apunte biográfico. Jon Juaristi nació en Bilbao en 1951. Comenzó la carrera de Filología Románica en Deusto, pero fue expulsado por alborotador y la terminó en Sevilla. Miembro de una familia nacionalista con antecedentes liberales, sin embargo cayó en la tentación radical y militó en ETA VI Asamblea, que luego se convertiría en la trostkista Liga Comunista Revolucionaria. A ¿Sigue habiendo todavía escritores de periódicos del Instituto Cervantes. Su obra poética incluye títulos como Diario de un poeta recién casado (1986) Suma de varia intención (1987) Arte de marear (1988) Flor de baladas vascas (1989) Paisajes domésticos (1992) y Tiempo desapacible (1996) Sus ensayos incluyen títulos como Literatura vasca (1987) El linaje de Aitor (1987) la recopilación La tradición romántica (1989) Arte en el País Vasco Vestigios de Babel (1992) y El Chimbo expiatorio: la invención de la tradición bilbaína (1994) El bucle melancólico obtuvo el premio Nacional de Ensayo en 1998. Le siguen El bosque originario (2000) El reino del ocaso. España como sueño ancestral (2003) y Cambio de destino en 2006. N discurso universitario impecable, el de Benedicto XVI en Ratisbona. No ha pretendido complacer ni divertir al personal. Me gusta su sentido de la etiqueta, pues la etiqueta es, como su nombre indica, una versión retórica y cotidiana de la ética. O sea, la ética revelándose en el detalle. Muy bien, Benedicto XVI. A las lecciones inaugurales hay que ir a eso, a sentar una tesis, no a caer simpático. El tiempo dirá si la Iglesia Católica ha ganado un gran Papa, pero no cabe duda de que la Universidad perdió en su día un gran profesor. Y no lo tenía fácil. No porque hubiese en el auditorio talibanes infiltrados, que no los había. Tampoco porque estuvieran al acecho unos cuantos periodistas zánganos en busca de titular, que estaban, sino porque se trataba de un auditorio de modernos, y hablar de teología ante semejante público resulta tan improbable como explicar óptica a una colección de topos disecados. Un profe normalito habría empezado por el chiste: Como ustedes saben, Borges clasificaba la teología entre los géneros de la literatura fantástica Un profe con más tablas habría sido artísticamente elusivo Al abordar este género de la literatura fantástica... no por suponer que todos sus oyentes leen a Borges, sino por tener la certeza de que ya no es posible ser moderno sin reír el chiste. ¿Qué hizo Benedicto XVI? El colmo de la audacia: sacar al tonto (que San Anselmo llamaba insensato) en el discurso. Evocar al colega de Bonn que se quejaba de que, en su universidad, dos facultades se ocupasen de un objeto inexistente: Dios. Lo que equivale a decir: No os lo voy a poner fácil, chistosos Comienzo magistral de una lección histórica. En más de un sentido, porque ha sido, ante todo, una lección de Historia. ¿Qué es la Teología? El encuentro de Atenas y No cabe duda de que la Universidad perdió en su día un gran profesor afirma Juaristi del Papa Jerusalén, viene a decir Benedicto XVI. La pretensión, inaudita en la Alta Antigüedad, de que Dios es razonable y de que con un Dios razonable se puede razonar. Pretensión que no es cristiana en su origen, añado: surgió en el judaísmo helenístico. Como observa Benedicto XVI, el islam ha permanecido ajeno a dicha pretensión. Tampoco es que el judaísmo la desarrollara a partir del impulso inicial. El judaísmo optó por una hermenéutica de la Ley y no recuperó la Teología propiamente dicha, con su concepto fundamental de un Dios razonable, hasta la Reforma (judía) y eso por influencia de la teología cristiana (protestante) pero la idea estaba ahí, aletargada bajo dos milenios de discusiones talmúdicas. En el islam, ni estuvo ni se le espera, lo que ha tenido y sigue teniendo sus consecuencias- -por qué evitar la palabra- -trágicamente irracionales. Pero la lección no concluye todavía. ¿Por qué la modernidad ha convertido la Teología en materia de chiste? El Papa ha estado grandioso en la concisión obligada de su respuesta. La modernidad no es antiteológica por defender la Razón, sino por su afán de mantenerla bajo mínimos. No rechaza la Teología porque deteste a Jerusalén (hasta Bin Laden dice amarla) sino porque odia a Atenas. No es la idea de Dios lo que la modernidad no ha podido soportar, sino la idea del Dios razonable. La modernidad es el resultado de la deshelenización de Europa y de su consecuente abandono a los dioses oscuros e inexplicables. Lo ha dicho Benedicto XVI en Ratisbona, Alemania, que no es como decirlo en Roma aunque signifique lo mismo, pues el contexto histórico cuenta también lo suyo ¿o acaso Juan Pablo II sonaba igual en Cracovia que en la Plaza de San Pedro? Pero los chistosos decepcionados, como era de temer, han ido a estrellarse en el titular del zángano. O sea, en el refrito mutilado de la impecable teología de Manuel II Paleólogo sacada doblemente de contexto. De su contexto discursivo, la admirable lección de Benedicto XVI, y de su contexto histórico, la Constantinopla asediada por los guerreros de Alá, tan tolerantes ellos.