Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
6 OPINIÓN VIERNES 1 s 6 s 2007 ABC AD LIBITUM LA DESERCIÓN DE SEBASTIÁN STÁ claro que Miguel Sebastián, como candidato socialista a la Alcaldía de Madrid, perdió las elecciones frente a la fuerza arrolladora de Alberto Ruiz- Gallardón; pero no es menos diáfano y notorio que medio millón de madrileños votaron la lista encabezada por el candidato que llovió de La Moncloa y, al hacerlo, confiaron en él, y en sus acompañantes, la representación de sus intereses durante los próximos cuatro años. En España no votamos alcaldes- -ni presidentes autonómicos o nacionales- votamos listas, cerradas y bloqueadas, de las que salen los concejales que, en segundo grado, elegirán al M. MARTÍN presidente del Concejo y FERRAND le entregarán, para su mejor uso, la vara del poder. Es decir, Sebastián pidió un voto que le otorgaron muchos millares de personas y ahora se da a la fuga, renuncia a su compromiso y vuelve a una Universidad, en donde no le falta el prestigio y de la que, seguramente, nunca debió salir. Nuestra vida política se enrarece por momentos. Para remediar un despropósito como fue, sin duda, la proclamación de Sebastián como candidato del PSOE para arrebatarle el asiento a Gallardón se recurre a otro desatino. La caprichosa decisión de José Luis Rodríguez Zapatero- ¡Sebastián porque yo lo digo! -rompió el principio constitucional que obliga a los partidos a la democracia interna, debilitó la coherencia del socialismo madrileño y fue, como ahora se demuestra, una apuesta perdedora. Eso no se enmienda con un nuevo disparate, con la deserción de Sebastián; sino que, desde la seriedad, exigiría la toma de posesión del candidato y su ejercicio de oposición, aunque sólo fuera por guardar las apariencias de respeto a las instituciones, durante el mismo tiempo que hubiera ejercido como alcalde en el supuesto de una victoria. El principio representativo, ya debilitado por nuestro sistema de listas, quiebra cuando los representantes niegan la voluntad de quienes les eligieron. Se rompe un contrato que, tácitamente establecido entre candidatos y votantes, es el armazón de la democracia y da consistencia a las instituciones que se sustentan en la representación ciudadana. Sólo una razón de fuerza mayor podría justificar la huida de Sebastián y, a ese respecto, convendría recordar a quienes le zahieren desde la Federación Socialista de Madrid que su rechazo llega con retraso. Hubiera tenido sentido cuando el dedazo del líder le impuso a las bases. Ahora suena a pataleta de quien digiere mal una derrota. Además, con su retirada a la paz del claustro universitario, Sebastián se hace el haraquiri para la vida política. Al frente de la oposición municipal de Madrid podría haber servido para otra guerra, que nunca sobran combatientes en los frentes electorales; pero así, con tan precipitada renuncia a la responsabilidad que voluntariamente solicitó, se inhabilita para los restos. No podrá ser ministro ni de Marina. ÍDOLOS DE LA CUEVA LA TERCERA OPCIÓN causa) bestia de las mil cabezas sólo se ha inventaES aseguro que había pensado otra cosa para do la dictadura. Y de eso ya tuvimos un rato largo. este Ídolo de la Cueva en el que cada viernes exPero la verdad es que del extraño fenómeno del hibo mis prejuicios. En esta ocasión me propopostelectoral entusiasmo general también se ha hanía dar mi opinión sobre el resultado de las eleccioblado demasiado en estos días de resaca. Incluso en nes, que se me viera el plumero, a ver de qué va éste y el seno de cada hogar, donde padres y tutores habrán todo eso. Pero ya es demasiado tarde. A estas alturas tenido que iniciar a sus hijos en el aprendizaje demode la semana, y con todo el pescado electoral vendicrático, empleándose a fondo para explicarles esa cudo, caigo en la cuenta de que cuando lean esto (si es riosa particularidad que tanto llama su inoque descienden a hacerlo) llevarán ustedes cente atención cuando, en la noche del recinco días exhaustivos de análisis y comentacuento, contemplan en la tele las sonrisas de rios y especulaciones. Todavía les queda, adeoreja a oreja de adversarios políticos que, camás, el complejo proceso de la formación de da uno por su lado, aseguran haberle ganado los gobiernos autónomos y municipales, con al otro. De manera que, por último, he pensatodos sus pactos y tejemanejes. Y, para colmo, do dedicar mi atención a una tercera opción, y puesto que ya nos han convencido de que hefijándome en un asunto que nada tiene que mos votado en unas primarias, prepárense paver con los procesos electorales ni con sus ra meterse enseguida y de lleno en las secunMANUEL efectos colaterales. darias. Demasiado. RODRÍGUEZ La segunda opción que se me ocurrió fue RIVERO Leo en la prensa que en Holanda los ánireferirme al hecho verdaderamente notable mos de las gentes andan revueltos ante la inde que, ante los inapelables resultados de las elecciominente programación televisiva de De Grote Donornes, casi todos los responsables políticos han declashow, un nuevo reality en cuya primera edición una rado sentirse más contentos que unas castañuelas. enferma terminal que padece un tumor cerebral eleEspecialmente el señor Blanco, que ha producido vagirá, entre tres concursantes enfermos del riñón, al rias veces y en voz alta la estupenda bobería de que, que heredará el suyo cuando- -ay- -ya no lo necesisi no hubiera sido por Madrid, su partido habría te. Por supuesto, el pueblo soberano, desde sus hogatriunfado ampliamente. La verdad es que algo semeres, podrá intervenir para aconsejarla y ponderar jante podrían haber dicho- -y presumiblemente allos merecimientos de cada candidato. Los detractogunos lo hayan hecho- -todos cuantos han perdido res del programa dicen que su planteamiento es pociudades y pueblos a lo largo de la (por ahora) común co ético. Y los defensores- -incluyendo alguna asoPiel de Toro, sólo por la estúpida razón de que los ciuciación de enfermos- que el show llamará la atendadanos soberanos prefirieron votar otra lista. No ción sobre la escasez de órganos para transplantes hace falta ser un lince para transcribir semejantes y que, al fin y al cabo, cada concursante tendrá el 33 reflexiones en psicoanalizable román paladino: si por ciento de posibilidades de ser elegido: más de las no fuera por la gente, otro gallo nos cantara. Tamque tendría en el caso de estar en una lista de espera bién, por cierto, Coriolano, en su avatar shakespeahospitalaria. riano, se quedaba afónico reclamando los dulces voYa ven lo que cuesta un riñón. Lo malo es que, a ditos de la plebe a la que odiaba chusma maloliente ferencia de lo que les sucede a los contendientes en y veleidosa y cuya mudanza política aborrecía. Y las elecciones, en este concurso es difícil que los que es que, para acabar con la voluble (y casi siempre con no ganen salgan también contentos. E L