Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
94 CIENCIAyFUTURO JUEVES 31 s 5 s 2007 ABC Los niños pueden resolver sumas y restas sin conocimientos de aritmética ABC MADRID. A los 5 años de edad los niños son ya capaces de resolver operaciones matemáticas de sumas y restas con grandes números incluso antes de aprender aritmética, según un estudio de la Universidad británica de Nottingham y la Universidad estadounidense de Harvard (EE. UU. publicado en la revista Nature Las conclusiones afirman que los niños no necesitan controlar la lógica del sistema numérico simbólico para realizar de forma aproximada estas operaciones. Los investigadores presentaron a los niños una serie de problemas, en forma de escenarios hipotéticos, que suponían la resta o suma aproximada de números que iban del 5 al 98. Los problemas eran del tipo: Sara tiene 64 caramelos pero le quitamos 13, y John tiene 34 caramelos, ¿quién tiene más caramelos? Así, aunque los niños no habían aprendido aritmética simbólica ni controlaban los procesos de resta y suma, realizaron bien los ejercicios superando la posibilidad de que lo hubieran acertado al azar. Los niños tienen esta capacidad tanto en el ambiente del laboratorio como en el aula. Los resultados revelan las competencias numéricas que proporcionan a los niños- -que pueden resolver problemas aritméticos sin haber aprendido a hacerlo, sólo realizando aproximaciones- -un conocimiento numérico no simbólico. Los autores proponen que la educación en aritmética se enriquezca con la utilización de esta habilidad, y quizás mejorar el interés de los menores en las matemáticas formales. Las dietas severas activan dos genes capaces de prolongar la vida Dos estudios en Nature explican el mecanismo en el gusano C. elegans JOSÉ MANUEL NIEVES MADRID. Desde hace años los científicos saben que reducir sustancialmente la ingesta de calorías (entre un 40 y un 60 por ciento, en el borde mismo de la desnutrición) tiene el efecto de alargar la esperanza de vida en un gran número de especies, desde las simples levaduras hasta los primates, pasando por todo tipo de insectos, gusanos y roedores. Sin embargo, y a pesar de la intensidad de la búsqueda, las bases moleculares que se encuentran detrás de este sorprendente efecto han seguido ocultas a la mirada de los investigadores. Dos grupos diferentes de científicos publican en Nature una respuesta parcial a este interrogante revelando la función que dos proteínas (la PHA- 4 y la SKN- 1) desempeñan a la hora de extender el tiempo de vida de un pequeño gusano muy conocido en los laboratorios de todo el mundo, Caernorhabditis elegans. Genes que alargan la vida Recto Neuronas ASI Hormonas Intestino Dorsal Posterior Comida Boca Gen SKN- 1 Faringe Mitocondrias Gen PHA- 4 Anterior Competencias numéricas Boca En el gusano C. elegans, dos proteínas diferentes (SKN- 1 y PHA 4) incrementan su actividad como respuesta del organismo a una restricción sustancial de su dieta. La primerade ellas consigue, además, estimular hormonas aún no identificadas queincrementan la actividad mitocondrial en todo el cuerpo del animal y desencadenan la respuesta fisiológica del organismo a una dieta reducida tar su esperanza de vida entre un 20 y un 50 por ciento con respecto a los ejemplares que siguen una dieta normal. Dirigido por los científicos Nicholas Bishop y Leonard Guarente, del Instituto de Tecnología de Massachusetts (EEUU) la investigación revela que reducir la cantidad de comida ingerida activa el SKN- 1, un gen que se halla en las ASI dos neuronas de la cabeza de C. elegans. Dichas neuronas, según afirman los investigadores, tienen un papel destacado a la hora de desencadenar los procesos por los que se incrementa la longevidad de los gusanos sometidos a dieta, a partir de un mecanismo endocrino. Activación de genes Ambas proteínas son factores de transcripción, es decir, regulan la expresión de varios genes. Sin embargo, los investigadores piensan que estas dos proteínas tienen otra función, que sería precisamente la de disparar las hormonas que coordinan la respuesta fisiológica a una dieta restringida. Si se dan todas las condiciones favorables, la restricción de la dieta de C. elegans (que se consigue a base de diluir las bacterias que les sirven de alimento) tiene el efecto de incremen- La proteína PHA- 4, cuya misión específica es la de favorecer la fabricación de la faringe en los embriones de los gusanos de esta especie, resulta ser muy parecida a un grupo de proteínas características de los mamíferos, denominadas FOXA. En efecto, las FOXA también tienen funciones rela- Cuestiones pendientes cionadas con el desarrollo de órganos específicos, a la vez que regulan el metabolismo de la glucosa en las últimas etapas de la vida de los mamíferos. Poco o nada se sabe de la función de PHA- 4 en los gusanos adultos. Los hallazgos abren otras cuestiones. El siguiente paso será saber si PHA- 4 y SKN- 1 son capaces de trabajar juntos. Más información sobre la investigación: http: www. nature. com Científicos de EE. UU. identifican en ratones la proteína responsable de que el cuerpo sienta frío ABC MADRID. Científicos de EE. UU. han conseguido identificar al responsable de que sintamos frío: es la proteína TRPM 8, presente en las células del sistema nervioso y que se activa con las bajas temperaturas y al entrar en contacto con agentes químicos refrescantes como el mentol. Este logro, que recoge en su edición de internet la revista científica británica Nature es resultado de una investigación llevaron a cabo con ratones. Al estudiar el comportamiento de los roedores, los expertos vieron que aquellos que carecían de la proteína TRPM 8, que se activa con temperaturas inferiores a los 26 grados centígrados, tenían problemas para sentir frío cuando el termómetro marcaba los 10 grados centígrados. Esto, sin embargo, no sucedió con temperaturas extremas, circunstancia que los ratones carentes del TRPM 8 trataban de evitar a toda costa. Nuestro estudio da muestras del papel esencial y predominante que la TRPM 8 desempeña en las sensaciones térmicas en un amplio espectro de temperaturas afirman los investigadores en su artículo. Esto hace válida la hipótesis de que los canales TRP, encargados de controlar la entrada de calcio a la célula, son los principales sensores de los estímulos térmicos en el sistema nervioso periférico añaden. El 17 por ciento de las neuronas de los roedores dotados de esta proteína reaccionaron al frío o al mentol- -alcohol refrescante- mientras que las de aquellos carentes de la TRPM 8 no ofrecieron respuesta alguna. Esta diferencia en la respuesta a los cambios de temperatura es mucho menor en el caso del calor: en torno a un 40 por ciento de las neuronas de ambos tipos de roedores reaccionaron a un ascenso del mercurio del termómetro. ABC Ventral Longevidad Recto