Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC JUEVES 31 s 5 s 2007 INTERNACIONAL 43 La huelga general en Portugal Un escándalo de espionaje esloveno afectó al transporte y los hospitales salpica a Alemania Explosivas revelaciones de un diario SIMON TECCO CORRESPONSAL LIUBLIANA. Los servicios secretos de Eslovenia, SOVA (Slovenska Obvescevalno- Varnostna Agencija) y los servicios secretos alemanes, BND (Bundes Nachrichten Dienst) mantienen pinchada la red de telecomunicaciones entre Europa occidental y los Balcanes. Lo sostiene en su edición de ayer el diario Dnevnik de Liubliana. Los periodistas del mencionado diario obtuvieron esta información en el intento por descubrir de donde proviene el dinero del fondo secreto que SOVA utiliza para sus actividades y que fue denunciado por el Gobierno del conservador primer ministro, Janez Jansa, en su intento de ajustar cuentas con el presidente de la República, Janez Drnovsek, quien no acepta someterse a su voluntad. Según este periódico, la colaboración esloveno- alemana fue establecida hace algunos años, en un acuerdo secreto entre el Gobierno alemán y el Gobierno esloveno, según el cual SOVA y BND instalaron un centro operativo conjunto, que funciona en un piso de un edificio céntrico de la ciudad de Liubliana. La sede operativa, donde trabajan agentes alemanes y eslovenos, se encuentra a su vez, a poca distancia del entramado de cables ópticos que por vía subterránea atraviesan la capital eslovena, permitiendo las comunicaciones entre el oeste y el sudeste de Europa. El escándalo lo inició el propio Jansa tiempo atrás, después de que una comisión de Gobierno nombrada por él, descubriera e hiciera público, que SOVA poseía, entre otras cosas, un fondo secreto para financiar operaciones especiales de espionaje con dinero de procedencia desconocida. Representantes de la coalición de Gobierno insinuaron con insistencia que este dinero habría servido a Drnovsek cuando fue primer ministro- -1992- 2002- para controlar a la oposición. Con un alto grado de irresponsabilidad insinuaron también que el dinero podía proceder incluso de grupos terroristas. Esto motivó a los periodistas del Dnevnik y de la red de televisión POPtv para investigar el caso, descubriendo el acuerdo entre Berlín y Liubliana, por el cual Alemania pagó sólo en el 2006, 159.770 euros a SOVA, por los servicios prestados. Cantidad que fue destinada al fondo especial secreto. BELÉN RODRIGO CORRESPONSAL LISBOA. El funcionamiento de los transportes y de los centros hospitalarios fueron los servicios más afectados por la huelga general realizada ayer en todo Portugal, la primera convocada durante la legislatura de José Sócrates. Según los sindicatos el seguimiento de la huelga rondó el 80 por ciento en los servicios públicos, mientras que el Go- bierno asegura que la paralización del país fue menor que en huelgas anteriores y no se llegó al 13 por ciento de participantes. La huelga fue convocada por los sindicatos- -CGTP- -para exigir una cambio de rumbo de las políticas económicas y sociales que garanticen a los portugueses mejores condiciones de vida. Según los datos recogidos por el Ejecutivo, facilitados por el secretario de Estado del Empleo, Fernando Medina, de los 227 mil trabajadores registrados en los servicios públicos tan sólo se produjo un 12,8 por ciento de adhesión, cifra inferior al de las últimas huelgas convocadas en Portugal El líder del CGTP no quiso realizar comentarios sobre estos números y aseguró que existía una manipulación por parte del Gobierno. Acuerdo secreto