Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
18 ELECCIONES 27 M ESPAÑA CRISIS EN EL PSOE JUEVES 31 s 5 s 2007 ABC La situación en el PSPV es muy caliente después de doce años de derrotas y sin proyectos definidos Ayer se contó el voto por correo para las Cortes valencianas, que dio un escaño más para el PSOE (38) a costa del PP (54) MIKEL PONCE El PSOE de Valencia y Madrid desobedecen la orden de Blanco y precipitan la crisis Los críticos, con Asunción al fondo, plantarán cara a Pla en la reunión de hoy s Crecen las peticiones de dimisión de Simancas V. VILLAPLANA G. ZANZA VALENCIA MADRID. Estáis desconocidos El secretario de Organización del PSOE, José Blanco, describió así la vida del nuevo socialismo valenciano nacido en el Congreso de Castellón, tras el largo viaje por el desierto que supuso el periodo de gestoras e intrigas orgánicas que abrió la derrota de Joan Lerma en 1995. El partido renacía relativamente unido con el objetivo de expulsar de una vez al PP de las instituciones valencianas. De la dirección socialista nacida en Castellón, elaborada a medida de Ignasi Pla, ha llegado tres años después un resultado peor que el conseguido en 2003, menos votos y pérdida de alcaldías de referencia. El lunes pasado, el propio Blanco llamaba a mantener contenidas las aspiraciones orgánicas hasta pasadas las generales previstas para la primavera de 2008. Sin embargo, los sectores críticos del PSOE están determinados a romper la disciplina de Ferraz si es necesario para procurar al socialismo valenciano un liderazgo capaz de garantizar más votos para Rodríguez Zapatero. El PSPV celebra esta tarde un Consejo Territorial, el órgano que reúne a los secretarios comarcales, ámbito en el que la dirección regional del PSOE es cada vez más débil por las derrotas electorales de los candidatos afines, y el sábado toda la estructura del partido se verá la cara en el Comité Nacional. La alternativa de soberanía comarcal nacida alrededor del ex ministro Antonio Asunción está dispuesta a intervenir ahora que el partido está a tiempo de regenerarse a un año de la fecha previsible para las generales, mientras el secretario de Organización regional, Vicent Sarrià, trata de asegurar lealtades para Ferraz y Pla. La orden de cierre de filas de José Blanco también ha caído en saco roto en Madrid, al menos en varios sectores del partido. El descalabro electoral ya ha tenido repercusiones. El secretario general de los socialistas madrileños, Rafael Simancas, ha renunciado a presentarse nuevamente como candidato tras tres fracasos (dos en 2003 y 2007) Pero eso no conforma a los críticos. Simancas anunció el martes que su formación no celebraría congreso regional hasta pasadas las elecciones, y no renunció a presentarse a la reelección como secretario general. Dos de los 40 miembros de la dirección regional le exigieron sin éxito un congreso extraordinario, Adolfo Navarro y José Manzaneras. Quien fue su contrincante en el último congreso regional, celebrado en 2004, Antonio Miguel Carmona, se ha convertido en la primera persona que le pide la dimisión como secretario general. A él se sumó ayer el durante los últimos 24 años alcalde de Alcobendas, José Caballero, quien tuvo que retirarse como número de la lista electoral porque la dirección socialista le imponía la práctica totalidad de la lista electoral. El resultado, la pérdida del municipio y la mayoría absoluta del PP. José Caballero pidió enérgicamente la marcha de Simancas: Que dimita ya, él, Andrés Rojo y Ruth Porta (secretarios de Organización y Política Institucional, respectivamente) porque no le han podido hacer más daño al PSOE y a sus electores Caballero ha destituido a dos semanas de su relevo a dos de sus concejales, aliados de la dirección regional. Al nombre histórico de Caballero también se sumaron ayer las agrupaciones de la zona noroeste de la Comunidad de Madrid, dentro del gran malestar reinante en las bases del PSOE- Madrid. El vicesecretario general de Robledo de Chavela, Ángel García Prieto, culpó a Simancas y a la dirección del partido del batacazo electoral y les reclamó en nombre de las agrupaciones de la zona noroeste la dimisión del secretario general y de la ejecutiva regional, informa Efe. Pero los problemas no sólo están en torno a Simancas. Al menos dos concejales de la lista de Miguel Sebastián al Ayuntamiento de Madrid, Isabel Villalonga y Manuel García Hierro, pidieron en la última reunión de la Ejecutiva regional socialista, que el contrincante de Gallardón no tome posesión de su cargo como edil. Ayer, Sebastián, en declaraciones a la Cadena Ser no contestó a si va a recoger el acta de concejal. Durante los últimos meses aseguró que si perdía las elecciones seguiría de concejal. Más información en páginas de Madrid BERMEJO SE PONE LÍRICO El ministro de Justicia, fiel a su costumbre de dar mucho juego a los medios de comunicación, felicitó ayer al PP por su triunfo electoral con un verso de producción propia, ocurrente pero de escasa jaez J. ALBIOL MADRID. Hay quien sostiene que todos llevamos un poeta dentro y que tan sólo unos pocos son capaces de hurgar en su interior para brindarle al mundo sus sentimientos, pensamientos u obsesiones. Ayer, el ministro de Justicia, Mariano Fernández Bermejo, dio rienda suelta a esa faceta al felicitar al PP por su victoria en las elecciones municipales con un poema de producción propia que, paradójicamente- -las contradicciones encuentran el mejor acomodo en la poesía- anunciaba la victoria del PSOE en las generales. Los versos no rezuman una belleza excelsa, pero al menos tienen su gracia: Bonita foto en Madrid hayan bien los triunfadores, mas para no hacer resultados más allá de aquesta lid, a fuer de audacia y desliz es contar mal lo contado, y se vuelve en un pas pis contra quien aquí ha ganado, y habiendo perdido allí resultará derrotado al final aquí y allí Juzgar la calidad como poeta de Bermejo es imposible si no se tiene en cuenta toda su obra, que seguramente será vasta y anidará en algún cajón secreto de la casa del ministro. Pero sí se puede aventurar que para calificarle se utilizará (aunque sea desvirtuando su significado) una de las dicotomías más importantes de la poesía: algunos lo encasillarán como romántico y otros lo tomarán por maldito