Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC JUEVES 31- -5- -2007 El Rey alaba en Hungría el espíritu y los frutos de la Transición 11 Siete horas en suelo español A las tres de la tarde, el presidente de la República francesa se dirige al Palacio de la Moncloa para entrevistarse con el jefe del Ejecutivo español. A las seis y media de la tarde, Nicolas Sarkozy mantendrá un encuentro con el líder de la oposición, Mariano Rajoy, en la Residencia de Francia. A los ocho de la tarde, Su Majestad el Rey recibe en audiencia al presidente francés, con quién cenará en el Palacio de La Zarzuela. etarra. La no complicidad europea no hará disminuir la determinación, pero no favorecerá el incremento de la presión. A tan bizantina trama de relaciones, es necesario añadir matices personales y psicológicos de la primera importancia. Sarkozy se considera amigo de José María Aznar, Mariano Rajoy y Alberto Ruiz- Gallardón, y desea confirmar tal fidelidad, sin olvidar que los negocios de Estado debe tratarlos con Rodríguez Zapatero. Por razones familiares (Cecilia Sarkozy) existe, además, una complicidad particular con el alcalde de Madrid, que va bastante más allá de lo estrictamente personal y enlaza con su sintonía con las nuevas generaciones Holanda advierte que no será fácil un acuerdo sobre el Tratado Balkenende dice que se incluyan sólo los puntos en común LUIS AYLLÓN MADRID. El presidente del Gobierno recibió ayer las primeras demandas directas de uno de los países que quieren reformar el Tratado por el que se establece una Constitución para Europa. El primer ministro holandés, Jan Peter Balkenende, vino a Madrid a dejar claro a José Luis Rodríguez Zapatero que, tras el no de su país a ese texto, que hay que dejar atrás el pasado y mirar al futuro Para ello, Balkenende considera que necesariamente hay que enmendar el Tratado para hacer que los parlamentos nacionales desempeñen un papel más importante y modificar asuntos relacionados con la ampliación en referencia a su deseo de endurecer los criterios para aceptar nuevos socios, con la vista puesta en Turquía. Pese a que se muestra esperanzado en que se encontrará una solución, el primer ministro holandés reconoce que el acuerdo no va a ser fácil Eso sí, advierte de que para llegar a ese entendimiento hay que utilizar solamente los puntos que se tienen en común entre todos los países y no las cosas en las que se tienen posiciones diferentes. Para ello, serán claves las próximas semanas, antes del Consejo Europeo del 22 y 22 de junio. Por su parte, Zapatero calificó la reunión de positiva y destacó que existe voluntad de acuerdo Estoy convencido de que habrá un punto de encuentro entre las posiciones del Gobierno holandés y las del Gobierno de España, que son profundamente europeístas afirmó, en respuesta a una pregunta sobre la forma de compaginar el no del 72 por ciento de los holandeses al Tratado de la UE y el si que dieron el 77 por ciento de los españoles al mismo texto. En cualquier caso, el Ejecutivo español ya da por hecho que será difícil conservar algunas de las cuestiones más simbólicas que se incluyeron en el Tratado, porque de lo contrario sería imposible salir de la situación de estancamiento en que se encuentra hoy la Unión Europea. Si Madrid se opusiera a los proyectos franceses, apoyados por la Comisión y quizá por Alemania, las relaciones hispano- francesas podrían entrar en una fase de posibles turbulencias de imprevisible alcance Sarkozy propondrá a Zapatero concesiones en terrenos significativos: el voto por mayoría simple, en la UE, en cuestiones como la inmigración; y otros posibles matices de acompañamiento mutuo Hay otro tema de posible fricción diplomática hispanofrancesa. Madrid ha aspirado a ser el motor de las relaciones euro mediterráneas, a través del llamado proceso de Barcelona París considera que tal proceso se encuentra hoy en estado moribundo. Y Nicolas Sarkozy propone lanzar un proyecto paralelo, de nuevo cuño: la Unión Mediterránea... de la que pudieran ser miembros todos los Estados de ambas orillas del mismo mar. ¿Se trata de una moneda de cambio para justificar el no francés al ingreso de Turquía en la UE? En cualquier caso, Sarkozy espera el apoyo activo de España. Desde la óptica francesa, las cuestiones mediterráneas, europeas y bilaterales son indisociables No caben los chalaneos Parece sensato pensar que sí hay intercambio de favores mutuos. La complicidad europea pudiera favorecer el incremento de unidades francesas contra el terrorismo En el otro plato de la balanza cabría señalar los antecedentes de las relaciones entre el socialismo español (en general) y el hoy inquilino del Eliseo. Durante su etapa como ministro del Interior, Sarkozy fue uno de los dirigentes europeos más activos en la crítica a la regularización masiva emprendida por el Ejecutivo de Zapatero al poco de acceder a la Moncloa. Públicamente, el hoy presidente de la República de Francia afirmó, con cierto tono airado y ante un reconvención por parte de Zapatero, que yo no doy lecciones a nadie y, por lo tanto, no me gusta que me las den La última vez que el jefe del Ejecutivo español estuvo en Francia fue para actuar de telonero internacional en uno de los mítines de Ségolenè Royal, la rival del hoy visitante, en plena campaña electoral de las presidenciales. En general, en esos días, miembros del Gobierno de Rodríguez Zapatero y altos dirigentes del partido de la calle Ferraz estuvieron especialmente locuaces en la crítica a Sarkozy, al que todas las encuestas daban como vencedor de los comicios, y a su proyecto político. La apuesta por Royal fue tan explícita como la que se hizo en su día por el alemán Gerhard Schröder, derrotado en las urnas por Angela Merkel. En el caso francés, sin embargo, la victoria de Sarkozy fue tan contundente que no hubo lugar a la incertidumbre ni a que el día siguiente nadie llamara fracasado a nadie. Merkel no tuvo tanta suerte. Aquellas lecciones Zapatero estrecha la mano del primer ministro holandés REUTERS Punto de encuentro Méndez de Vigo propone añadir mejoras al texto actual en vez de recortarlo ENRIQUE SERBETO, CORRESPONSAL BRUSELAS. La fórmula bautizada como Tratado plus es la respuesta que un grupo de investigadores y juristas ha imaginado para sacar del impasse la discusión sobre la Constitución Europea. El grupo, dirigido por el eurodiputado popular Iñigo Méndez de Vigo y apoyado por el Instituto CEU, la Fundación Rafael del Pino y el Instituto Universitario Europeo de Florencia, propone añadir mejoras al tratado existente para facilitar la ratificación de aquellos países en los que este proceso ha fracasado. El estudio se basa en la evidencia de que la opción de la no Constitución generaría un coste altísimo a la Unión y por ello Méndez de Vigo ha promovido una tesis que ayer fue expuesta en el Parlamento Europeo y en la Comisión, para contribuir a la discusión que tendrá lugar en la próxima cumbre, bajo presidencia alemana. La novedad de esta propuesta es que sugiere que puede haber más flexibilidad buscando soluciones añadidas y simplificando el texto original, que troceándolo o con la redacción de un mini tratado como ha propuesto el nuevo presidente francés. Esta fórmula permitiría volver a someterlo al proceso de ratificación allí donde ha sido rechazado. ABC. es Gráfico- flash sobre las relaciones entre Estados Unidos y España en http: especiales. abc. es 2007 relaciones- usa- espana