Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
86 CULTURAyESPECTÁCULOS MIÉRCOLES 30 s 5 s 2007 ABC El fuego de la Tierra, arte en estado puro El Museo Nacional de Ciencias Naturales exhibe 50 fotografías de volcanes, firmadas por Philippe Bourseiller N. P. MADRID. El misterio siempre ha envuelto a estas montañas vivientes, que hoy siguen fascinando al hombre. Las nieves del Kilimanjaro o el Stromboli inspiraron a Henry King y a Roberto Rossellini en dos míticas películas; el Vesuvio devastó Pompeya y Herculano en el año 79 enterrando las dos ciudades (sabemos lo que ocurrió aquel trágico 24 de agosto por Plinio el Joven) y, paradójicamente, conservándolas para la Historia; la pintora Tamara de Lempicka quiso que sus cenizas fueran esparcidas en el volcán mexicano Popocatépetl... No es de extrañar, pues, que el fotógrafo francés Philippe Bourseiller se haya pasado buena parte de su carrera, acompañado por el vulcanólogo Jacques Durieux, recorriendo los cinco continentes y extrayendo con su cámara la belleza de los volcanes. Fruto de ese intenso y apasionante trabajo, Lunwerg publicó un espectacular libro y ahora ha organizado en el Museo Nacional de Ciencias Naturales una exposición- -patrocinada por AXA Winterthur- que reúne hasta el 22 de agosto un centenar de fotografías de las 50.000 que tiene Bourseiller en sus archivos. Bajo el título Los volcanes y los hombres este célebre fotógrafo no se limita a sensibilizar al hombre sobre su planeta fotografiando volcanes sin más, sino que reflexiona en torno a cómo el fuego de la Tierra ha creado mitos, leyendas, ritos y supersticiones en todo el orbe. Quinientos millones de personas viven a los pies de estas montañas mágicas que han creado continentes y océanos, esculpido el relieve del planeta y modificado el cambio climático, tan de actualidad hoy. Cuando rugen estos gigantes, tiembla el mundo. Capaces de destruir todo lo que encuentra a su paso, son también fuentes inagotables de energía, de creación. Albergan paraísos botánicos (los suelos volcánicos son tan fértiles que los arrozales producen hasta tres cosechas al año) dan origen a las fuentes termales; de ellos surgen el basalto, la obsidiana, la piedra pómez... Por todo ello, y a pesar del peligro que conlleva, alrededor de los volcanes de Java Las emisiones de óxido férrico tiñen de rojo esta boca de salida de una fuente caliente (Islandia) se da la densidad de población más elevada del planeta: 850 habitantes por kilómetros cuadrado. En Japón, los volcanes son lugares sagrados: los peregrinos ascienden a estas montañas con ofrendas. En 1991, Philippe Bourseiller fotografió la erupción del Pinatubo en Filipinas. Tuvo que esperar doce días para poder acercarse al cráter. Un espectáculo emocionante; fue para mí una revelación recuerda. Le marcó tanto la experiencia que decidió especializar su trabajo en la naturaleza y el medio ambiente (glaciares, desiertos, bosques... y, muy especialmente, en el universo de los volcanes. Tras varios años de trabajo en la agencia Sygma, en 1991 se convirtió en free- lance y desde entonces sus fotografías han aparecido en prestigiosas publicaciones como National Geographic Life ParisMatch o Géo A su labor como fotógrafo une su experencia como alpinista, espeleólogo y submarinista. Un todoterreno de 46 años que se ha valido, como él mismo cuenta, de to- PHILIPPE BOURSEILLER Mitos, leyendas, supersticiones do lo que vuela para capturar cráteres multicolores, fuentes de lava roja o penachos de ceniza que se elevan hasta el cielo. Otras veces, mochila a cuestas, le tocó ascender a los volcanes. Muchas de sus bellísimas instantáneas podrían pasar por lienzos expresionistas, dignos del mismísimo Pollock. Las manchas de magma semejan el célebre dripping del cotizado pintor norteamericano. ¿Es buscada esa sensación o completamente improvisada? La naturaleza es el verdadero artista. Yo no hago nada; sólo soy testigo e intento traducir lo que muestra la naturaleza Cada volcán, dice Bourseiller, tiene su propia personalidad. Siempre es un descubrimiento ¿Hay alguno especial? Conservo un recuerdo extraordinario del Erta Alé en Etiopía, uno de los tres únicos volcanes del mundo que tienen un lago de lava Para este fotógrafo, que atesora el World Press y el Visa de Oro del Festival de Perpiñán, los volcanes son fuentes de vida, la respiración del planeta. Todos somos responsables de conservar la naturaleza: la Tierra no nos pertenece. La tomamos prestada a nuestros hijos La Tierra no nos pertenece Philippe Bourseiller, junto a una imagen que tomó en el volcán Kawah Ijen, en Indonesia SIGEFREDO Más información en: http: www. mncn. csic. es