Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
84 CULTURAyESPECTÁCULOS www. abc. es culturayespectaculos MIÉRCOLES 30- -5- -2007 ABC Teresa Fernández de la Vega, figura clave en la negociación de la ley del Cine, en una rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros CHEMA BARROSO La ley del Cine no obligará a las cadenas a invertir un porcentaje fijo de sus ingresos Las desgravaciones fiscales compensarán a los productores la promesa incumplida por Cultura de apretar más a las televisiones F. Á. F. M. B. MADRID. Las cadenas de televisión privadas han ganado la partida al Ministerio de Cultura y lo peor es que la ministra no se puede quejar del árbitro, papel que le tocó interpretar a su compañera de Gabinete María Teresa Fernández de la Vega, ante la escasa fortuna de Carmen Calvo en sus intentos por llevar a buen puerto la prometida ley del Cine. Contra el texto se habían sublevado operadores de televisión, animadores, exhibidores e incluso actores y otros ministerios implicados, como el de Industria, pese a los reiterados anuncios de Cultura de que la aprobación de la ley era inminente gracias al consenso general El caso es que el punto del anteproyecto de ley que amenazaba con elevar del cinco al seis por ciento el porcentaje de los ingresos que las cadenas están obligadas a invertir en cine europeo desaparecerá del todo, como por arte de negociación. A cambio, las cadenas presentaron la oferta irrechazable de comprometerse a seguir inyectando con sus millones el maltrecho cine español. Es decir, que su propuesta de autorregulación y de llegar a un convenio voluntario aceptado por las partes ha calado en el seno del Gobierno, que se libra así de la espada de Damocles del recurso interpuesto por Uteca (Unión de Televisiones Comerciales Asociadas) ante organismos de arbitraje europeos. La amenaza se había tornado más inminente desde el mes de abril, cuando el Supremo instó al Tribunal Superior de Justicia de las Comunidades Europeas a que dictaminara sobre la discutida obligatoriedad de las cadenas de invertir en otro sector. Las malas cifras del cine español en los últimos tiempos tampoco eran la mejor ayuda para mantener el pulso ante Uteca, que se sentía respaldada por el Supremo, por el Ministerio de Industria y por la propia vicepresidenta, a quien distintos sectores siempre han señalado como auténtica artífice de que las conversaciones no se rompieran del todo. Los productores, por su parte, a los que Calvo había prometido más dinero procedente de las cadenas, serán compensados por el incumplimiento del Gobierno con una serie de incentivos fiscales de nuevo cuño, El portavoz socialista en la Comisión de Cultura del Congreso, Antón Louro, confirmó ayer que, a falta de algunos detalles, el Ministerio de Cultura ya tiene redactado el anteproyecto, y que su tramitación tendrá lugar en un plazo no muy tardío Louro dio por válido lo ya publicado sobre el texto, que incluye la transformación en una Agencia Estatal del Instituto de las Ciencias y las Artes Audiovisuales. Sobre los incentivos fiscales, Antón Louro corroboró asimismo que la ley del Cine recoge las modificaciones ya introducidas en el anterior borrador, redactado en marzo de 2007, cuando el Gobierno se vio obligado a retrasar el proceso de tramitación de la ley ante la clamorosa falta de consenso entre los sectores implicados. Según estas nuevas exenciones, inexistentes en la ley vigente, determinados productores podrán desgravar hasta un 18 por ciento de su inversión en películas españolas. El diputado socialista, no obstante, no habló sobre la gran novedad del documento, la desaparición del porcentaje obligatorio de inversión de las cadenas de televisión en el cine. Estas declaraciones tuvieron como contexto el debate sostenido ayer en el Congreso sobre la proposición no de ley presentada por el Grupo Popular, en la que instaba al Gobierno a poner en marcha una batería de medidas urgentes en el sector audiovisual, según informa Efe. La portavoz popular en materia de Cultura, Beatriz Rodríguez Salmones, explicó que la prioridad absoluta es poner en marcha la ley, que se encuentra en una situación de bloqueo por la enorme torpeza de Cultura El diputado socialista declaró, por su parte, que la iniciativa popular no aporta nada y evidencia un cierto sentido de oportunismo El PP, apoyado por el portavoz de CiU, Jordi Vilajoana, pretendía impulsar unas medidas que no pueden esperar y a las que nadie se opone y que según los populares se podrían poner en marcha con independencia de la ley. Entre sus propuestas figuraba la reforma de la Comisión Antipiratería, que no funciona y no Apoyo de CiU al PP Aprobación del texto inminente Nuestro compromiso es que si la ley llega estudiada y consensuada tendría nuestro voto dice el PP