Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC ELECCIONES 27 M MIÉRCOLES 30 s 5 s 2007 LOS PACTOS EN CANARIAS Y BALEARES ESPAÑA 25 El PSOE de Canarias incita al transfuguismo a diputados de CC para sellar la mayoría Los socialistas contactan con agrupaciones de CC en varias islas para romper el partido s El PP, a la espera, dice renunciar al pacto con los regionalistas y allana el camino a López Aguilar PABLO ALCALÁ LAS PALMAS. El PSOE de Canarias, cuyo candidato a la presidencia regional, Juan Fernando López Aguilar, impulsó al partido a una histórica victoria a cinco escaños de la mayoría absoluta, no está dispuesto a perder la oportunidad de volver a gobernar en las islas, aunque para ello recurra a una explícita invitación al transfuguismo dentro de CC. Tal y como ayer adelantaba ABC, la estrategia puesta en marcha por el PSC pasa por dos vías: las conversaciones oficiales con Coalición Canaria y las menos públicas con diputados electos en el partido nacionalista canario. Así lo confirmaba ayer el secretario de organización de CC, José Miguel Barragán, que constataba que emisarios del PSOE se han puesto en contacto con distintas organizaciones insulares de Coalición Canaria, con el fin de sondear las posibilidades de que éstas cedan los diputados obtenidos en los comicios del pasado domingo y posibilitar la mayoría absoluta que no le otorgaron las urnas Barragán se lamentó de que un partido que pregona una regeneración política con la que se llenan la boca, protagonice un nuevo episodio de falta de ética. Una agresión política con mayúscula en la que, a través de intermediarios con falta de escrúpulos, se nos pide que traicionemos a nuestro proyecto político y caigamos en brazos del supuesto mesías Todo ello era negado ayer a ABC por el segundo de a bordo del PSC, Francisco Hernández Spínola, que tachaba de intoxicación las palabras de sus propios compañeros, ratificadas ayer por CC. Ante la información de este periódico, que citaba la fuente socialista con nombre y apellido, Spínola limitó a la dirección del PSC cualquier movimiento válido para la formación de gobierno. La maniobra para descoaligar la coalición -como la definía ayer para ABC un importante dirigente socialista en las Islas- -no es descabellada. El partido de Paulino Rivero se enfrenta poco a poco a la que ha sido su tercera pérdida de votos consecutiva en sucesivos comicios; pero sobre todo afronta una crisis nunca cicatrizada entre las diferentes posturas que las siete organizaciones insulares tienen sobre el camino a elegir. En los dos días transcurridos tras las elecciones ha trascendido la opinión de las seis de las siete organizaciones insulares de CC con respecto al pacto de gobierno. Fuerteventura, El Hierro y Lanzarote se inclinan por apoyar un gobierno en minoría del PSOE, hasta ver lo que sucede en las inminentes elecciones generales; La Palma no ve qué puede ofrecer el PSC para apoyarle desde el Parlamento autonómico mientras que La Gomera nunca apoyará al candidato socialista electo para la presidencia de Canarias y prioriza un pacto a la catalana con el PP. Desde Tenerife, la organización no ha manifestado postura alguna, pero es evidente que un pacto con el PP les facilitaría la reciprocidad que de estos precisan para apuntalar el Cabildo y el ayuntamiento capitalino. El grave incidente amenaza con alejar las posturas entre PSC y CC, que advierte de que lo único que consiguen con sus trampas y marrullerías es reforzarnos en el convencimiento de que Canarias no se merece a quien practica el filibusterismo político Este supuesto acercamiento a un posible pacto con el PP (existente incluso antes de las elecciones) dio ayer un giro tras la primera comparecencia de José Manuel Soria, presidente de los populares canarios, que anunció su intención de permanecer en la oposición, y descartó la hipótesis de formar gobierno con los nacionalistas. Esta novedad aboca a Aguilar a un entendimiento con CC o, como es su deseo, formar un inestable gobierno en minoría con fecha de caducidad en las elecciones generales. Un partido sin criterio único Juan Fernando López Aguilar, ayer en Tenerife EFE MUNAR, ENSAIMADA DE PACTOS Matas muestra su total y absoluta predisposición a pactar con la Unión Mallorquina de Munar, que acumula alianzas con PP, PSOE, PSM, IU y Los Verdes JOSEP MARIA AGUILÓ PALMA DE MALLORCA. Jaume Matas, presidente balear en funciones y cabeza de lista del partido más votado en la contienda del 27- M, mostró ayer su total y absoluta predisposición a pactar con Unión Mallorquina (UM) De tal manera que esta pequeña formación política parece destinada, de nuevo, a recibir una catarata de halagos al ser el eje de cualquier posibilidad de pacto tendente a garantizar la gobernabilidad. Matas insistía además en que la ciudadanía no entendería bien que no llegara al Ejecutivo insular la lista más votada, al tiempo que volvía a mostrar su disposición hacia una entente con UM. Aparece, por tanto, de nuevo en la escena política nacional Maria Antonia Munar (Barcelona, 1955) y su pequeño partido, que tendrá, por cuarta vez, la posibilidad de poder decidir qué tipo de gobierno quieren que haya en una o en más instituciones de Baleares por su consolidada condición de partido bisagra, en concreto de centro nacionalista, desde hace ya más de una década. De hecho, UM ha demostra- do a lo largo de estos años que puede pactar tanto con el PP como con el PSOE, el Partido Socialista de Mallorca (PSM) Izquierda Unida y Los Verdes. Tan amada como odiada por el resto de formaciones, aunque se diría que normalmente provoca ambos sentimientos e incluso algunos más al mismo tiempo, Munar sabe que sigue siendo decisiva en la Comunidad a la hora de configurar mayorías, a pesar de ser tan sólo la cuarta fuerza política del archipiélago. En esta ocasión, como en otras anteriores, esperará la mejor oferta política posible por parte de los dos grandes, el PP y el PSOE, es decir, por parte del mencionado Matas y de Francesc Antich, cuya más célebre ocurrencia fue la eco- tasa El PP ha quedado en esta ocasión a las puertas de la mayoría absoluta en el Gobierno balear, el Consejo de Mallorca y el Ayuntamiento de Palma, y aunque en principio parecería que su aliado natural es UM, no siempre ha sido así. Munar presidió el Consejo de Mallorca entre 1995 y 1999 con el apoyo del PSOE, el PSM, IU y Los Verdes, y entre 1999 y 2003 siguió presidiéndolo con los mismos apoyos, si bien, a cambio, dio su voto para que Antich pudiera ser el presidente de Baleares durante esos cuatro años, bajo la fórmula que fue conocida popularmente como pacto de progreso Quizá no haya nadie en todo el panorama nacional con tanta destreza en los trajines pactistas como Munar. Hace cuatro años, Matas consiguió la mayoría absoluta en Baleares, pero no en el Consejo de Mallorca, que una vez más siguió en manos de Munar, en este caso gracias al acuerdo de gobernabilidad suscrito con los populares. Todos los partidos y la mayor parte de los ciudadanos hacen cábalas sobre posibles pactos, pero, una vez más, la llave de la gobernabilidad la tiene UM, o, mejor dicho, sólo Munar.