Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC ELECCIONES 27 M MIÉRCOLES 30 s 5 s 2007 LA DESAFECCIÓN HACIA LOS PARTIDOS TRADICIONALES ESPAÑA 23 Un partido xenófobo irrumpe en Cataluña Los resultados de la ultraderechista Plataforma per Catalunya desconciertan a la clase política catalana, que hasta ahora ha desatendido los problemas sociales derivados de la inmigración POR MARÍA ANTONIA PRIETO BARCELONA. El establishment político catalán se despertaba el lunes estupefacto. ¿Qué había ocurrido en el corazón de Cataluña? ¿Cómo era posible que Plataforma per Catalunya hasta entonces un insignificante partido xenófobo, se hubiera colado como segunda o tercera fuerza en los ayuntamientos de Vic, El Vendrell, Manlleu o Cervera con un discurso antiinmigración populista, simple y racista? De inmediato, las direcciones de PSC, CiU, PP, ERC e ICV prohibían taxativamente a todos sus ediles pactar con esta formación, constituida en Vic en 2001 y liderada por el ultraderechista Josep Anglada, un aprendiz de Le Pen que en sus años mozos se declaró seguidor de Blas Piñar y que, para infiltrarse en la Cataluña profunda, no ha tenido ningún reparo en asumir ciertas dosis de parafernalia catalanista. Pero, por más sorprendidos que se mostraran los líderes de los partidos tradicionales por esta espectacular irrupción, estaban avisados. Alcaldes y concejales de todo el arco parlamentario llevan años reclamando a sus respectivas formaciones implicación, propuestas y respuestas para evitar que la inmigración- -especialmente la de origen magrebí- -se convierta en un problema social que altere la convivencia. El ex presidente de la Generalitat Jordi Pujol y el por entonces alcalde de Cornellà de Llobregat, José Montilla, compartían esta inquietud y su discurso era calificado de alarmista, cuando no xenófobo. La clase dirigente subestimó las adverPlataforma per Catalunya (PxC) consiguió el pasado domingo 12.000 votos y 17 concejales en toda Cataluña, frente a los cuatro regidores obtenidos en las municipales de 2003. El partido de Anglada, que presentó 43 candidaturas, ha logrado irrumpir con fuerza en importantes localidades de la Cataluña interior con un censo de inmigrantes que ronda ya el cuarenta por ciento de la población. Además de las localidades antes citadas, la plataforma xenófoba ha conseguido representantes en Manresa, Roda de Ter, Tárrega, Olot y Sant Martí de Riucorb. Es cierto que en esta campaña CiU y PP han abanderado el discurso sobre la inmigración, pero en zonas muy sensibles el daño ya estaba hecho y 12.000 catalanes que no encontraban respuestas en los partidos tradicionales se decantaron por una opción radical que relaciona directamente inmigración y delincuencia y que sostiene que la llegada de extranjeros amenaza la cohesión social, ya que las administraciones les premian con ayudas y privilegios en detrimento de la población autóctona. Obsesionado con la inmigración musulmana, en el programa electoral de Anglada- -que concurrió como cabeza de lista en Vic- -se afirma textualmente que su partido dará preferencia a la gente autóctona en las ayudas sociales y no otorgará ninguna subvención de dinero público, ni cesión de terrenos municipales para construir mezquitas y cementerios Además, se compromete a controlar los comercios regentados por inmigrantes. La trayectoria de algunos miembros de PxC no deja lugar a dudas sobre el carácter xenófobo del partido. El cabeza de lista y concejal de Cervera, Mateu Figuerola, fue condenado a pagar una multa de 25 euros por intentar prender fuego a la mezquita de la localidad. Otro concejal de El Vendrell tuvo que pagar una multa de 400 euros por llamar moro a un dirigente local del PSC, de origen magrebí. La dirección de ERC pidió ayer al Gobierno que valore si la ley de Partidos es aplicable a PxC, dado que esta formación incita al odio racial Josep Anglada YOLANDA CARDO PxC ha arrancado 12.000 votos en la Cataluña profunda con un discurso populista similar al de Le Pen ERC recurre a la ley de Partidos tencias que llegaban del mundo local, desatendió los problemas sociales derivados de la llegada masiva de inmigrantes y se pasó toda una legislatura mirando hacia otro lado, hacia un horizonte teñido exclusivamente de debate estatutario.